Cómo usar el incienso contra la ansiedad y la depresión

El incienso que elijamos dependerá de los beneficios que queramos obtener, aunque en cualquier caso conseguiremos un mayor equilibrio mental y nos libraremos de las preocupaciones y las emociones negativas

Cuando entramos en alguna iglesia u otro lugar de meditación, notamos que nuestra mente se relaja y la ansiedad que podemos sufrir va disminuyendo.

¿Por qué puede ocurrir esto? Uno de los factores que más influyen es el incienso.

Desde la antigüedad, diferentes religiones queman el incienso como parte de sus ritos,  para crear un entorno de serenidad y alterar el estado mental hacia la tranquilidad.

El incienso tiene muchas propiedades para reducir la ansiedad y los síntomas de la depresión.

Los beneficios que podemos obtener con el incienso

En el mercado encontramos olores para todos los gustos, para crear ambientes diferentes.

El incienso es uno de los productos más utilizados entre las personas que meditan y las que practican aromaterapia, incluyendo los salones de masajes.

Con el incienso obtendremos una serie de beneficios:

  • La regulación de nuestra presión arterial.
  • La creatividad se ve impulsada con el incienso.
  • Se estimula la concentración. Esto viene motivado porque despeja nuestra mente y nos aporta tranquilidad y un estado de relajación interior.
  • Es bueno contra el insomnio.
  • Las personas con problemas de autoestima ganan confianza en sí mismas. El incienso tiene efectos sobre las emociones, ayuda a que eliminemos lo negativo, aquello que ocasiona una baja autoestima.
  • Un aumento de la motivación y de aclarar ideas.
  • También el incienso tiene propiedades afrodisíacas, potenciando el deseo sexual.
  • Es un buen antiséptico.

Al quemar incienso, lo mejor es hacerlo sobre una superficie no inflamable.

Ver también: Delicioso batido matinal para controlar la presión arterial alta

¿Qué contiene el incienso?

Qué contiene el incienso

Entre las propiedades y componentes que tiene el incienso se encuentra el acetato de incensol. Este principio activo tiene un efecto directo sobre diversas áreas del cerebro vinculadas a las emociones.

De esta forma, al inhalar el incienso, nuestro cuerpo se relajará, la mente se despeja y vamos a entrar en un estado de serenidad, paz y armonía.

Con ello vamos a contrarrestar por pensamientos, preocupaciones y emociones negativas. Y tendremos un mayor equilibrio mental.

La inhalación de incienso

En diversos foros se está hablando del posible daño que nos ocasionaría inhalar demasiado humo proveniente de la quema de incienso. Se dice que es tan dañino como el tabaco.

Para conseguir aprovecharnos de los beneficios del incienso, y evitar cualquier otro riesgo para nuestra salud, debemos tomar algunas precauciones.

Una de ellas es cuidar de que haya buena ventilación en la estancia. De esta forma, la inhalación no sería totalmente directa, sino más bien cruzada.

Así nos aprovecharíamos de todas sus propiedades.

¿Cómo reconocer un buen incienso?

Un incienso de calidad debe tener un color terroso. Al encenderlo tiene que humear poco y emanar un aroma agradable. Una vez apagado, dejará de oler.

En el caso de que el olor que el incienso desprenda sea demasiado fuerte o duradero una vez se apague, es una señal de que tiene integradas sustancias químicas añadidas. Sería el caso de colorantes y otros aromas artificiales.

Comprobar la toxicidad que tiene el incienso es sencillo. Acercaremos un paño de algodón a unos centímetros del incienso que arde.

Si observamos que se forma un cerco en el paño, o una huella, eso es significativo de que el incienso contiene fósforo añadido, para facilitar su quema.

Te recomendamos leer:  6 remedios naturales que te ayudarán a relajar los nervios

Algunos tipos de incienso

Algunos tipos de incienso

  • El eucalipto sirve para potenciar nuestra energía interior, además de purificar el entorno y relajar.
  • El incienso de azahar suele usarse como afrodisíaco, por sus propiedades para favorecer la alegría y el optimismo.
  • Hay un tipo de incienso denominado Boswellia papyrifera. Tiene la capacidad de activar iones en nuestras neuronas. Es ideal para reducir la ansiedad y la depresión.
  • Jazmín. Aunque está relacionado con la buena suerte, se dice que nos protege de algunas energías negativas, como es el caso de la envidia.
  • El geranio es un incienso que armoniza nuestro sistema nervioso, además de aportar efectos relajantes y tranquilizantes al organismo.
  • Menta. Este tipo de incienso provoca un estímulo de la vitalidad, a la vez que disminuye la tristeza, depresiones, fatiga, etc. Además, ayuda a una respiración más profunda.
  • Lavanda. El aroma de lavanda es relajante para el sistema nervioso, además de subir nuestro estado de ánimo, y generar optimismo. De esta forma, se estimulan los pensamientos agradables.
  • Pino. El incienso con aromas de pino es un tónico que activa nuestros sistemas musculares y nerviosos, además de purificar el aire.
Te puede gustar