Cómo tratar y prevenir los hongos en los pies

Ekhiñe Graell · 5 marzo, 2014
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli el 17 enero, 2019
Si queremos prevenir las infecciones y los hongos en los pies es fundamental que sigamos una rutina de higiene adecuada, y que procuremos no permanecer con los pies húmedos mucho tiempo

El pie de atleta es una infección micótica que afecta sobre todo a los pies, aunque también las manos. En el caso de los pies, se suele presentar en la planta, los dedos y los talones.

Es un padecimiento que puede tener distintas gravedades, además de que es posible que vuelva a parecer una vez terminado el tratamiento. Descubre en este artículo cómo tratarlo y prevenirlo.

El pie de atleta es la infección micótica más habitual, la cual prospera sobre todo en zonas cálidas y húmedas. Es importante mencionar que este tipo de infección es muy contagiosa, en especial por el contacto directo con calzado, calcetines o superficies de duchas y albercas. |

El pie de atleta o infección de hongos en los pies

Causas

Las causas más importantes que motivan la aparición de esta infección micótica son:

  • Sufrir una lesión menor en alguna parte del pie o en las uñas.
  • Sudor excesivo en los pies.
  • Humedad o no secarse bien los pies después de bañarse.
  • Usar calzado cerrado o muy apretado, hecho sobre todo de materiales sintéticos.

Síntomas

Los síntomas más comunes que avisan sobre la presencia o desarrollo del pie de atleta son los siguientes:

  • Piel agrietada o en escamas que se desprende con facilidad del pie o los dedos.
  • Ardor excesivo o escozor.
  • Piel enrojecida y picazón fuerte.
  • Ampollas que supuran o forman costras.

Debido a sus características, el hongo que produce el pie de atleta se puede extender a otras zonas del pie, como las uñas. En caso de que suceda, estas últimas se decoloran, se hacen más gruesas y también se pueden fracturar o desprender de manera parcial o total.

Pruebas para detectar el pie de atleta

Cuidar los pies

Las pruebas o exámenes que se pueden hacer para detectar la presencia del pie de atleta son en realidad muy sencillos y rutinarios. De hecho, el médico o especialista tiene la capacidad de detectar el pie de atleta solo viendo la piel.

Sin embargo, en caso de ser necesario, las pruebas que se hacen son:

  • Biopsias de lesiones.
  • Exámenes de hidróxido de potasio.
  • Cultivos de piel.

Tratamientos

Curar las infecciones por hongos en los pies es en realidad muy sencillo. Tan solo basta utilizar cremas o talcos antimicóticos que contienen clotrimazol, miconazol, tolnaftato.

Sin embargo, es probable que la infección vuelva a aparecer después de haber terminado el tratamiento. Es por ello que es muy importante estar al pendiente del estado de la infección.

Por lo tanto, es muy recomendable extender el tratamiento una o dos semanas después de que la infección haya desaparecido. En caso contrario, el médico puede recetar antimicóticos más fuertes e incluso antibióticos.

Prevención del pie de atleta

Por último, seguir los siguientes consejos nos ayudan a evitar la reaparición de los hongos en los pies:

  • Mantener los pies limpios y secos, en especial entre los dedos.
  • Lavar los pies de manera constante con agua y jabón, por lo menos dos veces al día, y secarlos muy bien.
  • Utilizar calcetines de algodón y no optar por calzado muy apretado o hecho de materiales sintéticos que provoquen que nuestros pies suden. Además, cambiar los calcetines por lo menos una vez al día. Con esto evitarás que tus pies estén húmedos.
  • Usar sandalias o chanclas en baños o piscinas públicas. Es muy importante no pisar con el pie ese tipo de superficies.
  • Utilizar talcos o cremas antimicóticas.
  • Bell-Syer, S. E. M., Khan, S. M., & Torgerson, D. J. (2014). Oral treatments for fungal infections of the skin of the foot. Sao Paulo Medical Journal. https://doi.org/10.1590/1516-3180.20141322T1
  • Havlickova, B., Czaika, V. A., & Friedrich, M. (2008). Epidemiological trends in skin mycoses worldwide. Mycoses. https://doi.org/10.1111/j.1439-0507.2008.01606.x
  • Grover, C., & Khurana, A. (2012). An update on treatment of onychomycosis. Mycoses. https://doi.org/10.1111/j.1439-0507.2012.02199.x