Compradores compulsivos, ¿de qué quieren escapar? - Mejor con Salud

Compradores compulsivos, ¿de qué quieren escapar?

Los compradores compulsivos intentan tapar una carencia interna gastando dinero y adquiriendo prendas y objetos que no necesitan. El problema es que ese vacío interior nunca desaparece
compra por internet

Los compradores compulsivos son personas que se lanzan a comprar cosas, muchas de ellas innecesarias, sin tener en cuenta el uso o no que le van a dar.

De esta manera, van acumulando en casa diversos objetos y útiles a los que dejan abandonados, ya que la satisfacción proviene del instante en que se compra, no de lo que posteriormente se hará con lo adquirido.

Lee: 14 extraños y desconocidos trastornos psicológicos

Podemos pensar que los compradores compulsivos son inmaduros y no saben gestionar bien su dinero.

No obstante, lo cierto es que bajo este acto que muchas veces vemos con malos ojos puede estar alguien que sufre mucho.

El sufrimiento encubierto de los compradores compulsivos

compradores compulsivos

Los compradores compulsivos se lanzan a comprar para distraerse. Para llenar su vida, en la que sienten que hay un terrible vacío, o para huir de una situación en la que se notan atrapados.

  • Es un acto que llevan a cabo compulsivamente, sin pensarlo mucho y provocando sentimientos de culpa que llegarán a posteriori.

Porque, sí, los compradores compulsivos saben que comprar de esta forma no les lleva a ninguna parte.

  • Muchos incluso son conscientes de que les ocurre algo cuando ven una cantidad de cosas inútiles a su alrededor y escaso dinero en sus bolsillos.

En ocasiones, esta será una etapa que pasará y quedará en el olvido. No obstante, otras veces, nos encontraremos con una situación que perdura en el tiempo y que camufla un sufrimiento al que no se le está poniendo solución.

Descubre: Si tienes que pedir ayuda, no dudes

¿Qué deberían hacer los compradores compulsivos? Si no son capaces o no quieren pedir ayuda a un profesional, deben bucear en su interior.

Descubrir qué es lo que les ha llevado a adoptar esta actitud y solucionarla. El gran problema es que mirar a lo que duele escuece, y mucho.

Por eso, siempre intentan huir de eso, en este caso, mediante las compras.

¿Eres un comprador compulsivo?

mujer-pensando-en-comprar

Quizás te estés preguntando si alguna vez has sido un comprador compulsivo o si alguien de tu entorno ha padecido este trastorno impulsivo.

Si es así, aquí te dejamos algunos rasgos que caracterizan a las personas que pueden considerarse compradores compulsivos.

1. Compran lo que jamás van a usar

Como ya hemos mencionado, los compradores compulsivos suelen comprar muchas cosas que en realidad no necesitan. Por lo tanto lo normal es que queden olvidadas y nunca lleguen a usarse.

La sociedad de consumo en la que vivimos mediante anuncios, últimos modelos y publicidad que te insta a desear lo que sabes que no vas a necesitar en realidad provoca que los compradores compulsivos se vean abocados a las compras más fácilmente.

Lee: El olvido, ese gran simulacro

2. El gasto de dinero supone una ruina

Al igual que una persona ludópata empieza a gastar su dinero hasta llegar a endeudarse, lo mismo ocurre con los compradores compulsivos.

De hecho, es todo un peligro que tengan entre sus manos una tarjeta de crédito. Pueden adquirir deudas con el banco que después no podrán pagar.

3. Las rebajas son todo un aliciente

mujer-comprando-por-internet

De la misma manera que los anuncios instan al comprador compulsivo a llevar a cabo sus actos, también las rebajas son un peligro, ya que se llegan a gastar grandes cantidades de dinero.

El ahorro que estas suponen no lo es tanto cuando se adquieren muchas prendas, complementos y otros objetos que harán que el precio final suba demasiado, más de lo que se pueden permitir.

Antes de irte no te olvides de Cómo detectar y vencer la baja autoestima en 5 pasos

Los compradores compulsivos, lejos de lo que pueda parecer, tienen una muy baja autoestima. Incluso, en ocasiones, pueden estar sufriendo depresión.

Por eso, es muy importante no pasar por alto los indicios que pueden arrojar luz sobre este trastorno que es casi una conducta autodestructiva.

El comprador compulsivo goza de la compra, pero tras ella su autoestima aún se viene más abajo. Sabe lo que ha hecho, el dinero en su cuenta ha disminuido. No obstante, esta es una conducta impulsiva que no puede evitar.

Estos actos intentan encubrir un dolor muy profundo que hay que tratar de frente. Aunque duela, aunque cueste, es necesario no seguir dándole la espalda.

Todo lo que nos hace sufrir seguirá estando ahí aunque cerremos los ojos para no verlo.