Compota de manzana y fresas

Al combinar manzanas y fresas, además de conseguir un postre sanísimo y con muy pocas calorías, obtenemos grandes cantidades de fibras, gracias a la piel de la manzana, y vitaminas

La compota de manzana y fresas es una de las mejores opciones para disfrutar una merienda o bien, complementar el desayuno.

Para empezar el día con un buen desayuno, para cenar junto a un trozo de queso fresco y unas uvas, o como complemento de un almuerzo o una cena algo ligera.

Además es tan fácil de preparar que puedes incluso hacerla en el microondas. Te enseñamos cómo hacer tu propia compota de manzana y fresas.

Compota de manzana y fresa tradicional

Compota de manzana y fresas.

Ingredientes

  • 3 manzanas
  • 8-10 fresas
  • Azúcar moreno
  • 1 cucharadita de canela
  • Unas gotas de limón
  • 1-2 clavos de olor (opcional)
  • 1 chorrito de licor (opcional)
  • 1 pizca de nuez moscada (opcional)
  • 1/2 vaso de agua

Utensilios

  • 1 cazo
  • 1 cuchara de palo
  • Batidora (opcional)
  • 1 cuchillo

Preparación

  • Lava las frutas.
  • Pela las manzanas y córtalas en trozos no muy pequeños al igual que las fresas.
  • Rocía las frutas con unas gotas de limón.
  • Pon las manzanas en un cazo con el agua, la canela, los clavos de olor , la pizca de nuez moscada y el licor.
  • Deja cocer a fuego lento unos 15-20 minutos.
  • Incorpora las fresas y cuece unos 10 minutos más.
  • Retira del fuego y añade el azúcar hasta que se disuelva.
  • Retira la canela y los clavos de olor.
  • Tienes 2 opciones: puedes dejar la compota tal en cual en trozos y con el almíbar que se ha formado o pasarlo por la batidora.

Compota de manzana y fresas en el microondas

Para elaborar esta compota de manzana y fresas, utilizaremos los mismos ingredientes que en la receta anterior.

Por supuesto, siempre es posible realizar algunas modificaciones para variar un poco el resultado. Por ejemplo, podemos aumentar la cantidad de fresas.

Ingredientes

  • 3 manzanas.
  • 1/2 vaso de agua (50 ml).
  • Azúcar moreno (al gusto).
  • 1/2 taza de fresas (50 g).
  • 1 cucharadita de canela (5 g).
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada (2, 5 g).
  • 2 cucharaditas de zumo de limón (10 ml).
  • Opcional: clavos de olor, anís.

Utensilios

  • 1 bol con tapadera
  • Microondas
  • Una cuchara de palo
  • 1 cuchillo

Preparación

  • Pela y corta las manzanas en trozos grandes y las fresas cortadas por la mitad sin el rabito.
  • Rocía las frutas con unas gotas de limón.
  • Ponlas en un bol con el agua y la canela. Tapa tu bol y mete en el microondas. Cocina 6 minutos a  750 W.
  • Deja reposar 2 minutos en el microondas.
  • Añade el azúcar y remueve.
  • Pon de nuevo 2 minutos más a 750 W.
  • Puedes dejarla en trozos o pasarla por la batidora. Sírvela fría.

Algunos datos de interés

  • Nivel de dificultad: Fácil
  • Tiempo de elaboración: 30 minutos aproximadamente para la primera receta y unos 20 minutos para la segunda.
  • No le quites el rabito a las fresas hasta después de lavarlas. Si se lo quitas le entrará agua y perderán sabor y vitaminas.
  • Si no quieres usar azúcar, el jarabe de agave o la estevia como edulcorante natural 0% calorías, son excelentes sustitutos.
  • Conservación: En un bote hermético y esterilizado guardado en la nevera, puede durarte hasta 5 días. También la puedes congelar.

La presentación para tu compota

  • Queda muy bien con una pizca de canela espolvoreada.
  • Si bates la compota de manzana y fresas, no dudes en ponerle helado o nata encima.
  • Si quieres una cena muy sana toma una bonita copa de cristal transparente, pon una base de yogur blanco, la compota batida y copos de cereales. Corona con un buen fresón.
  • Sobre pan tostado queda genial para desayunar o merendar.

 

Te interesa saber: 10 razones para comer una manzana y ser más saludable

Propiedades de la compota de manzana y fresas

La compota de manzanas y fresas es excelente para tomar a cualquier hora del día, porque nos aporta muchos nutrientes y tiene muy pocas calorías, lo que ayuda a mantener la línea y contribuye a llevar un estilo de vida más saludable. ¿Quieres saber todo lo que te aporta este plato tan sencillo? ¡Pues ahí va!

Según investigaciones del Instituto Linus Pauling la fructosa de la manzana aumenta el ácido úrico lo que se traduce en mayor poder antioxidante.

Si la elaboras con la piel de la manzana, aportará mucha fibra lo que favorece la digestión.

Las fresas mantienen todas las propiedades en compota o mermelada. Tienen grandes propiedades diuréticas, son desintoxicantes de la sangre y antioxidantes gracias a la Vitamina E. Además contienen mucha vitamina C, Omega 3 y ácido salicílico, excelente anticoagulante y antiinflamatorio.