Conoce cuál es tu tipo de piel

Sea cual sea tu tipo de piel, es muy importante que a diario la limpies y apliques una crema que se adapte a su características particulares

El tipo de piel de cada persona está determinado por genética. Conocer tu tipo de piel es necesario para elegir el tratamiento apropiado que tu cutis necesita y así mejorar su aspecto y retrasar el proceso de envejecimiento.

En términos generales, se pueden distinguir cinco tipos básicos  de piel: normal, seca, grasa, mixta y sensible. Cada uno de ellos posee unas características particulares, que requieren un tratamiento específico.

Conoce cuál es tu tipo de piel

Piel normal

La piel del rostro no revela ningún tipo de problema; es una piel elástica y flexible que se muestra suave y tersa, con una buena circulación y un aspecto saludable.

Para mantener la piel bonita, es necesario encontrar un ritual adecuado para el cuidado de la piel, como son la limpieza, tonificación e hidratación por la mañana y por la noche. También usar un protector solar. Son cuidados que  ayudarán a mantener la piel en buenas condiciones.

Tipo de piel

Piel seca

La piel seca puede desarrollar con facilidad arrugas y poros abiertos. Además, es muy propensa a padecer irritación y envejecimiento prematuro; la piel se siente escamosa y tirante. Por tanto, para que la piel seca se mantenga joven, es necesario un cuidado minucioso y regular de la piel.

Además, utiliza hidratantes naturales, como el aceite de coco o la manteca de karité. Usa limpiadores de la piel que no contengan alcoholes. Por último, incluye en tu rutina diaria exfoliantes suaves y lleva una dieta adecuada y equilibrada para que tu piel se mantenga nutrida.

Piel grasa

La piel grasa tiene tendencia a la aparición de grasa en la zona T y en el área de las mejillas; es una piel gruesa y brillante, con tendencia a la aparición de poros dilatados, puntos negros y acné.

El envejecimiento es más lento que en otro tipo de pieles. Aunque no es una piel propensa a las arrugas, es importante llevar una limpieza cuidadosa a diario para mejorar el aspecto de la piel.

Además, es importante mantener la piel limpia para evitar que se obstruyan los poros. También evitar los productos ásperos que fomentan la descamación; utiliza productos que disuelvan la grasa y mantengan la piel sin brillos.

Mascarilla para cada tipo de piel

Piel mixta

La piel mixta posee parches de los dos tipos de piel, grasa y seca, en zonas determinadas del rostro; tiene zonas grasas en la nariz y la frente y en las zonas de alrededor de los ojos y en las mejillas, son secas.

Limpia las zonas grasas de forma minuciosa y frecuente para arrastrar el exceso de grasa. En cambio, las zonas secas deben de ser tratadas con cremas hidratantes que contengan ingredientes naturales.

Piel sensible

Por último, la piel sensible, además de sentirse tirante y en ocasiones inflamada, se irrita con facilidad y suele ser seca. Este tipo de piel suele desarrollar áreas rojizas y escamosas que pueden producir picor, con tendencia a la rotura.

Es un tipo de piel muy frágil y problemático que necesita una atención y unos cuidados especiales. Aunque es importante realizar un estudio personalizado de la piel, se requieren productos naturales, libres de alcoholes y de perfumes.