¿Se puede congelar el brócoli? Consejos y recomendaciones

21 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias
A continuación, te vamos a enseñar cómo congelar el brócoli para conservar este vegetal durante el mayor tiempo posible sin que su calidad se vea afectada. Sigue leyendo para enterarte.

Las crucíferas son de los vegetales más saludables que existen. Contienen fibra y un buena cantidad de antioxidantes y de flavonoides beneficiosos para la salud del organismo. En concreto, queremos hablarte de uno de ellos y responder a una pregunta habitual: ¿se puede congelar el brócoli?

El brócoli es un alimento amado y no tanto a partes iguales; hay quienes lo encuentran sabroso y otros que lo consideran poco apetitoso. Contiene nutrientes esenciales para el ser humano, pero también un fuerte sabor que no complace a todo el mundo. Una de sus ventajas es la capacidad de conservación, además de ser un producto que está disponible durante gran parte del año en el supermercado.

¿Cuánto dura el brócoli fresco?

Quizás todavía no lo sepas, pero la ingesta regular de brócoli se ha asociado con un menor riesgo de desarrollar inflamación a nivel pulmonar, según un estudio publicado en la revista The Journal of Allergy and Clinical Immunology. La buena noticia es que este alimento se puede comprar fresco en casi cualquier supermercado y conservarse un tiempo en el frigorífico.

En concreto, es posible mantenerlo bajo refrigeración durante un periodo de 14 días si se guarda en crudo. En el caso de cocinarlo primero, su vida útil se reduce hasta los 9 días. De todos modos, cabe destacar que se debe conservar de manera adecuada; en la medida de lo posible, tapado.

Ensalada de brócoli.
El brócoli es un vegetal con muchas propiedades, pero no todos lo encuentran sabroso.

Para saber más: ¿Conservar los huevos dentro o fuera de la nevera?

¿Cómo conservar el brócoli de forma adecuada?

Para maximizar la duración de este vegetal es importante mantener unos cuidados simples a la hora de conservarlo en condiciones de refrigeración. Por lo general, se compra la crucífera envuelta en un plástico o un papel film. Es aconsejable no retirarlo hasta el momento de su consumo, ya que de este modo se reduciría su vida útil.

Si ya se ha abierto el envase, lo mejor es introducir el brócoli sobrante en un recipiente y taparlo, para limitar su contacto con el aire. Acto seguido, se puede volver a introducir en la nevera para continuar con su conservación.

De este modo no se oxidarán los flanovoides que contiene en su haber. Dichos nutrientes han demostrado ser eficaces en la prevención de varias patologías complejas. Se los ha asociado, incluso, con la disminución del daño celular por envejecimiento y, por ende, el enlentecimiento de los procesos de desarrollo oncológico.

¿Es posible conservar el brócoli cocido?

Como hemos comentado, se puede volver a conservar el brócoli tras su cocinado. Para ello, es importante mantener el alimento en un recipiente cerrado y en condiciones de refrigeración. De este modo, puede aguantar hasta un máximo de 9 días, aunque hay que tener en cuenta que, según pasa el tiempo, sus características organolépticas se deterioran.

Por ello, te recomendamos que lo consumas una vez cocido o que, en su lugar, utilices el vegetal en los 2 o 3 días posteriores. Así podrás disfrutar de todo su sabor.

¿Cómo congelar el brócoli?

Para congelar el brócoli de manera adecuada es necesario seguir un procedimiento concreto:

  • En primer lugar, quita las hojas que lo rodean.
  • Acto seguido, debes introducir la crucífera en un recipiente con agua fría y sal.
  • Más adelante puedes proceder a desmenuzar el alimento en las porciones que consideres adecuadas.
  • Lo siguiente que debes hacer es hervirlo. Cocínalo durante 3 minutos una vez que el agua haya alcanzado el punto de ebullición. Pero no más, de lo contrario se perderán sus nutrientes y vitaminas.
  • Una vez superado el proceso de cocción, es necesario volcar el brócoli a un recipiente con agua fría para bajar la temperatura del alimento.
  • Por último, se puede introducir el vegetal en el congelador, bien en recipientes herméticos o sino en bolsas de congelación.

Recuerda que a la hora de utilizar el vegetal no hará falta que pase por un proceso de descongelación. Lo adecuado es introducirlo directamente en una olla con agua o en la sartén, para terminar su cocinado.

También debes saber que el brócoli dura en el congelador entre 9 meses y 1 año. A partir de aquí sus propiedades se empiezan a disipar y su sabor se ve afectado.

Tazón de brócoli.
Congelado, el brócoli puede durar hasta un año.

No dejes de leer: 9 consejos para comprar y almacenar pollo

Congelar el brócoli para introducirlo en la dieta con frecuencia

Las crucíferas son vegetales con propiedades nutricionales beneficiosas para la salud humana. El brócoli, en concreto, destaca por encima de los demás representantes de esta familia. Por este motivo, te animamos a que lo introduzcas con asiduidad en la dieta. Existen muchas formas distintas de prepararlo.

No olvides que se puede congelar el brócoli, aunque es necesario cocinarlo primero. Una vez introducido en el congelador, ya no hará falta que pase por un proceso de descongelado para su uso, sino que se introducirá en el recipiente donde se cocinará de forma directa.

Se trata de una crucífera que puedes encontrar fresca durante todo el año en el supermercado, pero que congelada soporta hasta 12 meses más. Tal es así, que no tienes excusa para asegurarte provisión en casa.

  • Sudini K., Diette GB., Breysse PN., McCormack MC., et al., A randomized controlled trial of the effect of broccoli sprouts on antioxidant gene expression and airway inflammation in asthmatics. J Allergy Clin Immunol Pract, 2016. 4 (5): 932-40.
  • Vanduchova A., Anzenbacher P., Anzenbacherova E., Isothiocyanate from broccoli, sulforaphane, and its properties. J Med Food, 2019. 22 (2): 121-126.
  • Gonzalo, JC Rivas, and M. García Alonso. "Flavonoides en alimentos vegetales: estructura y actividad antioxidante." Alimentación Nutrición y Salud 9.2 (2002): 31-38.