Con un sorbo de esta mezcla limpiarás tu hígado y rejuvenecerás

Tanto los ácidos grasos del aceite de oliva como los compuestos antioxidantes del limón nos ayudan a regular los niveles de colesterol y triglicéridos y mejoran el funcionamiento cardíaco

El hígado desempeña un papel fundamental en la salud del cuerpo, pues es el responsable de filtrar la sangre para depurarla y extraer esas sustancias tóxicas.

Cuando el hígado tiene dificultades para llevar a cabo sus tareas a causa de la intoxicación, el cuerpo se ve afectado y se desarrollan una serie de trastornos que desmejoran la calidad de vida.

Mantenerlo saludable nos proporciona energías, mejor estado de ánimo y también se ve reflejado en la piel.

Afortunadamente hay una serie de ingredientes naturales que pueden actuar de forma positiva para facilitar su limpieza natural.

Un estudio del Centro de Investigación Biomédica de la Universidad de Granada, concluyó que la grasa acumulada en el hígado por el aceite de oliva es más positiva que otras grasas.

Esta receta de aceite de oliva con limón, cuyas propiedades apoyan la función hepática para mejorar la salud.

Propiedades curativas del aceite de oliva con limón

El aceite de oliva virgen extra se aconseja desde hace mucho como una grasa saludable que se puede incorporar de forma moderada en la dieta.

Su alto contenido de ácidos grasos esenciales, sumado a sus antioxidantes, lo convierten en uno de los alimentos con más beneficios para la salud.

No obstante, muchas personas aún no saben que al combinarse con limón se puede hacer una mezcla con increíbles bondades.

A continuación te explicamos por qué es bueno tomarla.

¿Quieres conocer más? Lee: 5 usos estéticos del aceite de oliva que seguramente no conocías

Para el equilibrio del hígado y la vesícula biliar

Para el equilibrio del hígado y la vesícula biliar

Gracias a sus cualidades depurativas, el aceite de oliva puede ayudar a reducir la intoxicación en el hígado y la vesícula biliar.

Es un excelente aliado cuando hay inflamación y sensación de pesadez, ya que facilita la limpieza de las toxinas que originan este tipo de síntomas.

También puede estimular las digestiones lentas y disminuir la acidez en el cuerpo para prevenir el desarrollo de diversas dolencias.

Ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares

Los ácidos grasos esenciales que aporta el aceite de oliva y los compuestos antioxidantes del limón actúan de forma positiva sobre el sistema cardiovascular al disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos.

Gracias a este importante efecto, su ingesta diaria garantiza un adecuado flujo sanguíneo y un óptimo funcionamiento cardíaco.

El aceite de oliva ayudara a disminuir el riesgo de enfermedades como arterosclerosis, ataques al corazón y accidentes cerebrovasculares.

Cuida la piel, el cabello y las uñas

Cuida la piel, el cabello y las uñas

Por su alto contenido de antioxidantes, el aceite de oliva y el limón actúan como uno de los mejores protectores contra los radicales libres, causa principal del envejecimiento prematuro de la piel y el cabello.

Por otro lado, ambos concentran nutrientes esenciales que fortalecen las uñas frágiles para estimular su crecimiento.

Además, gracias a sus propiedades antisépticas y astringentes, actúa como un tratamiento eficaz contra los problemas cutáneos y la caspa.

No olvides leer: Cómo preparar en casa un gel ecológico de semillas de lino para el cabello

¿Cómo preparar la cura del aceite de oliva con limón?

Cómo preparar la cura del aceite de oliva con limón

Esta cura del aceite de oliva con limón no necesita ningún otro ingrediente. La simple combinación de ambos hace una mezcla saludable y rejuvenecedora.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de zumo de limón (5 ml)
  • 1 cucharada de aceite de oliva extra virgen (16 g)

Instrucciones

  • Todos los días, en ayunas, diluye el zumo de limón en aceite de oliva extra virgen y tómalo de inmediato.
  • Espera, como mínimo, 30 minutos antes de ingerir el desayuno.
  • Para desintoxicar el hígado tómala todos los días, durante un mes seguido.
  • Puedes preparar la misma fórmula para mejorar la digestión y reducir el colesterol.
  • La puedes hacer varias veces al año, en función de tus necesidades.

Si lo deseas aplicar para cuestiones estéticas simplemente tendrás que hacer la misma mezcla, aunque con mayores cantidades dependiendo del uso que le vayas a dar.

Recuerda que solo debes tomar la dosis recomendada, ya que en exceso podría resultar contraproducente.

Finalizado el mes de tratamiento podrás sentir los cambios positivos en tu salud.

A partir de entonces, es importante continuar con una dieta saludable para evitar futuras dificultades en el funcionamiento hepático.