Comparativa de leches vegetales

9 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por nutricionista Mariana Sánchez Huergo
Si bien las leches vegetales son beneficiosas ante determinadas condiciones, no es del todo cierto que superen los beneficios de la leche de vaca. Por tal razón, es importante hacer una comparativa. ¡Descúbrelo!

¿Has hecho una comparativa de las leches vegetales? ¿Son en realidad un cambio positivo con respecto al consumo de leche de vaca? Pese a los prejuicios que rodean el consumo de la leche, la evidencia científica se contradice continuamente. Esto quiere decir que no hay una asociación causal entre el consumo de esta bebida y el desarrollo de la enfermedad.

Por esto mismo, el objetivo es mencionar las propiedades presentes en la leche de vaca y realizar una comparativa de leches vegetales para, de este modo, conocer esos beneficios respaldados por la ciencia y romper los mitos que se comparten en la actualidad. 

La leche animal, principalmente la de vaca, forma parte de la dieta occidental desde hace muchos años. Su consumo, se ha asociado con el crecimiento estatuto ponderal en la infancia, indicador que nos habla de un adecuado crecimiento y desarrollo.

Aporte nutrimental e impacto en el crecimiento ¿Son similares?

Actualmente, muchas familias han optado por consumir leches no animales, como la leche de soja y almendra, por falsas creencias. Sin embargo, las leches de origen vegetal contienen un menor aporte proteíco y de lípidos que la leche de vaca, por lo que no tienen el mismo impacto en el crecimiento de los niños.

En un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition en el 2017, por cada copa de leche vegetal consumida, los niños presentaron una estatura 0.4 cm menor a la población que consumió leche vegetal.

Asimismo, se presentó una diferencia  de 1.5 cm en la estatura de niños preescolares de tres años con consumo de tres tazas de leche vegetal al día en comparación con la población infantil bebedora de leche de vaca.

Comparativa de leches vegetales y leche de vaca
Las evidencias demuestran que las leches vegetales hacen un menor aporte de proteínas y lípidos que la leche de vaca. Por tal razón, su impacto en el crecimiento de los niños no es igual.

La leche y sus nutrimentos no son imprescindibles

Coincidiendo con información publicada en Nutrición Hospitalaria, para romper con las falsas creencias es necesario avalar la seguridad y propiedades que provee esta bebida en la vida diaria.

Es cierto que existen otros alimentos que son fuente de calcio aparte de la leche de vaca y sus derivados, sin embargo, al ser de origen vegetal, la biodisponibilidad y absorción de este mineral se ve interferido por sustancias conocidas como oxalatos.

Asimismo, para cubrir con los valores de ingesta recomendada, se deben consumir grandes cantidades de dichos alimentos. Además, la leche contiene lactosa, vitamina D y péptidos (principalmente arginina y lisina) que facilitan la absorción intestinal de calcio.

Te puede interesar: Recetas de leches vegetales para la merienda

Otros mitos relacionados al consumo de leche de origen animal

1. La lactosa es dañina para la salud

Aproximadamente un 35% de la población presenta intolerancia a este disacárido, sin embargo, se ha comprobado que la mayoría de los adultos con esta condición toleran hasta 12 g de lactosa al día (presente en un vaso de leche de 250 ml).

Asimismo, es necesario recalcar que los productos lácteos libres de lactosa presentes en el mercado solo benefician a las personas con intolerancia a la lactosa

2. La leche y sus derivados aumenta el desarrollo de enfermedades cardiovasculares

Esta afirmación se relaciona con el aporte de ácidos grasos saturados.Sin embargo, estos ácidos grasos ( láurico, mistírico y pamlmítico) solo tendrían un efecto negativo si  se consumen de manera aislada y en exceso, situación que no sucede en el caso de la leche.

Además, la leche contiene ácido esteárico y oleico que disminuyen las concentraciones de colesterol en sangre, así como calcio, mineral cardioprotector.

Como se puede observar, existen mitos que señalan injustamente a la leche como perjudicial para la salud. Sin embargo, es un alimento valioso desde el punto de vista nutrimental y puede formar parte de una dieta equilibrada en cualquier etapa de la vida, siempre y cuando no exista alguna condición que la desaconseje.

