Conoce cómo limpiar cada tipo de zapato

Los zapatos son un componente fundamental del atuendo de toda persona. ¿Qué mejor que lucir un calzado reluciente cada día? Te contamos algunos secretos para lograrlo.

Más allá de su calidad, el cuidado de los zapatos resulta fundamental para que estos duren por varios años. ¿Deseas saber qué requerimientos tiene cada uno según su material? A continuación, te ofrecemos algunos consejos para limpiar cada tipo de zapato.

¿De qué manera limpiar cada tipo de zapato?

1. Zapatos de cuero

Es una pregunta muy común entre quienes poseen este tipo de calzado, que se distingue por su elegancia y durabilidad. El zapato de cuero es una de las opciones predilectas de muchísima gente; resulta elemental saber qué cuidados debemos tener con ellos.

Los primeros pasos de este proceso de limpieza serán limpiar los cordones y pasar un cepillo suave por todo el calzado. Así, quitarás las partículas de suciedad que obstruyen el método de limpieza.

Después, debes colocar dos tazas de agua a temperatura ambiente en un recipiente y agregar una cantidad considerable de detergente neutro. Con un trapo ligeramente mojado, limpia el zapato con esta preparación.

Finalmente, enjuaga otro paño solo con agua y, tras pasarlo, seca el zapato con otro totalmente seco. En último lugar, puedes pulir el zapato para darle un toque de brillo final y dejarlo como si fuera nuevo.

Lee también: 11 curiosos trucos para conservar por más tiempo tu ropa y zapatos

2. Zapatos de gamuza

A la hora de consultar cómo limpiar cada tipo de zapato, sin dudas la gamuza es el material que plantea más incertidumbres. Se trata de un elemento muy suave y distinguido para el calzado, pero su limpieza puede ser un verdadero dolor de cabeza si no contamos con la información adecuada.

Estos zapatos requieren un cepillado diario. Importante: hazlo con un cepillo suave y siempre en el mismo sentido. Asimismo, los protectores de gamuza son muy efectivos para conservar el buen estado de este calzado.

Para remover la suciedad más profunda, puedes pasar ese mismo cepillo con un poco más de fuerza. Si se han manchado con lodo, en tanto, un buen truco es ponerlos al sol hasta que se sequen y luego frotar con una toalla o un cepillo para gamuza.

Hombre limpiando sus zapatos.

¿Hay una mancha que amenaza con no irse? Intenta quitarla pasando una goma de borrar por encima; este truco suele funcionar. También hay una opción más específica para esto: los borradores de gamuza.

Finalmente, si se han manchado con agua y la sombra no se va, puedes mojar el zapato por completo con un paño mojado. Luego, coloca papel u otro material en el interior para preserva su forma y déjalos secar al sol. Una vez que la humedad se haya ido, podrás limpiarlos con el proceso que comentamos antes.

3. Zapatos de lona

En primer lugar, para remover el polvo, puedes usar un elemento tan simple como un cepillo de dientes viejo. Para la suela, que suele mancharse un poco más, sobre todo en colores claros, puedes usar una mezcla de bicarbonato con agua y cepillar.

Además, también tienes la posibilidad de meterlos al lavarropas para un lavado con agua fría. Si lo haces, déjalas secar al sol para que no se vean afectadas por los restos de humedad.

Por otra parte, no podemos olvidarnos de los cordones. Para limpiarlos, prepara en un recipiente dos tazas de agua tibia con una cucharadita de lavaplatos y déjalos remojando.

Esta combinación también puede servir para los zapatos si la aplicas con un cepillo suave. Después de hacerlo, tendrás que enjuagar con agua fría, escurrirlos y dejarlos secar con algo dentro para que no se deformen.

Te puede interesar: 8 errores que cometemos a la hora de elegir calzado de verano

4. Zapatillas deportivas

Se trata de un calzado que usamos cotidianamente. ¿Cómo no vamos a hablar de su limpieza? Debido a sus características, estas ofrecen algunas posibilidades más.

Primero, y como hemos hecho antes, deja los cordones en remojo en agua con detergente. Después, aplica la misma mezcla sobre un trapo y limpia las zapatillas con él.

En estos casos, no es aconsejable utilizar cepillo, salvo en las áreas blancas; el dentífrico te ayudará a darle aún más blancura a este calzado. El último paso, como siempre, será dejarlas secar al sol el tiempo que sea necesario.

La vaselina sirve para limpiar los zapatos.

5. Zapatos de charol

Aunque no sean los más usados, los de charol no pueden quedarse afuera a la hora de hablar de cómo limpiar cada tipo de zapato. Muchos recomiendan usar limpiavidrios con un paño seco para limpiarlos; para las manchas, en tanto, un algodón con vaselina o cera para muebles ha probado ser efectivo. Además, estos productos sirven para devolver el brillo al calzado.

También es posible usar vinagre para estos fines, sobre todo cuando están muy sucios. Simplemente humedece la gamuza con este producto y frota con cuidado; no olvides que se trata de un ácido. El alcohol es otro elemento útil para remover las manchas.

Siempre encontrarás una técnica adecuada para limpiar cada tipo de zapato. A la hora de dejarlos relucientes, es fundamental contar con los conocimientos básicos para no arruinar nuestro calzado favorito.