Conoce cuál es tu tipo de piel

2 marzo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la médica Karla Henríquez
Sea cual sea tu tipo de piel, es muy importante que a diario la limpies y apliques una crema que se adapte a su características particulares

El tipo de piel de cada persona está determinado por la genética. Conocer tu tipo de piel es necesario para elegir el tratamiento apropiado que tu cutis necesita y así mejorar su aspecto y retrasar el proceso de envejecimiento.

En términos generales, se pueden distinguir cinco tipos básicos de piel: normal, seca, grasa, mixta y sensible. Cada uno de ellos posee unas características particulares, que requieren un tratamiento específico.

Además, en caso de presentar algún tipo de problema, como, por ejemplo acné o eccema, es necesario que sea el dermatólogo quien recomiende el tratamiento más oportuno en cada caso.

Conoce cuál es tu tipo de piel

Piel normal

La piel del rostro no revela ningún tipo de problema; es una piel elástica y flexible que se muestra suave y tersa, con una buena circulación y un aspecto saludable.

Para mantener la piel bonita, es necesario encontrar un ritual adecuado para el cuidado de la piel, como son la limpieza, tonificación e hidratación por la mañana y por la noche. También usar un protector solar. Son cuidados que  ayudarán a mantener la piel en buenas condiciones.

Masaje de cara de una chica

No te pierdas: 7 errores que debes evitar para cuidar tu piel

Piel seca

La piel seca puede desarrollar con facilidad arrugas y poros abiertos. Además, es muy propensa a padecer irritación y envejecimiento prematuro; la piel se siente escamosa y tirante. Por tanto, para que la piel seca se mantenga joven, es necesario un cuidado minucioso y regular de la piel.

Además, utiliza hidratantes naturales, como el aceite de coco o la manteca de karité. Usa limpiadores de la piel que no contengan alcoholes. Por último, incluye en tu rutina diaria exfoliantes suaves y lleva una dieta adecuada y equilibrada para que tu piel se mantenga nutrida.

Piel grasa

La piel grasa tiene tendencia a la aparición de grasa en la zona T y en el área de las mejillas; es una piel gruesa y brillante, con tendencia a la aparición de poros dilatados, puntos negros y acné.

El envejecimiento es más lento que en otro tipo de pieles. Aunque no es una piel propensa a las arrugas, es importante llevar una limpieza cuidadosa a diario para mejorar el aspecto de la piel.

Además, es importante mantener la piel limpia para evitar que se obstruyan los poros. También evitar los productos ásperos que fomentan la descamación; utiliza productos que disuelvan la grasa y mantengan la piel sin brillos.

Mascarilla para cada tipo de piel

Lee también: Jabón de romero para la piel grasa

Piel mixta

La piel mixta posee una mezcla de los dos tipos de piel: grasa y seca, en zonas determinadas del rostro. La nariz y la frente son grasas, mientras que la zona de alrededor de los ojos y las mejillas es seca.

Limpia las zonas grasas de forma minuciosa y frecuente para arrastrar el exceso de grasa. En cambio, las zonas secas deben de ser tratadas con cremas hidratantes que contengan ingredientes naturales.

Piel sensible

Por último, la piel sensible, además de sentirse tirante y en ocasiones inflamada, se irrita con facilidad y suele ser seca. Este tipo de piel suele desarrollar áreas rojizas y escamosas que pueden producir picor, con tendencia a la rotura.

Es un tipo de piel muy frágil y problemático que necesita una atención y unos cuidados especiales. Por ello, se recomienda acudir a un dermatólogo para que recomiende el tratamiento más oportuno. Es importante realizar un estudio personalizado de la piel, se requieren productos naturales, libres de alcoholes y de perfumes.

¿Has identificado tu tipo de piel? Como lo acabas de notar, cada tipo de piel tiene ciertas características que se deben tener en cuenta a la hora de brindarle cuidados o tratamientos.

Ignorar este detalle puede ser contraproducente, ya que el pH y la hidratación pueden resultar afectados. Tenlo en cuenta a partir de ahora para asegurar una buena rutina de belleza.

  • Baumann, L. (2008). Understanding and Treating Various Skin Types: The Baumann Skin Type Indicator. Dermatologic Clinics. https://doi.org/10.1016/j.det.2008.03.007
  • Makrantonaki E, Bekou V, Zouboulis CC. Genetics and skin aging. Dermato-Endocrinology. 2012.
  • Trumble, T. N., & Southwood, L. L. (2014). Skin. In Equine Emergency and Critical Care Medicine. https://doi.org/10.1201/b17486
  • Hashizume, H. (2004). Skin aging and dry skin. Journal of Dermatology. https://doi.org/10.1111/j.1346-8138.2004.tb00565.x
  • Wan, D. C., Wong, V. W., Longaker, M. T., Yang, G. P., & Wei, F. C. (2014). Moisturizing different racial skin types. Journal of Clinical and Aesthetic Dermatology.
  • Misery L, Jourdan E, Huet F, Brenaut E, Cadars B, Virassamynaïk S, et al. Sensitive skin in France: a study on prevalence, relationship with age and skin type and impact on quality of life. J Eur Acad Dermatology Venereol. 2018;
  • Siddappa K. Dry skin conditions, eczema and emollients in their management. Indian J Dermatol Venereol Leprol. 2003;
  • Endly DC, Miller RA. Oily Skin: A review of treatment Options. Journal of Clinical and Aesthetic Dermatology. 2017.