Cómo utilizar el ajo como remedio para diversas dolencias

Gema Diez · 2 septiembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la dietista Renata Sylwia Kosierb Fernández el 2 septiembre, 2019
Para eliminar los parásitos intestinales podemos preparar un remedio con un vaso de leche con dos o tres dientes de ajo, que deberemos aplastar antes para que suelten su jugo

Los beneficios del ajo para la salud han sido reconocidos durante siglos. El ajo es un excelente antibiótico natural y un potente inmunoestimulante. Cuenta con numerosas propiedades curativas, por eso el ajo se ha venido utilizando como remedio natural y como apoyo para evitar diferentes dolencias.

Conviene recordar que, aunque se han realizado numerosos estudios sobre las propiedades beneficiosas del ajo, en ningún caso puede ser utilizado como sustituto para tratar enfermedades. Es necesario que estos casos acudas a un profesional que realice un diagnóstico y recomiende el tratamiento médico oportuno.

En este artículo compartimos algunos remedios caseros con ajo que pueden ser beneficiosos para mejorar nuestra salud.

Remedios caseros con ajo

Las plantas del género Allium son conocidas porque poseen interesantes propiedades biológicas y farmacológicas. Entre ellos, el ajo, cuyo nombre científico es Allium sativum, es uno de los más utilizados.

Cuando se extraen y aíslan, estos compuestos presentan un amplio espectro de efectos beneficiosos contra las infecciones microbianas, así como una actividad cardioprotectora y antiinflamatoria.

Hipertensión y colesterol

Un estudio llevado a cabo en Australia sugiere que el ajo podría ser una herramienta adicional para ayudar a reducir la hipertensión. El ajo contiene alicina, una sustancia que puede ayudar a reducir la tensión arterial alta. La alicina ayuda a relajar los vasos sanguíneos, lo que reduce la presión arterial y el daño a las paredes de los vasos sanguíneos.

Además, usar este alimento como complemento para tratar la hipertensión también tiene otros beneficios para la salud, como sucede con el colesterol. Este estudio también comprobó que el ajo puede regular concentraciones de colesterol ligeramente elevadas y estimular el sistema inmunitario.

Los suplementos de ajo pueden ser considerados como una opción de tratamiento complementaria para la hipertensión, el colesterol ligeramente elevado y la estimulación de la inmunidad.

Por otro lado, puedes añadirlo a infinidad de alimentos, también en ensaladas o como aliño, así además de beneficiarte de sus bondades, tus platos tendrán un sabor increíble.

Cabezas de ajos

Parásitos intestinales

Este estudio investigó la posible actividad antisquistosomática y antiinflamatoria tanto del extracto de ajo como de la alicina en los marcadores fibróticos hepáticos en ratones con infección por S. mansoni. La administración del ajo y alicina a los ratones infectados redujo significativamente la presencia del parásito.

  • Puedes cocer la noche antes un vaso de leche con dos o tres dientes. Con anterioridad deberás darles un golpe para aplastarlos.
  • Deja que hierva todo durante dos o tres minutos y que repose hasta la mañana siguiente.
Dientes de ajos pelados

Forúnculos

Se habla de forúnculo cuando la infección se produce en un folículo piloso o glándula sebácea. Los forúnculos son dolorosos al tacto y se caracterizan por estar llenos de pus. En la mayoría de los casos están causados por las bacterias Staphylococcus aureus. También pueden ser provocados por otras bacterias u hongos que se encuentran en la superficie de la piel.

¿Cómo nos puede ayudar el ajo? El ajo puede ayudar contra las infecciones de muchas bacterias, hongos y virus. Aunque no existen pruebas que indiquen que su aplicación sea eficaz en el tratamiento de los forúnculos, es un remedio natural muy extendido.

Eso sí, si el forúnculo está en una etapa avanzada, o si dura más de dos semanas, es conveniente que acudas al dermatólogo, ya que puede presentar complicaciones. Es recomendable mantener la zona limpia y usar jabones antibacterianos.

  • Puedes utilizar jugo de ajo fresco y aplicarlo sobre el forúnculo.
  • Después, cubre la zona con un vendaje para que el jugo surta efecto.
  • Retira la compresa cuando el forúnculo se haya suavizado y se pueda retirar el pus con un paño limpio y agua caliente.

Como has podido comprobar, al ajo se le atribuyen multitud de beneficios. Eso sí, no olvides que debes consultar con tu médico antes de empezar a tomar suplementos a base de ajo.

  • Charron, C. S., Milner, J. A., & Novotny, J. A. (2015). Garlic. In Encyclopedia of Food and Health. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-384947-2.00346-9
  • yang chung, & saranjit. (2001). Recent Advances on the Nutritional Effects Associated with the Use of Garlic as a Supplement Historical Perspective on the Use of Garlic 1 , 2. The Journal of Nutrition. https://doi.org/10.2307/1940703
  • Banerjee, S. K., & Maulik, S. K. (2002). Effect of garlic on cardiovascular disorders: A review. Nutrition Journal. https://doi.org/10.1186/1475-2891-1-1
  • Arreola R, Quintero-Fabián S, Lopez-Roa RI, Flores-Gutierrez EO, Reyes-Grajeda JP, Carrera-Quintanar L, et al. Immunomodulation and anti-inflammatory effects of garlic compounds. Journal of Immunology Research. 2015.