Cómo usar el limón y otros productos naturales para la limpieza

Yamila Papa · 3 abril, 2014
El vinagre también puede ayudarnos a desatascar las cañerías si lo mezclamos con bicarbonato y agua hirviendo

¿Te has preguntado alguna vez cómo hacían nuestras abuelas para limpiar la casa, ya que no tenían el abanico de productos como en la actualidad? La respuesta es más que sencilla: con artículos de limpieza caseros o naturales. Esto no quiere decir que sean menos eficaces, sino todo lo contrario. En el siguiente artículo podrás aprender cómo preparar tus propios productos caseros para la limpieza de tu hogar.

Limpiador ecológico multiuso

Se trata de un jabón artesanal que tiene varios propósitos, es decir que lo puedes usar para limpiar diferentes superficies. Desde las alfombras hasta los pisos, pasando por la mesada al baño. Los ingredientes que necesitas son:

  • 30% de alcohol de limpiar
  • 20% de vinagre
  • 50% de agua destilada
  • 20 gotas de aceite esencial de limón

Las medidas dependerán del recipiente que utilices y lo bueno es que puedes hacer una gran cantidad y guardar en una botella o frasco para seguir aprovechando sus bondades. Coloca un chorrito en un balde con agua y limpia como de costumbre.

higiene

Limpiador casero de azulejos o porcelana

Este producto de limpieza natural también tiene varios usos, pero sobre todo, será tu aliado en el baño. Sirve para limpiar los azulejos y los artefactos (como la bañera o el lavabo). También puede ayudarte a que los adornos o vajilla de porcelana queden relucientes.

Sólo tienes que lograr una mezcla entre zumo de limón y agua. Empapa bien con este líquido en una esponja o trapo y pasa por las superficies que quieras limpiar. Si la suciedad tiene mucho tiempo, deja actuar un poco o pasa con más fuerza la esponja. Seca con agua tibia.

Los sanitarios, a su vez, los puedes limpiar con vinagre una vez que los hayas higienizado con limón y agua. Dejas toda la noche este producto y aclaras con agua a la mañana siguiente.

Desengrasante para hornos

No hay nada más difícil que quitar la grasa del horno, sobre todo si no lo hacemos muy a menudo, porque se va formando una capa tras otra y tardamos mucho en eliminarla completamente. Para dejar de usar los limpiahornos tradicionales, productos más que tóxicos (contienen derivados del petróleo, hidróxido de potasio y cloruro de metileno, entre otros) y evitar problemas en la piel, en los ojos o en las vías respiratorias, opta por una alternativa más natural.

Lo primero que debes hacer es tomar un paño con agua lo más caliente que puedas soportar y pasar por todo el horno. Luego, realizar una pasta espesa con agua y bicarbonato de sodio y aplicar en la superficie. Deja actuar toda la noche. Al otro día sólo tendrás que aclarar con un poco de agua.

limpieza

Lavavajilas natural

Esta receta es ideal para los que tienen lavavajillas en su casa, porque permite tener los vasos, platos y cubiertos siempre limpios y con agradable aroma a limón. A su vez, es más económico que los productos que se venden en las tiendas. Necesitarás:

  • 3 limones
  • 200 gramos de sal gruesa
  • 100 ml de vinagre blanco
  • 200 ml de agua
  • 30 ml de abrillantador de lavavajillas (opcional)

Lava y corta los limones sin pelar para poder triturarlos en la batidora, junto con la sal. Luego añade el vinagre, el agua y si decides el abrillantador, batiendo a la máxima potencia. Colca en una cacerola a fuego moderado y deja unos 15 minutos revolviendo de vez en cuando con una cuchara de madera. Ten cuidado porque se puede pegar en la base. Vuelca en un recipiente y deja que se enfríe. Cuando ya no está caliente remueve un poco porque se forma una capa superior. Guarda en el refrigerador bien cerrado. Lo usas como un detergente para el lavavajillas, dos cucharadas por lavado.

limon2

Detergente ecológico con lejía de ceniza

El detergente o lejía de ceniza de madera se hace muy fácilmente y se puede aprovechar los residuos que quedan en la chimenea o la estufa. Es preciso saber que sólo sirve la ceniza de madera o papel. Cuánto más dura haya sido la madera, de mejor calidad será la lejía. No olvides usar guantes y si tienes piel muy sensible, gafas. Evita el contacto con la piel al preparar el detergente.

Tamiza la ceniza para separar los trozos de carbón. Cuando sea bien blanca y calcinada, obtendrás un detergente mejor. Colócala luego en un recipiente con agua caliente, con una proporción de 5 partes de agua por 1 de cenizas. Deja cubierto con un paño 1 o 2 días, remueve una vez cada tanto. Decanta filtrando con un paño o con pantys de mujer.

cenizas

Habrás obtenido un líquido resbaladizo al tacto, por ello es que tiene un gran poder como detergente. Si colocas una patata o un huevo y flota, quiere decir que está listo. Si se hunde, debes añadir más ceniza. Puedes usarla como detergente líquido y en cualquier caso has de diluirla en agua para su utilización. Guarda en botellas bien cerradas.

Esta lejía de ceniza sirve para lavar ropa y cualquier utensilio que necesite estar higienizado como paños o coladores, por ejemplo. Muchos la usan para desinfectar verduras, raíces, legumbres o también para desinfectar la mesada de la cocina o el baño.

Aromatizante casero y natural

Para eliminar los malos olores del hogar, y dejar de usar spray u otros productos químicos que pueden dañar nuestra salud, no dudes en preparar este aromatizador. Para ello necesitarás un frasco de vidrio con tapa de metal. Cubre la cuarta parte con bicarbonato de sodio y añade 8 gotas de aceite esencial. Cierra la tapa y mezcla bien ambos ingredientes. Con un clavo realiza un agujero en la tapa. Coloca donde desees y cuando se acabe la fragancia, repites el procedimiento.

limpieza4