Conoce estas 5 poses de yoga si no eres muy flexible

¿No eres muy flexible? Gracias al yoga podrás mejorar tu flexibilidad de manera progresiva, adaptada a tus posibilidades y sin sufrir en el intento

Existen muchas personas que son muy poco flexibles. Esto les provoca dolores musculares y articulares, así como una gran frustración a la hora de estirar o poner en práctica alguna postura. Por eso, hoy descubrirás 5 poses de yoga si no eres muy flexible que te ayudarán a sentirte mejor.

El yoga no solo es una práctica que aporta bienestar a nivel mental, sino que nos permite mejorar nuestra condición física. Sin embargo, si tenemos una elasticidad bastante reducida, esto no significa que no podamos practicar yoga. Todo lo contrario. Existen posturas aptas para nosotros.

5 poses de yoga si no eres muy flexible

Algunas de las poses de yoga si no eres muy flexible que vamos a ver te ayudarán, con el tiempo, a mejorar tu flexibilidad. No obstante, debes tener paciencia y ser constante. Eso sí, te recomendamos que no fuerces el cuerpo demasiado. Esto podría lesionarte.

1. Postura del niño

Esta es una de las primeras poses de yoga si no eres muy flexible que te van a encantar. Suele realizarse al final de una sesión de yoga, para relajar los músculos.

Esta postura, que también se conoce como Balasana, es muy importante. Estira las caderas, los muslos y los tobillos, al mismo tiempo que disminuye el dolor de espalda. Muchas personas la realizan después de hacer la postura del pino para, también, relajar las cervicales.

Poses de yoga si no eres muy flexible

2. Perro boca abajo

Esta segunda de las poses de yoga si no eres muy flexible puede ser algo incómoda al principio. La manera de realizarla es creando una montaña con el cuerpo, estirando los brazos y las piernas, mientras la cabeza queda entre nuestros brazos.

Lo ideal en esta postura es que los pies queden completamente apoyados contra el suelo. Si no eres muy flexible, serás incapaz de hacer esto en un principio y tendrás que levantar, de manera obligada, los talones.

Sin embargo, no te preocupes. Con la práctica y el tiempo, conseguirás ir bajando los talones hasta que tus pies toquen el suelo. Esta postura favorece la circulación sanguínea y estira el cuerpo. Es ideal para la parte del calentamiento.

3. Puente

Esta postura también puede ser algo difícil de realizar de manera correcta si eres muy poco flexible. Pero, al igual que la anterior, con el tiempo sabrás hacerla mucho mejor beneficiándote así de todas sus ventajas.

  • Tumbados boca arriba, vamos a elevar los glúteos lo más arriba que podamos.
  • Los pies tienen que estar completamente apoyados en el suelo y los brazos deben de estar estirados a lo largo de nuestro cuerpo, con las manos entrelazadas.

Esta postura de yoga ayuda a estimular los órganos de la cavidad abdominal, además de mejorar la digestión. Es una de las poses más importantes para las mujeres, ya que ayuda a aliviar los dolores menstruales.

4. Postura de la media paloma

mujer practicando yoga

Esta cuarta de las poses de yoga si no eres muy flexible es ideal para, al igual que las anteriores posturas, mejorar tu elasticidad con el tiempo. En el caso de que sea muy difícil llevarla a cabo, puede ayudarte de algún soporte que te lo facilite.

Esta pose de yoga mejora la postura corporal y la alineación. Además, si tenemos problemas de ciática nos ayudará a aliviar un poco el dolor.

5. Flexión de pie hacia el suelo

La última de las poses de yoga si no eres muy flexible que puedes hacer es la que se conoce como Uttanasana.

  • Para realizarla nos pondremos en pie, con los pies bien enraizados en el suelo e intentaremos, primero, tocar con nuestras manos los pies.
  • Si somos muy poco flexibles, no lograremos llegar a los pies, pero no importa. Nos quedaremos a la altura a la que consigamos llegar y sujetaremos las piernas por detrás.
  • El objetivo es que logremos pegar el cuerpo lo máximo posible a las piernas y tocar con ellas la cabeza.

Todas estas poses de yoga nos permitirán mejorar la elasticidad. Algunas de ellas, mucho más que otras. Hay algunas posturas que nos resultarán muy fáciles. Esto es positivo. Nos ayudará a tener confianza en nosotros mismos para poder seguir avanzando con otras.

¿Eres una persona muy poco flexible? ¿Has visto avances practicando yoga? Te animamos a que no desistas, pues con el tiempo lograrás adquirir más elasticidad. Tan solo necesitas constancia y mucha paciencia.