Las personas con comportamiento antisocial pueden tener una estructura cerebral diferente

19 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
Una investigación publicada en Lancet da cuenta de que los problemas antisociales podrían explicarse por cambios en la estructura cerebral. Estos hallazgos se suman a investigaciones previas en la misma línea. Te lo contamos en este artículo.

El University College of London (UCL) ha llevado adelante una investigación sobre el cerebro humano que la revista Lancet, en su sección de psiquiatría, ha dado a conocer en la edición de este mes de febrero. El artículo estudia la asociación entre los comportamiento antisocial y la estructura del cerebro.

Esta investigación fue en colaboración entre la institución londinense e investigadores de Nueva Zelanda, de donde justamente provinieron los individuos estudiados. En Nueva Zelanda la institución que aportó los sujetos del estudio fue el Hospital Queen Mary.

Para desarrollar la investigación se realizaron resonancias magnéticas nucleares a más de 600 personas que tenían 45 años al momento de someterse a la prueba de imagen. Estas 600 personas forman parte de una cohorte más grande, de más de 1000, que los neozelandeses están siguiendo desde su infancia.

Lo que se pretende determinar son los factores que pueden influir, a lo largo de una vida, para que finalmente alguien desarrolle comportamiento antisocial o adicciones. Si se logran detectar estos factores sería posible influir sobre ellos para prevenir delitos, por ejemplo.

En las resonancias que se practicaron a los participantes de la investigación se midieron el grueso de la corteza cerebral y la cantidad de materia gris que poseían. Esos datos permitirían una comparativa entre aquellos con conductas antisociales y los que no las poseen.

¿Qué y quién es antisocial?

Ahora bien, ¿qué entendemos por comportamiento antisocial? Es un concepto difícil de definir, ya que varía según la edad y la cultura de los involucrados. No es lo mismo lo que se considera antisocial en Europa que en Asia.

Los comportamientos antisociales podrían definirse como las conductas que alguien practica en contrario a los intereses de la sociedad. Se trata de una forma de ser y de actuar que atenta contra normas establecidas por la mayoría.

El abanico de actos antisociales es amplio. Podemos incluir infracciones de tránsito hasta robos perpetrados con notoria violencia. También las prácticas adictivas de los adolescentes entrarían en esta categoría, como tomar alcohol a escondidas de los adultos.

De fondo, los comportamientos antisociales develan que la persona se rebela ante una autoridad, que pueden ser sus padres o la ley en sí misma. Se ha entendido el comportamiento, también, como un desafío a las instituciones establecidas.

No necesariamente tiene que haber una patología que acompañe a los comportamientos antisociales. La mayoría de las veces sólo se trata de una forma de actuar que no encasilla en ningún cuadro clínico psiquiátrico.

De todas maneras, la ciencia ha establecido la existencia de algo que se denomina trastorno antisocial de la personalidad. Son personas que infringen repetidamente las normas, impulsivas y que no se arrepienten de sus hechos de transgresión. Este diagnóstico solo aplica a mayores de 18 años.

resonancia magnética cerebral
Para la investigación se realizaron resonancias magnéticas cerebrales a más de 600 individuos

Sigue leyendo: ¿Cuáles son los cambios psicológicos durante la adolescencia?

Resultados de la investigación

La investigación publicada en Lancet narra que, para concretar el estudio, los participantes fueron divididos en tres grupos:

  • 80 personas con antecedentes de problemas antisociales
  • 151 personas que tenían antecedentes antisociales limitados al período de su adolescencia
  • 441 personas sin registros de conductas antisociales previas

En el primer grupo se encontraron los hallazgos significativos. Las resonancias magnéticas cerebrales de estas personas mostraron un achicamiento de la corteza cerebral comparado con los otros, además de una cantidad un tanto menor de materia gris.

Por otro lado, entre el grupo con problemas antisociales en la adolescencia y los que no tenían antecedentes, no hay diferencias. Esto devela que ciertas conductas de la temprana edad pueden explicarse más culturalmente que biológicamente.

Lo que sí queda en evidencia es el cambio de arquitectura cerebral que un grupo pequeño de la población puede tener, quizás en relación a los comportamientos antisociales. Esos cambios podrían explicar la personalidad antisocial que se manifiesta persistente a lo largo de los años.

problemas antisociales
Los problemas antisociales pueden abarcar desde contestaciones hasta delitos graves

Descubre más: Sistema de recompensa del cerebro: ¿cómo funciona?

Estudios anteriores sobre comportamiento antisocial y cerebro

Los resultados publicados en Lancet se suman a una cadena de investigaciones previas sobre el mismo tema. Diversas universidades trabajaron el tópico, a diferentes edades y en diferentes países.

Ya se había demostrado que los adolescentes con problemas antisociales, por ejemplo, tenían alteradas las regiones frontales y temporales de su cerebro. También, con connotaciones más graves, que los condenados violentos de las prisiones poseen menos sustancia gris.

Específicamente, investigadores habían estado tras el rastro de la zona de las emociones en el encéfalo para encontrar asociación. Al asumir que los problemas antisociales se caracterizan por la falta de empatía, resultaba lógico buscar allí alteraciones. Los resultados apuntaron que los adolescentes antisociales tenían amígdalas cerebrales más pequeñas, y es la amígdala la sede de la empatía.

Podemos concluir que esta nueva investigación viene a confirmar que los problemas antisociales tienen una cierta relación con la estructura y arquitectura del cerebro. Y que esos cambios son un factor más que determina las conductas antisociales a lo largo de la vida.

  • Romero-Valle, Erika J., and Gabriela Orozco-Calderón. "La conducta antisocial delictiva en la adolescencia y las funciones ejecutivas." Ciencia & Futuro 7.1 (2017): 109-131.
  • Gregory, Sarah, et al. "The antisocial brain: psychopathy matters: a structural MRI investigation of antisocial male violent offenders." Archives of general psychiatry 69.9 (2012): 962-972.
  • Hecht, David. "Cerebral lateralization of pro-and anti-social tendencies." Experimental neurobiology 23.1 (2014): 1-27.
  • Vázquez, Mª José, Francisca Fariña, and Dolores Seijo. "Teorías explicativas del comportamiento agresivo y antisocial desde una perspectiva neuro-fisiobiológica." Avances en torno al comportamiento antisocial, evaluación y tratamiento (2003): 17-38.