Complicaciones agudas y crónicas de la diabetes

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Alejandro Duarte el 25 noviembre, 2018
La diabetes es una enfermedad delicada que exige control y seguimiento constante. De lo contrario, podría derivar en graves perjuicios para el individuo.

Comencemos por recordar que el páncreas es el órgano encargado de producir insulina, la hormona que regula los niveles de azúcar en la sangre. Cuando hay fallas en esta función, se origina la diabetes. A su vez, pueden presentarse complicaciones agudas y crónicas de la diabetes.

Es importante decir que las complicaciones agudas y crónicas de la diabetes son mucho menos frecuentes en los enfermos que llevan un estilo de vida sano. Una vez contraída la enfermedad, lo importante es adquirir costumbres que permitan mantener regulados los niveles de azúcar.

Hábitos como fumar o tener una dieta con una elevada cantidad de alimentos grasos son factores muy nocivos. También lo es el sedentarismo. Todo ello puede dar origen a complicaciones agudas y crónicas de la diabetes. Veamos esto con mayor detalle.

Complicaciones agudas

Complicaciones agudas en la diabetes.

Las complicaciones agudas de la diabetes son las más graves. Corresponden a aquellas que se presentan de manera súbita y que representan una amenaza para la vida. Se pueden manejar adecuadamente si se conocen los pasos a seguir para superarlas.

Las principales complicaciones agudas son:

  • Cetoacidosis diabética. Tiene lugar cuando el hígado descompone la grasa muy rápidamente. Si esto sucede, el hígado convierte las grasas en cetona, la sangre se vuelve ácida y la vida corre peligro.
  • Estado hiperosmolar hiperglucémico. Es un síndrome en el que los niveles de azúcar se elevan notoriamente. También hay deshidratación severa y disminuye el nivel de conciencia.
  • Hipoglucemia. Es una disminución anormal del azúcar en la sangre. Puede dar origen a síntomas moderados o severos. En los peores casos da lugar a convulsiones y pérdida de conciencia.
  • Coma diabético. Se produce por niveles excesivamente altos o bajos de azúcar en la sangre. Origina pérdida de la conciencia y puede llevar a la muerte.
  • Infecciones respiratorias. La diabetes disminuye la función inmune y genera mayor vulnerabilidad a sufrir infecciones respiratorias, como neumonía o influenza.
  • Enfermedad periodontal. Básicamente se trata de enfermedades en las encías, principalmente de origen infeccioso.

Ver también: ¿Se puede tratar la diabetes de manera natural?

Complicaciones crónicas

Las complicaciones crónicas de la diabetes son aquellas que tienden a surgir con el transcurso del tiempo. Normalmente toman años, o incluso décadas. Lo usual es que el daño se produzca antes de que aparezcan los síntomas. De ahí que sea importante mantener una vigilancia sobre la diabetes.

Complicaciones crónicas de la diabetes.

Las principales complicaciones crónicas son:

  • Cardiomiopatía diabética. Puede llevar a un fallo cardíaca.
  • Nefropatía diabética. Puede llevar a un fallo renal crónico.
  • Neuropatía diabética. Puede llevar a mononeuritis o neuropatía autónoma.
  • Retinopatía diabética. Puede dar lugar a ceguera.
  • Encefalopatía diabética. Puede dar lugar a demencia.
  • Enfermedad macrovascular. La diabetes conduce a la arterioesclerosis y esta a enfermedades cardiovasculares. En el peor de los casos origina infarto de miocardio o infarto cerebral.
  • Pie diabético. Se produce por una combinación de daños en los nervios y los vasos sanguíneos. Provoca úlceras y, en los casos más graves, necrosis y gangrena.
  • Infertilidad. Hay evidencias de que la diabetes tipo 1 es un factor de riesgo para la infertilidad femenina.
  • Lipohipertrofia. Es un bulto debajo de la piel, a veces doloroso. Es ocasionado por aplicar las inyecciones de insulina siempre en el mismo sitio.

Lee también: La mejor dieta para diabéticos

Prevención de las complicaciones agudas y crónicas de la diabetes

No hay mejor manera de prevenir las complicaciones agudas y crónicas de la diabetes que mantener un estricto control sobre los niveles de azúcar en sangre. Esto supone tanto la implementación de mecanismos de seguimiento y vigilancia, como la adopción de un estilo de vida adecuado.

Dieta equilibrada.

Hay cuatro medidas inapelables para mantener regulados los niveles de azúcar:

  • Cumplir con el tratamiento. Esto comprende básicamente tres acciones: 1) Asistir a las revisiones médicas de control; 2) Medir los niveles de glucosa regularmente, como esté indicado; y 3) Tomar el medicamento.
  • Mantener una dieta equilibrada. Por supuesto, hay que evitar los alimentos con la potencialidad de elevar los niveles de azúcar. Ingerir frutas, verduras, proteínas, grasas saludables y granos.
  • Hacer ejercicio. La actividad física ayuda a que el cuerpo absorba la glucosa que está en la sangre y la transforme en energía para los músculos.
  • Evitar el tabaco. Los vasos sanguíneos resultan muy afectados por la diabetes y el tabaco los daña aún más. Fumar no es para nada aconsejable.

También es muy importante mantener bajo control la hipertensión, si la hay. Conviene revisar regularmente los niveles de colesterol y triglicéridos. También mantener el peso adecuado. De este modo, difícilmente habrá complicaciones agudas y crónicas de la diabetes.

  • Of, D., & Mellitus, D. (2014). Diagnosis and classification of diabetes mellitus. Diabetes Care37(SUPPL.1), 81–90. https://doi.org/10.2337/dc14-S081
  • Orban, J. C., Van Obberghen, E., & Ichai, C. (2017). Acute Complications of Diabetes. In Metabolic Disorders and Critically Ill Patients: From Pathophysiology to Treatment (pp. 341–363). Springer International Publishing. https://doi.org/10.1007/978-3-319-64010-5_15
  • Complications, D. (2008). Diabetes-Related Complications. Physical Therapy88(11), 1254–64. https://doi.org/10.2522/ptj.20080020
  • Zochodne, D. W. (2014). Diabetes Mellitus. In Encyclopedia of the Neurological Sciences (pp. 992–994). Elsevier Inc. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-385157-4.00080-4
  • Fowler, M. J. (2011). Microvascular and macrovascular complications of diabetes. Clinical Diabetes29(3), 116–122. https://doi.org/10.2337/diaclin.29.3.116
  • Forbes, J. M., & Cooper, M. E. (2013). Mechanisms of Diabetic Complications. Physiological Reviews93(1), 137–188. https://doi.org/10.1152/physrev.00045.2011