Cómo utilizar la sal para combatir los puntos negros y espinillas

Un producto tan modesto como la sal tiene utilidades fantásticas en tratamientos de belleza. En esta ocasión te enseñamos a usarla como exfoliante y astringente para combatir los puntos negros y las espinillas

Los puntos negros y las espinillas son un tipo de acné leve que se produce cuando los poros de la piel se obstruyen por el exceso de producción de grasa y la exposición constante a las impurezas del ambiente. Factores como el estrés o la alimentación pueden empeorar el estado del acné. Aunque no suelen acarrear dificultades para la salud, sí están considerados como un problema estético que requiere solución.

En este sentido, la industria cosmética ha desarrollado cientos de tratamientos que purifican la piel mientras extraen los molestos comedones. Sin embargo, muchos no tienen suficiente dinero para acceder a ellos o presentan sensibilidad a los componentes que utilizan. Por suerte, también hay un amplio catálogo de remedios naturales que ofrecen efectos muy similares sin tener que gastar de más.

En esta ocasión queremos compartir varias recetas con sal cuyas propiedades astringentes y antibacterianas pueden contribuir a tener una piel más limpia y sin imperfecciones.

¿Cuáles son los beneficios de la sal contra los puntos negros y espinillas?

La sal es un ingrediente conocido en todo el mundo por sus usos en la gastronomía. No obstante, más allá de ser buena para darle sabor a los platos, cuenta con propiedades que pueden ser aprovechadas desde el punto de vista estético.

En primer lugar, destaca su acción exfoliante, idónea para eliminar las células muertas y todas esas partículas dañinas que se adhieren a la piel. Su aplicación mediante suaves masajes favorece la circulación de la sangre y promueve la oxigenación de las células para repararla.

También actúa como un poderoso tónico astringente, ya que es capaz de sellar los poros y reducir el exceso de segregación de sebo. Como tratamiento contra los grados leves de acné resulta beneficiosa, dado que además de limpiar reduce la presencia de bacterias que lo provocan.

Con todo, es importante tener en cuenta que en algunos casos la eliminación excesiva de agua en la piel, puede causar hiperosmolaridad, provocando así irritaciones. Por ello, es importante estar siempre atento al estado de nuestra piel. Es mejor dejar de emplear o reducir la frecuencia de estos tratamientos si notamos estos síntomas, ya que puede que no sean adecuados para nuestro tipo de piel.

No olvides leer: Las 5 mejores infusiones para mantener saludable la circulación

Tratamiento de sal y leche

granos de sal en cuchara

La combinación de sal con leche crea una crema limpiadora con cualidades exfoliantes y restauradoras. Su uso puede eliminar los puntos negros y ayudar a regular el pH natural del rostro para dar alivio a los trastornos que lo afectan.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de leche (20 ml)
  • 1 cucharada de sal (10 g)

¿Qué debes hacer?

  • Mezcla la leche con la sal hasta obtener una pasta espesa y húmeda.
  • Limpia la zona afectada y luego aplica el producto con suaves masajes circulares.
  • Asegúrate de cubrir la zona T del rostro, que suele ser la parte más afectada.
  • Déjalo actuar 10 minutos y enjuaga.

Se recomienda repetir su aplicación cada dos días.

Tratamiento de sal, arcilla y miel

cuenco con arcilla

La arcilla es otro de los ingredientes naturales recomendados para limpiar la piel del rostro y disminuir el acné. Su alto contenido en minerales y compuestos astringentes penetra en profundidad para facilitar la eliminación de las impurezas.

En este caso la usamos como complemento a la sal para hacer una mascarilla efectiva contra las espinillas.

Ingredientes

  • 1 cucharada de arcilla o caolín (10 g)
  • 1 cucharadita de sal (5 g)
  • 4 cucharadas de miel (100 g)

¿Qué debes hacer?

  • Incorpora todos los ingredientes en un cuenco y mézclalos hasta obtener una pasta espesa.
  • Si lo consideras necesario, añádele agua para obtener una consistencia cremosa.
  • Limpia la piel del rostro y cúbrela con una fina capa del producto.
  • Déjala secar entre 30 y 45 minutos.
  • Haz suaves masajes exfoliantes y retírala con agua tibia.

Se recomienda su uso una vez a la semana.

¿Quieres conocer más? Lee: 5 exfoliantes que puedes hacer con avena

Tratamiento de sal y yogur natural

mujer aplicando tratamiento de sal en la cara

El peeling facial de sal y yogur natural es una gran opción para revitalizar la piel y eliminar las células muertas. La acción exfoliante de la sal mezclada con el ácido láctico del yogur contribuye a reducir la presencia de puntos negros para un rostro más suave y fresco. Su uso regular también puede servir como tratamiento contra las manchas oscuras y otras marcas que afectan a la belleza cutánea.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de yogur natural sin azúcares ni saborizantes (30 g)
  • 1 cucharada de sal gruesa (10 g)

¿Qué debes hacer?

  • Coloca las dos cucharadas de yogur natural en un cuento y luego agrégale la sal.
  • Mezcla todo con la ayuda de una cuchara de palo hasta que quede bien homogéneo.
  • Cuando el producto esté listo, extiende una fina capa por todo el rostro, evitando el contorno de los ojos y la boca.
  • Haz suaves masajes circulares y déjalo actuar durante 20 minutos.
  • Enjuaga con agua tibia

Se recomienda su uso cada tres días.

¿Conocías estos usos de la sal? Elige alguno de estos tratamientos y comprueba que puede ser una excelente aliada para mantener la piel del rostro saludable y sin imperfecciones.