Comparativa de leches vegetales: uso en la enfermedad

El tratamiento de las enfermedades crónico no transmisibles y trastornos hormonales es multidisciplinario. Para su correcto abordaje nutrimental, existen ciertos nutrimentos que se deben restringir o suplementar. Es por esto que, muchas enfermedades se pueden beneficiar de la sustitución del consumo de leche de vaca por el de leches de origen vegetal:

Arroz y avena

Al tener una carga alta de carbohidratos y muy bajo aporte de proteína, se recomiendan para los pacientes con enfermedad renal con el objetivo de evitar la hiperfiltración en riñones.

Granos de avena y mano llenando desde una jarra un vaso con leche de avena
La leche de avena, al igual que la de arroz, están aconsejadas en caso de enfermedad renal, ya que son ligeras en proteína.

Almendra

Se recomienda para personas con alergia a la proteína de la leche y, por su aporte de calcio (superior al del resto de las leches vegetales), se recomienda para las mujeres en menopausia.

Soja

Por su aporte de isoflavonas, compuestos vegetales con actividad hormonal similar a los estrógenos, contribuye al beneficio de las mujeres en menopausia.

Descubre: Cómo hacer leche condensada de soja

Coco

Al tener un elevado aporte de ácidos grasos de cadena media (ACM) y bajo aporte de carbohidratos, contribuye a disminuir la carga respiratoria, por lo que se recomienda para las personas con trastornos respiratorios (asma, EPOC). Asimismo, dado su aporte calórico y ACM, la población con desnutrición se beneficia de su consumo.

Es importante que, al momento de comprar estas bebidas, se consulte la etiqueta nutrimental, ya que muchas de ellas presentan un elevado aporte de azúcares añadidos. Debido al aporte de azúcares y elevado coste, estas bebidas se pueden preparar fácilmente en casa mediante recetas sencillas.

Recetas de leches vegetales.
Las leches vegetales pueden ser indicadas ante algunos problemas de salud. Sin embargo, se debe revisar su información nutricional, ya que algunas presentaciones contienen azúcares y añadidos.

El debate continuo: ¿se puede realizar una comparativa de leches vegetales con la leche de vaca?

Para finalizar,  la leche de vaca es completamente diferente a las leches de origen vegetal, por lo que no se puede sustituir sin fundamento científico u orientación médica.

Existen mitos alrededor de las propiedades que contienen las leches vegetales que las han posicionado como un producto superior a la leche de vaca. Sin embargo, ambas pueden resultar benéficas en determinadas situaciones.

Mediante la comparativa de leches vegetales se pueden conocer sus propiedades y aplicación para el tratamiento de determinadas condiciones o enfermedades. Asimismo, conociendo el aporte nutrimental que tiene la leche de vaca y sus derivados, se puede afirmar que pueden incluir dentro de una dieta equilibrada en cualquier etapa de la vida.

  • Morency ME, Birken CS, Lebovic G, Chen Y, L´Abbé M, Lee GJ, Maguire JL. Association between noncow milk beverage consumption and childhood height. Am J Clin Nutr. 2017; 106 (2): 597- 602.
  • Guo J, Astrup A, Lovegrove JA, et al. Milk and dairy consumption and risk of cardiovascular diseases and all-cause mortality: dose-response meta-analysis of prospective cohort studies. Eur J Epidemiol 2017;32(4):269-87.
  • Farré-Rovira R. La leche y los productos lácteos: fuentes dietéticas de calcio. Nutr Hosp 2015;31(Supl. 2):1-9
  • Aparicio A, Rodríguez-Rodríguez E, Lorenzo-Mora AM,  Sánchez-Rodríguez P et al. Myths and fallacies in relation to the consumption of dairy products. Nutr Hosp. 2019; 36 (3): 20-24.
  • Salas-Salvadó J, Babio N, Juárez-Iglesias M, et al. Importancia de los alimentos lácteos en la salud cardiovascular: ¿enteros o desnatados? Nutr Hosp 2018;35(6):1479-90.