¿Cómo utilizar la miel de manuka para el acné?

Daniela Echeverri Castro · 22 junio, 2019
La miel de manuka es un ingrediente natural que puede complementar el tratamiento contra el acné. ¿Por qué es beneficioso? ¿Cómo utilizarlo? Te lo contamos en detalle.

En los últimos años se han comercializado decenas de productos médicos para el acné. Sin embargo, muchas de estas opciones no dan resultado o resultan demasiado costosas. Por fortuna, existen remedios alternativos de bajo costo que, además, son de origen natural. ¿Sabías que puedes usar miel de manuka para el acné? Te invitamos a conocer sus propiedades.

La miel de manuka es un producto orgánico fabricado por aquellas abejas que recolectan el néctar de los árboles de manuka, comunes en lugares como Nueva Zelanda y el sur de Australia. Aunque no es tan común como otras variedades de miel, cada vez gana más reconocimiento en el mundo.

¿Por qué utilizar miel de manuka para el acné?

No se trata de un producto milagroso contra el acné o algo similar; sin embargo, la miel de manuka se destaca como remedio para este problema cutáneo, ya que tiene propiedades que resultan muy beneficiosas a la hora de controlarlo. Algunos de sus compuestos incluyen:

  • Metilglioxal, un compuesto antibacteriano.
  • DHA, una variedad de omega 3.
  • Leptosperina, un químico natural en el néctar de las plantas de Manuka.
  • Azúcar.
  • Aminoácidos
  • Bajo pH (acidez)

Estas propiedades se están aprovechando como aliadas para la belleza, pues mejoran de manera significativa la apariencia de la piel. Incluso, facilitan el desprendimiento de células muertas, limpiando a profundidad los poros para dejar el rostro limpio y suave.

Además, se le atribuyen propiedades antiinflamatorias, las cuales facilitan la eliminación del acné. Por lo tanto, su aplicación regular minimiza esta condición de la piel y, a su vez, evita que reaparezca.

La miel de manuka tiene propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias que ayudan a combatir el acné naturalmente. Además, también es hidratante y ayuda a suavizar y tonificar.

¿Qué dicen las investigaciones?

Existen varias investigaciones científicas que respaldan el uso de la miel como tratamiento alternativo contra el acné. Dado que la miel de manuka contiene peróxido de hidrógeno y componentes como el metilglioxal, su uso ayuda a combatir las bacterias patógenas que inciden en la aparición del acné.

Por otro lado, cabe destacar que también se ha reconocido como emoliente y exfoliante, siendo idónea para suavizar los tejidos. Además, gracias a su contenido de compuestos antioxidantes, azúcares y vitaminas y minerales, contribuye a la regeneración cutánea en caso de heridas.

No dejes de leer: 20 tipos de miel y sus increíbles beneficios para la salud

3 maneras de utilizar miel de manuka para el acné

Para aprovechar los beneficios de la miel de manuka para el acné no es necesario adquirir tratamientos comerciales costosos. No obstante, es primordial asegurarse de comprar miel 100% orgánica, pues es la versión que cuenta con todas sus propiedades. Prepara alguno de los siguientes tratamientos:

1. Limpiador

Un limpiador con miel de manuka puede servir para remover todas esas impurezas que se quedan adheridas en la piel. De paso, sus componentes tonifican y reafirman para reducir el riesgo de flacidez.

¿Cómo hacerlo?

  • Mezcla una cucharadita de miel de manuka en un poco de agua tibia.
  • Luego, rocía el limpiador por todo el rostro y remueve los residuos con un paño.

2. Mascarilla

Miel, canela, bicarbonato de sodio y limón para el rostro
Una mascarilla con miel de manuka puede ayudar a corregir imperfecciones como el acné. Lo mejor de todo es que también elimina células muertas e impurezas.

Como pasa con otros ingredientes naturales, la miel de manuka se puede combinar para obtener un tratamiento más completo. Si deseas combatir el acné y retirar las células muertas, prueba esta opción.

¿Cómo hacerlo?

  • Incorpora en un bol un par de cucharadas de miel de manuka, una cucharada de avena molida y unas gotas de zumo de limón.
  • Remueve y humedece si es necesario.
  • Frota la mascarilla por todo el rostro, cubriendo especialmente las áreas afectadas.
  • Déjalo actuar 20 minutos y enjuaga.

Nota: emplea este remedio solo en las noches. 

Descubre: 5 consejos para atenuar las cicatrices del acné

3. Miel de manuka al natural

Para hacerlo más simple, puedes usar este tratamiento al natural. Su uso directo sobre la piel es seguro y no suele causar reacciones alérgicas. Eso sí, lo ideal es hacer una pequeña prueba antes de usarla por completo, pues hay que recordar que todas las pieles son diferentes y no siempre reaccionan igual.

¿Cómo hacerlo?

  • Toma un par de gotas de miel de manuka y aplícalas sobre el grano.
  • Déjalo secar sin enjuagar y repite su uso 2 o 3 veces al día.

Para concluir…

Se requieren más investigaciones para determinar cómo actúa este ingrediente natural en el tratamiento del acné y otros problemas cutáneas. A pesar de esto, se reconoce que sus propiedades antibacterianas y antiinflamatorias pueden contribuir a mantener el cutis más sano. ¡Anímate a probarlo!

 

 

  • McLoone P, Oluwadun A, Warnock M, Fyfe L. Honey: A Therapeutic Agent for Disorders of the Skin. Cent Asian J Glob Health. 2016;5(1):241. Published 2016 Aug 4. doi:10.5195/cajgh.2016.241
  • Simon A, Traynor K, Santos K, Blaser G, Bode U, Molan P. Medical honey for wound care--still the 'latest resort'?. Evid Based Complement Alternat Med. 2009;6(2):165–173. doi:10.1093/ecam/nem175
  • Mandal MD, Mandal S. Honey: its medicinal property and antibacterial activity. Asian Pac J Trop Biomed. 2011;1(2):154–160. doi:10.1016/S2221-1691(11)60016-6
  • Niaz, K., Maqbool, F., Bahadar, H., & Abdollahi, M. (2018). Health Benefits of Manuka Honey as an Essential Constituent for Tissue Regeneration. Current Drug Metabolism18(10). https://doi.org/10.2174/1389200218666170911152240
  • Alvarez-Suarez, J., Gasparrini, M., Forbes-Hernández, T., Mazzoni, L., & Giampieri, F. (2014). The Composition and Biological Activity of Honey: A Focus on Manuka Honey. Foods3(3), 420–432. https://doi.org/10.3390/foods3030420