Compota de manzana y fresas

Al combinar manzanas y fresas, además de conseguir un postre sanísimo y con muy pocas calorías, obtenemos grandes cantidades de fibras, gracias a la piel de la manzana, y vitaminas.

La compota de manzana y fresas viene a ser el resultado de una mezcla inesperada pero sumamente deliciosa.

Si bien lo ideal es utilizar la misma cantidad de una fruta y otra, hay quienes optan por utilizar mayor cantidad de una que de otra, con el fin de resaltar más el sabor de su agrado.

La gran ventaja de la mezcla es que, al prepararse con fresas maduras, no hace falta agregar azúcar o, por lo menos, no demasiada. 

A continuación, te presentamos dos formas muy fáciles de preparar tu propia compota de manzana y fresas.

En cuanto a su aprovechamiento, te comentamos que puedes degustarla en tu desayuno, en la cena con un trozo de queso fresco y unas uvas, o bien como merienda.

Compota de manzana y fresas tradicional

Compota de manzana y fresas.

Ingredientes

  • 1 vaso de agua (250 ml).
  • 3 manzanas pequeñas. 
  • 10 fresas maduras grandes.
  • 1 cucharadita de canela (5 g).
  • 1 cucharadita de azúcar moreno (5 g).
  • 2 cucharaditas de zumo de limón (10 ml).
  • Opcional: clavos de olor, anís, nuez moscada.

Preparación

  • Lavamos bien las frutas.
  • Seguidamente, procedemos a pelar las manzanas y a cortarlas en rodajas finas.
  • Retiramos el corazón a las manzanas y desechamos.
  • Cortamos las fresas en trozos medianos.
  • Colocamos las frutas cortadas en un recipiente y las rociamos con el zumo de limón. 
  • Aparte, colocamos una olla con agua a hervir.
  • Una vez alcance su punto de ebullición, agregamos a la olla las manzanas junto con la canela y los ingredientes opcionales seleccionados.
  • Dejamos cocer todo a fuego lento unos 15-20 minutos aproximadamente.
  • Incorporamos las fresas y dejamos cocer la mezcla unos 10 minutos más.
  • Retiramos del fuego y añadimos el azúcar hasta que se disuelva.
  • Retiramos la canela y los clavos de olor.
  • Finalmente, debemos decidir si dejar la compota con los trozos de fruta y el almíbar formado, o procesarlo todo; aunque de ambas formas resulta delicioso.

Compota de manzana y fresas en el microondas

Para elaborar esta compota de manzana y fresas, utilizaremos los mismos ingredientes que en la receta anterior.

Por supuesto, siempre es posible realizar algunas modificaciones para variar un poco el resultado. Por ejemplo, podemos aumentar la cantidad de fresas.

Ingredientes

  • 1 manzana.
  • 1/2 vaso de agua (50 ml).
  • Azúcar moreno (al gusto).
  • 1 taza de fresas (100 g).
  • 1 cucharadita de canela (5 g).
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada (2, 5 g).
  • 2 cucharaditas de zumo de limón (10 ml).
  • Opcional: clavos de olor, anís.

Preparación

  • Lavamos y escurrimos bien las frutas.
  • Pelamos la manzana y la cortamos en rodajas.
  • Cortamos las fresas en trozos medianos y las colocamos en un plato.
  • Rociamos las frutas con unas gotas de limón.
  • En un recipiente apto para microondas, colocamos las frutas cortadas junto con el medio vaso de agua y la canela. Tapamos e introducimos en el microondas durante 6 minutos a 750 W.
  • Una vez finalizado el tiempo, dejamos reposar la mezcla dentro del recipiente tapado durante 2 minutos más.
  • Agregamos el azúcar y removemos varias veces con una cuchara.
  • Llevamos de nuevo la compota al microondas durante 2 minutos más a 750 W.
  • Una vez lista, se deja enfriar a temperatura ambiente y luego se lleva a refrigerar para poder comerla fresca luego.
fresas

Te interesa saber: 10 razones para comer una manzana y ser más saludable

Algunos datos de interés

  • No hay que cortarles el ”rabito” a las fresas hasta después de lavarlas. Si se lo quitamos, le entrará agua y perderán sabor y vitaminas.
  • Si no quieres usar azúcar, el jarabe de agave o la estevia son excelentes sustitutos.
  • Para conservar tu compota de manzana y fresas, te recomendamos que utilices un recipiente de vidrio, hermético y bien esterilizado previamente.
  • Si preparamos la compota con todo y la piel de la manzana, podemos beneficiarnos de una mayor cantidad de fibra y nutrientes de esta fruta que si utilizamos la manzana pelada.
  • El tiempo de duración de la compota desde su momento de preparación es de aproximadamente 5 días.

La presentación para tu compota

La mayoría de las veces, se suele agregar un toque de canela en polvo por encima de la compota, para decorarla. Sin embargo, hay otras opciones.

  • Podemos agregar un punto de crema batida y una hoja de menta por encima. Otra opción es utilizar un toque de yogur natural, sin azúcar.
  • Podemos agregar una o dos fresas sin cortar o una rodaja de manzana.
  • También podemos decorar con frutos secos (enteros o pulverizados) e incluso, copos de cereales.

La compota de manzanas y fresas es excelente para tomar a cualquier hora del día, porque nos aporta muchos nutrientes y tiene muy pocas calorías, lo que ayuda a mantener la línea y contribuye a llevar un estilo de vida más saludable.