Cómo usar la vitamina B1 como repelente de mosquitos

Thady Carabaño · 28 mayo, 2018
Las picaduras de mosquito son muy molestas, por este motivo te mostramos cómo puedes usar la vitamina B1 como un repelente natural para los mosquitos.

Se estima que más de 750 mil personas mueren cada año por enfermedades causadas por picaduras de mosquitos. Aunque hay una oferta de repelentes e insenticidas químicos, también existen opciones más naturales y beneficiosas como es usar la vitamina B1 como repelente.

Los mosquitos están en todo el planeta. No hay punto en el norte o el sur que no se vea afectado por plagas de mosquitos. Antes las larvas de mosquitos no sobrevivían al frío, pero gracias a que los inviernos son más cálidos, las larvas sobreviven y se hacen adultas dispuestas a picar a todos.

La mayoría de los repelentes e insecticidas comerciales tienen compuestos químicos que pueden comprometer la salud humana, en especial la de los niños. Sin embargo, estos productos no logran controlar las poblaciones de mosquitos que continúan creciendo y picando a millones de personas en todo el planeta.

El enemigo: los mosquitos

Los mosquitos se sienten atraídos por sustancias químicas que son expelidas por el cuerpo humano. Hasta a 45 metros de distancia, los mosquitos detectan el olor que emana de las bacterias que tenemos en la piel.

También les gustan sustancias como el ácido láctico, el amoniaco, el ácido carboxílico y el octenol que son expelidas por la respiración y el sudor. Así como son atraídos por el dióxido de carbono y el calor y el olor humano.

Picaduras de mosquito.

Las hembras de los mosquitos son las mayores interesadas en la sangre humana, ya que necesitan del hierro y las proteínas para poner sus huevos. Para los mosquitos machos, los seres humanos no son tan atractivos.

Debes leer: ¿Por qué los mosquitos “eligen” a ciertas personas para picar?

Enfermedades transmitidas por picaduras

Una vez que los mosquitos pican al ser humano pueden producir enfermedades que han afectado a millones en el planeta:

  • Fiebre amarilla
  • Paludismo o malaria
  • Dengu.
  • Chikungunya
  • Zica
  • Filariasis linfática
  • Virus del Nilo Occidental

La principal medida contra estas enfermedades es preventiva: hay que evitar la picadura. Una vez infectada la persona, básicamente hay que guardar reposo, consumir muchos líquidos y esperar hasta que cedan los síntomas.

Para la mayoría de estas enfermedades no hay vacunas (salvo la fiebre amarilla) ni mayores tratamientos (salvo con el paludismo y la filariasis linfática).

Aunque no se puede decir que estas enfermedades sean mortales, son especialmente peligrosas para bebés, niños pequeños (hasta los 5 años), mujeres embarazadas, personas de la tercera edad o con enfermedades que comprometen el sistema inmunitario.

Repelentes comerciales y DEET

Aun cuando la vitamina B1 como repelente es una excelente opción, se siguen recomendando los repelentes comerciales porque el DEET (dietil-meta-toluamida) que contienen, es efectivo contra los mosquitos. De hecho, la Organización Mundial de la Salud avala el uso del DEET.

Repelentes para mosquitos.

Un producto que tenga entre 20 y 30% de DEET  puede espantar a los mosquitos, pero muchos repelentes o insecticidas tienen concentraciones de hasta 100%. Es una sustancia química que derrite el plástico y aún así la colocamos sobre la piel. La exposición prolongada a esta sustancia puede dañar el cerebro y las funciones del sistema nervioso.

Te interesa leer: 7 repelentes naturales para mosquitos

En los niños ese potencial crece, ya que su piel tiene mayor capacidad para absorber los elementos del ambiente, por lo que tendría efectos más potentes sobre su sistema nervioso en desarrollo. En los bebés no es recomendable colocar repelentes químicos.

Entre los daños potenciales que tiene la exposición al DEET se encuentran:

  • Pérdida de memoria
  • Dolores de cabeza
  • Células cerebrales dañadas
  • Temblores
  • Convulsiones
  • Irritación de la piel, urticaria y ampollas
  • Nauseas y vómitos
  • Hipotensión
  • Dificultad para respirar
  • Dolor, irritación y ojos llorosos

Vitamina B1 como repelente natural

La vitamina B1 como repelente funciona así: como es soluble en agua, al tomar una dosis superior a la que necesita el cuerpo, es excretada por la orina, la piel y el sudor. La vitamina B1 o tiamina “desechada” por el organismo produce un olor que resulta “insoportable” para los mosquitos.

Asimismo, aunque sea consumida en altas dosis, no representa ningún riesgo para mujeres embarazadas o en período de lactancia, ni para niños. Por ello es que usar vitamina B1 es una medida muy eficaz para repeler a los mosquitos. Para aprovecharse de estos beneficios, las recomendaciones son:

  • Toma un suplemento de 100 gramos de vitamina B1 más un complemento de vitamina B.
  • Disuelve un complemento de vitamina B en alguna loción o crema corporal y luego aplícala sobre la piel que está expuesta. Esta mezcla puede usarse en bebés.
  • Aumenta el consumo de alimentos ricos en vitamina B1 como la levadura, la avena, el arroz integral, los espárragos, el hígado y los huevos.
  • También es beneficioso aumentar el consumo de ajos para obtener vitamina B1 como repelente.
  • Aplica otros repelentes naturales, que también resultan desagradables para los mosquitos, como los aceites esenciales de eucalipto de limón, canela, vainilla y citronella.
Vitamina B1.

Otras medidas preventivas

  • Evita los criaderos. Drena todo recipiente con agua estancada, ya que allí es donde crecen las larvas.
  • Usa ropa ajustada de color claro.
  • Usa mosquiteras en las ventanas y sobre las camas y cunas.
  • Las flores de la caléndula emiten un olor desagradable para los mosquitos, así que es buena idea tener algunas plantas cerca.
  • También funciona encender velas o aceites de citronella o alcanfor.