Cómo usar el ajo y otros productos naturales para la tensión alta

Para controlar la tensión alta podemos incluir en nuestra alimentación diaria determinados productos naturales que, además de ser beneficiosos, nos evitan la sensación de estar medicándonos

Todos tememos a la tensión alta, pero ¿sabemos en qué consiste? Con esta expresión nos referimos a la presión con la que el corazón bombea la sangre.

Esto repercute en la salud de las arterias porque se endurecen y pierden flexibilidad, por lo que la sangre no llega con la facilidad que debería.

El origen es muy variado, pero el más habitual tiene que ver con el exceso de colesterol y grasa. Dicha circunstancia vuelve la sangre más densa, por lo que precisa que el corazón trabaje con mayor intensidad.

Asimismo, el estrés y la ansiedad aumenta la frecuencia cardíaca, por lo que la sangre se dispara con más brío del aconsejable.

Teniendo en cuenta esto, no puede extrañarnos que implique riesgos tan serios como el infarto de miocardio y cerebral.

No obstante, también tenemos probabilidades de padecer claudicación intermitente y otras afecciones derivadas de los problemas circulatorios.

Por qué usar el ajo para controlar la tensión alta

Por qué usar el ajo para controlar la tensión alta

El ajo contiene alicina. Su valor hipotensor es espectacular, aunque solo funciona si lo comemos en crudo. Como ya hemos señalado en otras ocasiones, con el calor, las propiedades de muchos alimentos se pierden.

Esto sucede porque al cambiar de temperatura, su estructura molecular se altera. Por tanto, aunque aparentemente vemos un ajo, muchas de sus cualidades se desvanecen.

No obstante, lo más adecuado es mezclarlo con otros alimentos que sean diuréticos y ricos en antioxidantes. Así, conseguiremos eliminar aquello que espesa la sangre, al tiempo que reforzamos la salud de las arterias.

Ver también: 6 remedios para tratar la depresión naturalmente

Polvo de ajo

En los herbolarios suele estar en forma de cápsula o suelto. La primera tiene la ventaja de que puedes tomar ajo sin la molestia del olor. De hecho, muchas personas que trabajan cara al público rechazan comer este increíble alimento por esta razón.

En el caso del polvo suelto, es bueno usarlo como la sal. Sirve para aderezar tus comidas con un potente sabor. Pruébalo en tus ensaladas, pescado a la plancha o carnes. Pero, recuerda, siempre después del cocinado.

Ten en cuenta que la sal sube la tensión arterial. A su vez, la sal favorece la liberación de una hormona antidiurética.

Ajo con aceite de oliva

Ajo con aceite de oliva

Entre los productos naturales para la tensión alta, este es el combinado perfecto. Los ácidos grasos omega 3 del aceite de oliva flexibilizan las arterias, por lo que ayudan también a bajar la tensión.

  • Una solución muy práctica es sumergir un par de ajos en una aceitera de mesa para que se maceren.

Después, puedes verterlo sobre tus tostadas. Si, además, le añades tomate, tendrás un desayuno delicioso y con unas propiedades increíbles.

  • Otra opción es hacer un preparado de ajo picado muy pequeño que luego se vierte en aceite, para crear una salsa ideal, para carne y pescado.

Se le puede añadir perejil picado. Este nos ayudará a eliminar toxinas y grasas.

Te recomendamos leer: Remedio con limón, aceite de oliva y pimienta negra

Sopas frías y mayonesas con productos naturales para la tensión alta

El gazpacho es perfecto, una de las sopas frías que incluyen más productos naturales para la tensión alta.

Además del ajo, tenemos ingredientes tan diuréticos como la cebolla o el pepino. Estos también nutren las paredes de las arterias y vigorizan el corazón.

Por otra parte, el ajo está muy presente en mayonesas, como el alioli. De nuevo, aquí tenemos la conjunción de aceite de oliva y ajo, pero con otro elemento estrella más: los huevos.

Ajos enteros

Ajos enteros

Hay gente que tolera muy bien esta opción, a diferencia de otra. Si este es tu caso, prueba a tragar un diente de ajo entero por la mañana, como si se tratara de una pastilla.

Si tienes el problema del aliento que señalábamos antes, puedes postergar este método a los fines de semana y usar otras vías el resto del tiempo.

Por supuesto, quienes notéis molestias no tenéis por qué preocuparos. Hay personas que toleran mejor unos remedios que otros y viceversa.

Además de usar estos productos naturales para la tensión alta, lo deseable es que hagas ejercicio cardiovascular, como caminar.

Este beneficia la circulación de la sangre, así como la quema de grasa que dificulta que tu corazón bombee con la tranquilidad indicada.

Te puede gustar