¿Cómo conectar emocionalmente con quienes te rodean?

Para conectar emocionalmente con los demás es fundamental que aprendamos a escuchar y a mirar a los ojos. Muchas veces nuestra timidez hace que nos perdamos conocer a personas extraordinarias

¿Te resulta difícil conectar emocionalmente con quienes te rodean? En ocasiones, no es tan solo con desconocidos, sino también con amigos, familiares, hermanos…

Aunque te resulte difícil, no te preocupes, puedes aprender a conectar emocionalmente con quienes te rodean gracias a las claves que te vamos a dar.

Para ello es importante que analices tu manera de interactuar con los demás.

¿Eres una persona tímida? ¿Te cuesta expresar tus sentimientos? ¿Miras a los ojos? Estos pueden ser factores que pueden estar evitando que conectes emocionalmente con otras personas.

Lee: Cómo expresar nuestras emociones

Escucha y mira con atención

Mujer escuchando

Puede que te haya ocurrido alguna vez que alguien con quien hablabas no te miraba a los ojos. Miraba hacia abajo, hacia arriba, hacia los lados, pero en ningún momento hacía contacto visual contigo.

Esto es terrible en la comunicación y puede que tú hagas lo mismo sin darte cuenta de ello.

La mirada te permitirá conectar emocionalmente con quienes te rodean, pues te sentirás y te sentirán cercano mientras mantienes una conversación con las demás personas.

La mirada puede decir muchas cosas: “te entiendo”, “me interesa lo que me dices”, “estoy empatizando contigo”.

Sin embargo, la mirada no es la única clave, también es fundamental la escucha activa. Pues puede que pongas esto en práctica, pero estás tan concentrado en evitar evadir la mirada de los demás, que te olvidas de escucharlos.

Descubre: La importancia de escuchar: ¿lo hacemos bien?

Escuchar con atención lo que los demás nos dicen y no intervenir a menos que sea nuestro turno nos permitirá conectar emocionalmente con las demás personas.

Estas sentirán que les estamos prestando atención, interés y que estamos empatizando con lo que nos están diciendo.

Las historias de conexión

Historias de conexión

Las historias de conexión son aquellas vivencias nuestras o aquellos puntos en los que coincidimos con las personas a las que acabamos de conocer o que acaban de pasar por lo mismo. Vamos a poner un ejemplo sencillo.

Imaginemos que estamos asistiendo a clases de inglés y aún no conocemos a nadie. De repente, una persona se sienta a nuestro lado. Lleva una libreta pequeña que pone “poemas”.

Nos llama la atención y lejos de quedarnos callados le decimos: “¡qué interesante! ¿Escribes poesía?”. La otra persona dice que “sí” y nosotros le comentamos que tenemos un blog de poesía.

Ya está, ha surgido una historia de conexión que nos llevará al deseo de conocer más cosas del otro, ver en qué más puntos se coincide y puede que se inicie una bonita amistad. Las historias de conexión son muy importantes.

Lee: 10 tips para mejorar tus habilidades sociales

Por eso, para conectar emocionalmente con quienes te rodean no tengas miedo a expresar lo que piensas. Según el ejemplo anterior, uno podría callarse y no decir nada al ver la libreta. ¡Pero se estaría perdiendo una gran oportunidad!

Comunicarnos con los demás, enfrentarnos a nuestra timidez y nuestros miedos, mirar a los ojos y escuchar de forma atenta son grandes claves que nos permitirán conectar con personas maravillosas con las que establecer lazos muy fuertes.

No juzgues de manera apresurada

Mujer juzgando

Quizás, el hecho de que no seas capaz de conectar emocionalmente con quienes te rodean no sean las cuestiones ya mencionadas, sino que juzgas de manera rápida a los demás.

Para esto, es importante estar abierto a conocer a las personas por cómo son, no por cómo crees que son.

A veces nos montamos unas historias en nuestra cabeza fruto de experiencias vividas o generalizaciones varias que no hacen más que perjudicarnos cuando queremos conocer gente nueva. Por eso, seamos conscientes de estos juicios y tirémoslos a la basura.

Seguro que cada uno de nosotros tiene alguna experiencia en la que juzgó demasiado rápido a alguien y después se arrepintió porque la realidad le demostró que la otra persona era todo lo contrario.

Tomémosla como referencia para no incurrir en el mismo tipo de error.

Antes de irte no te pierdas: A quien juzgue mi camino le presto mis zapatos

¿Eres capaz de conectar emocionalmente con quienes te rodean? ¿Cuál es aquel factor que te influye para no hacerlo?

Por ejemplo, si no eres capaz de mirar a los ojos puede que sea porque sientas vergüenza o timidez. Si no escuchas, puede que sea porque menosprecias la importancia que tiene lo que te cuentan los demás.

No tenemos que echarnos ninguna culpa encima por lo que podamos descubrir sobre nuestra actitud. Ser conscientes es lo que nos permitirá ponerle solución, ser como queremos ser y conectar emocionalmente con los demás.

Porque hay muchas personas maravillosas que merecemos conocer.