¿Con qué alimentos te puedes lavar los dientes?

Algunos ingredientes pueden llegar a resultar demasiado agresivos con nuestros dientes, por lo que conviene combinarlos con otros y no utilizarlos a diario para evitar rallar el esmalte

¿Sabías que hay alimentos con los que puedes cuidar y limpiar tus dientes?

Es la manera más natural y económica de hacerlo, ya que usas uno o varios ingredientes y evitas los sulfatos y otros añadidos sintéticos que incorporan los dentífricos convencionales y que, a la larga, perjudican y debilitan tu salud bucal.

Descubre en este artículo cuáles son estos alimentos y pruébalos hoy mismo para comprobar su eficacia.

¿Qué pasa con los dentífricos?

Los dentífricos que podemos encontrar hoy en día en las tiendas nos prometen resultados sorprendentes y sabores atractivos. Sin embargo, no nos muestran los ingredientes que contienen y que podrían resultar perjudiciales para nuestra salud, ya que la boca es una puerta de entrada muy sensible en nuestro organismo.

Qué pasa con los dentífricos

Si nos fijamos en la descripción del contenido, veremos componentes como el laurilsulfato de sodio (SLS), el dióxido de titanio, la sacarina y otros compuestos colorantes y saborizantes.

Estos no solamente no son beneficiosos para nuestros dientes sino que, a la larga, pueden resultar incluso dañinos para nuestra salud.

Por este motivo recomendamos elegir dentífricos naturales, libres de estos ingredientes, o bien buscar alternativas todavía más naturales como los alimentos que explicamos a continuación.

Cúrcuma

Cúrcuma

No te preocupes que tus dientes no se van a volver amarillentos, a pesar de que la cúrcuma se use como colorante culinario natural.

Al revés, esta especia medicinal nos va ayudar a desinflamar las encías, calmar dolores de muelas e incluso a limpiar el sarro en profundidad.

Es ideal para aquellas personas que sufren gingivitis y que a menudo les sangran las encías.

Recomendamos usar la cúrcuma (a ser posible, ecológica) una o dos veces por semana.

Pondremos un poco de polvo en el cepillo y nos lavaremos bien los dientes durante, al menos, un minuto. Debemos tener en cuenta que la cúrcuma puede teñir el cepillo de dientes, la toalla, etc.

Ver también: 3 batidos de cúrcuma ricos en antioxidantes, tan deliciosos que no creerás sus beneficios

Estevia

Stevia

Algunos dentífricos naturales ya están incluyendo estevia entre sus ingredientes, gracias a sus excelentes propiedades antibacterianas que combaten el sarro y todo tipo de gérmenes sin dañar el pH de la boca.

Es importante que usemos extracto líquido de estevia pura, que es de un color muy oscuro o negro, y tienen un sabor muy fuerte y dulce parecido al regaliz.

Lo emplearemos como dentífrico líquido, si lo deseamos, a diario.

Bicarbonato de sodio

bicarbonato-de-sodio

El bicarbonato sódico es un producto que todos deberíamos tener siempre a mano, ya que es útil tanto como ingrediente leudante en nuestros postres horneados como un limpiador del cuerpo, pasando por un exfoliante corporal o champú para cabellos grasos.

En este caso lo recomendamos para blanquear los dientes y combatir las inflamaciones y llagas de la boca gracias a sus propiedades alcalinizantes.

El problema del bicarbonato es que puede rallar el esmalte de los dientes, por lo que recomendamos diluirlo en un poco de agua caliente.

Lo podemos usar combinado con alguna de las otras opciones que presentamos, dos veces a la semana.

Te recomendamos leer: Cuáles son los beneficios de tomar agua con bicarbonato de sodio todos los días

Aceite de coco

Aceite de coco

El aceite de coco virgen extra es otro alimento que no debe faltar en nuestra cocina, tanto por sus virtudes en nuestra dieta, por ser una grasa muy beneficiosa, como en la cosmética, ya que es un maravilloso hidratante para la piel y el pelo.

Sus propiedades antibacterianas y su textura cremosa lo convierten en una pasta de dientes ideal que podemos utilizar sola de vez en cuando, o bien combinándola con alguno de los otros alimentos de este artículo.

Su contenido en ácido láurico evita la formación de la caries y la placa dental.

Agua de mar

Agua-de-mar

Aunque suene extraño, el agua marina es uno de los alimentos más remineralizantes que tenemos, ya que no solo es rico en una extensa variedad de minerales, que son precisamente los que nuestro organismo necesita, sino que los contienen en la proporción exacta.

Cuando tenemos dientes sensibles, débiles o con tendencia a sufrir caries, el agua de mar nos va a aportar los nutrientes necesarios para fortalecer la estructura dental y para alcalinizar el pH bucal, que suele estar demasiado ácido.

Podemos usar el agua de mar como enjuague bucal, y evitar así los productos convencionales, que contienen alcohol y otros ingredientes demasiado agresivos.