Conoce lo importante que es realizar ejercicio constante

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Fabián Ávila el 8 diciembre, 2018
El ejercicio constante no solo nos ayuda a mantenernos en buena forma física, sino que incluso puede ayudarnos a sentirnos mejor y aumentar nuestra calidad de vida

Hay muchas personas que tan solo realizan ejercicio físico cuando tienen algún objetivo en mente. Por ejemplo, aprobar unas oposiciones para ser bombero o perder esos kilos de más para el verano. No obstante, se pierden los beneficios de realizar ejercicio constante.

¿De qué sirve perder esos kilos de más para el verano si, después, volveremos a tenerlos? ¿Por qué esforzarse tanto para aprobar unas oposiciones si no vamos a preocuparnos más por mantenernos en forma? Todo el tiempo y el esfuerzo dedicados no servirán para nada.

Realizar ejercicio constante tiene beneficios a largo plazo

Realizar ejercicio constante tiene una serie de beneficios que no se pueden apreciar en el corto plazo. Por ejemplo, si deseamos ganar masa muscular o tonificar nuestro cuerpo, esto nos llevará un determinado tiempo.

Sin embargo, el ejercicio constante no solo nos aporta beneficios a nivel estético. Con el tiempo, esa ganancia de masa o esa tonificación de nuestro cuerpo pueden hacer que nos encontremos más saludables y seamos más resistentes.

También puedes te puede interesar: 8 ejercicios recomendados para tonificar tu cuerpo en casa

También es posible que las rodillas nos duelan menos. Incluso puede que hayamos conseguido corregir nuestra postura corporal o que nos agotemos menos haciendo nuestras labores cotidianas. Para cada persona, los beneficios de los que sacará un mayor partido serán diferentes.

Mujer realizando abdominales

No solo es una cuestión física, sino también mental

A pesar de todo lo anteriormente mencionado, hay algo que aún no hemos comentado: los beneficios del ejercicio para nuestra salud psicológica o mental. Pues, ¿quién no ha sufrido estrés o ha estado al borde de la depresión?

El ejercicio nos permite liberar oxitocina. Esta hormona puede ayudarnos a sentirnos bien, tener un mayor bienestar y estar más felices. Por eso, cuando estamos pasando por un momento difícil una de las cosas que podemos hacer es ejercicio.

Tener una mente saludable y preocuparnos por ello también tendrá su repercusión en nuestro bienestar en general. Pues, recordemos que nuestras emociones a veces se somatizan en nuestro cuerpoAsí que, para ayudarnos a evitar esto, podemos hacer ejercicio constante.

También puede interesarte: Una caminata diaria para mantener la forma física

Una vida activa mejora la calidad de vida

A estas alturas ya nos hemos dado cuenta de todo lo positivo que tiene hacer ejercicio constante. No solo nos ayudará a tener una mejor forma física, sino que nos permitirá sentirnos mejor en nuestro día a día.

Además, el ejercicio constante y prolongado también nos ayudará en otras facetas de nuestra vida. Por ejemplo, nos permitirá ser más organizados, más resilientes. Además, puede ayudarnos a tener una mayor motivación y a sentirnos empujados a comer más sano.

Algunos objetos para practicar deporte

Asimismo, el ejercicio constante tiene un beneficio que muchas personas desconocen y es que puede aumentar la esperanza de vida. Ahora bien, para que esto surta en verdad efecto, es necesario que el ejercicio forme parte de nuestras actividades diarias. Además, también debemos combinarlo con otros aspectos, como una dieta equilibrada.

El ejercicio no sabe de excusas

Es normal que si estamos pasando por una gripe no tengamos ganas de hacer ejercicio. Es más, incluso puede resultar dañino. En ocasiones, el cuerpo necesita reposo y descansar completamente.

No obstante, muchas más veces de las que creemos nos ponemos excusas. ¿Estás de vacaciones? No importa. ¿Acaso no hay gimnasio en tu hotel o no puedes salir a correr un rato por la mañana o la noche? Las personas que realizan ejercicio constante no saben de excusas. Allá donde vayan, si se encuentran bien, harán su rutina de ejercicios.

De igual manera, si nos sentimos tristes o decaídos, podemos no tener ganas de hacer ejercicio. Sin embargo, como bien hemos visto, este es un gran aliado para hacernos mejorar nuestro estado de ánimo.

Pensemos en todos los beneficios que conlleva hacer ejercicio de forma constante. Podemos apuntarnos a un gimnasio si nuestra fuerza de voluntad es un poco baja. También, podemos cada día correr por las mañanas por un parque. Si no nos gusta mucho el ejercicio, caminar entre media hora y una hora al día puede ser suficiente. De esta manera, estaremos haciendo ejercicio, aunque sea ligero. Lo importante es levantarse y poner en movimiento al cuerpo.

¿Eres una persona adicta al ejercicio? ¿No te gusta para nada practicarlo? Esperamos que con lo que te hemos contado te animes a ponerte manos a la obra, aunque sea con un breve paseo diario. ¡Marcará la diferencia!