Conoce las buenas posturas para el trabajo

Aunque al principio nos pueda costar adoptarlas, aprender a mantener buenas posturas durante nuestra jornada de trabajo nos puede ayudar a prevenir dolores y contracturas, además de favorecer nuestra productividad

Muchos puestos de trabajo requieren que los trabajadores pasen mucho tiempo sentados.

Esto, en un principio, parece muy cómodo, pero nuestro cuerpo se resiente, sobre todo si no tenemos una buena postura. Hoy descubriremos las buenas posturas para el trabajo que nos evitarán muchas contracturas y dolores.

Eso sí, no nos vamos a olvidar de las buenas posturas para el trabajo en el caso de que se trabaje de pie. Pues hay trabajos que requieren estar parados durante mucho tiempo y aquí también hay que tener en cuenta la postura. Vamos a verlo.

Las buenas posturas para el trabajo sentado

Antes de empezar a descubrir cuáles son las buenas posturas para el trabajo, tenemos que incidir en algo muy importante si trabajamos sentados.

Esto es que la silla donde estemos situados sea de la mejor calidad posible y cuente con respaldo. Cuanto mejor sea, menos sufriremos trabajando sentados.

Lee: Ejercicios fáciles para hacer en el trabajo

1. Mantenernos lo más rectos posibles

Mala postura corporal

Cuando estamos sentados trabajando muchas horas es posible que nuestros hombros vayan cayendo hacia adelante y que nuestra espalda empiece a curvarse.

Esto puede hacer que nos sintamos incómodos y, con el tiempo, doloridos.

Descubre: Consejos para dominar la pereza y ser más activo

  • Por eso, hay que comprobar si el motivo de esta mala postura es el cansancio o que el nivel de la mesa no es el adecuado.
  • Seguro que alguna vez hemos trabajado en una mesa muy baja y nos encorvábamos sin ser conscientes.

¿Qué soluciones hay para esto? Una silla regulable puede ayudarnos o, en el caso de que trabajemos con un ordenador, hacer uso de una plataforma para elevar la pantalla y que nos quede a una altura óptima.

2. Los brazos a 90 grados

Tensión en la muñeca

Para saber si estamos en una postura adecuada, tenemos que comprobar que nuestros brazos y antebrazos se encuentran en un ángulo de 90 grados. En ocasiones, esto puede ser aproximado.

¿Por qué es importante prestar atención a los brazos? Porque si no se encuentran en esta posición que les permita acceder con facilidad al teclado del ordenador, por ejemplo, puede existir tensión en los hombros.

Puede que durante unos minutos no notemos ninguna molestia. Sin embargo, cuando las horas vayan pasando, esto se irá haciendo más notorio, hasta el punto de que pueda derivar en una contractura.

También, una buena postura en los brazos ayudará a que nuestras muñecas estén mejor posicionadas. En el caso de que necesitemos hacer uso de un ratón una buena postura en los brazos permitirá liberar tensión en esta parte del cuerpo.

3. El monitor a la altura de los ojos

Para adoptar buenas posturas para el trabajo que realizamos sentados, tenemos que prestar atención a la altura del monitor.

Aunque nos mantengamos en una buena postura y prestemos atención a la posición de los brazos, si el monitor hace que bajemos demasiado la cabeza, esto puede dañar nuestras cervicales.

Lee: Rutina de ejercicios para fortalecer cervicales

Esto suele pasar cuando tenemos un portátil o un monitor demasiado bajo. Cuando trabajamos en él, inevitablemente, con todo lo anterior correcto, tendremos que bajar la cabeza y dirigir nuestra mirada hacia abajo. Esta postura no es la correcta.

Nuestras cervicales y nuestro cuello van a tener mucha tensión, y nos daremos cuenta de ello cuando necesitemos estirar el cuello a los lados y mover nuestros hombros para liberarla.

El monitor debe estar a la altura de nuestros ojos. Esto ayudará  a mantener la postura recta de la que hablábamos en el primer punto.

4. Ayudarnos de diversos objetos

Mujer trabajando

Hay diversos objetos que nos pueden ayudar a realizar nuestro trabajo de una manera más cómoda. Existen los reposapiés, los reposabrazos, soportes para monitores, cojines ergonómicos para sillas de oficina…

  • En definitiva, estos productos nos ayudan a corregir nuestra postura y nos permiten trabajar de una manera más cómoda.
  • No obstante, no olvidemos todo lo anteriormente mencionado, pues ahí reside la clave para evitar dolores en nuestro cuerpo.

Una buena postura de pie

Hemos hablado de las diferentes características que deben tener las buenas posturas en el trabajo que se realiza sentado ¿pero qué pasa de pie? Aquí te dejamos algunas claves:

  • Nunca se debe recoger un objeto del suelo doblando la espalda. Siempre se deben flexionar las piernas manteniendo una postura recta.
  • Cambiar el peso del cuerpo de una pierna a otra si estamos mucho tiempo quietos de pie. Debemos intentar movernos lo máximo que nos sea posible.
  • Nuestro cuerpo debería estar alineado, no encorvado, ni con la pelvis demasiado hacia atrás o hacia adelante. Esto podría perjudicar a nuestra espalda.

Descubre: Ejercicios y consejos para aliviar el dolor de cuello y espalda

¿Has sufrido problemas debido a una mala postura en tu trabajo? Te animamos, entonces, a que incorpores estas recomendaciones para evitar contracturas y que así puedas centrarte mejor en tu trabajo.

Te puede gustar