Conoce las 4 poses de yoga que casi nadie practica

Aunque el yoga tiene muchas posturas, hay algunas que casi nadie practica, debido a su gran complejidad y a la fuerza que exige su realización

Practicar yoga es muy beneficioso para nuestra salud. Sin embargo, las posturas que hay que realizar requieren de un tiempo practicándolas para conseguir hacerlas bien y “casi perfectas”. No obstante, siempre hay algunas poses de yoga que casi nadie practica. Hoy descubriremos por qué.

Existen algunas posturas aptas para personas que se acaban de iniciar en esta actividad. Otras, en cambio, se nota que son mucho más avanzadas debido a su complejidad. Las poses de yoga que casi nadie practica es importante que no las intentemos ejecutar si somos principiantes. De hacerlo, podríamos lesionarnos.

4 poses de yoga que casi nadie practica

Las personas que tienen muy poca flexibilidad deberían tener mucho más cuidado al practicar cualquier postura de yoga, no solo las que a continuación vamos a ver y que casi nadie practica. Antes de intentarlas, deben trabajar su elasticidad muy bien para evitar hacerse daño.

A continuación, vamos a descubrir 4 poses de yoga que casi nadie practica. En algunos casos, esto será debido a los riesgos que conlleva realizar la postura. En otros, por su gran dificultad. Veamos cuáles son.

1. Pose de los ocho ángulos

Esta primera de las poses de yoga que casi nadie practica también es conocida como Astavakrasana. La dificultad para realizarla hace que sean muy pocas las personas que la logren.

Astavakrasana

  • La postura se realiza adoptando la postura de una flexión, girando las piernas hacia el lado derecho y haciendo que el brazo quede entre ellas.
  • En esta posición se elevarán y se enredarán los tobillos.

Como podemos ver, esta postura no es nada sencilla de llevar a cabo y se requiere de una gran fuerza en los brazos y en el tronco para que el cuerpo no se venga abajo. Sostener las piernas en esta posición tan complicada es un imposible para muchos.

2. Pose del pavo real

Esta postura de yoga también es conocida como Mayurasana. La complejidad de esta pose vuelve a estar en la dificultad para poder sostener las piernas y el cuerpo, evitando que este se desplome contra el suelo.

  • Para hacerla, nos sentaremos sobre los talones, apoyaremos las manos sobre el suelo, doblaremos los codos en un ángulo recto y deslizaremos las rodillas hacia la parte exterior de los brazos.
  • Inclinaremos el torso hacia delante, bajaremos la frente al suelo y estiraremos las piernas.
  • Después, las elevaremos al mismo tiempo que la cabeza. Las postura quedaría así:
Mayurasana

3. Pose de la luciérnaga

La pose de la luciérnaga, conocida como Tittibhasana, también requiere de mucha fuerza en los brazos para llevarla a cabo.

  • Esta postura se realiza poniéndonos de cuclillas, inclinando el cuerpo hacia delante y poniendo las manos en el suelo con los codos ligeramente flexionados.
  • Llevaremos las rodillas hacia los hombros, como hicimos en la postura anterior, y elevaremos las piernas hacia delante estirándolas.
  • Una vez estamos en posición, estiraremos los brazos hasta que queden lo más rectos posibles. La pose quedaría de la siguiente manera:
Tittibhasana

4. Postura de la grulla

La última de las poses que casi nadie practica se trata de la grulla o Bakasana.

  • Esta postura se lleva a cabo agachándonos como si fuéramos a saltar, poniendo las manos en el suelo y doblando los codos.
  • A continuación, nos vamos a poner de puntillas y nos inclinaremos hacia delante. El peso recaerá todo en las manos.
  • En esta posición, colocaremos las rodillas en la parte posterior de los brazos elevando los pies.
  • Una vez lo hemos conseguido, tenemos que intentar estirar los brazos y mirar hacia adelante. El resultado sería este:
Bakasana poses de yoga que casi nadie practica

Todas estas poses de yoga son extremadamente difíciles y no aptas para alguien que aún es principiante. Aunque es cierto que algunas personas son capaces de lograr resultados espectaculares, lo cierto es que debido a su complejidad no son posturas a las que se recurra con frecuencia.

Como hemos podido comprobar, el peso suele recaer en las manos y los brazos, que tienen que intentar sostener el cuerpo y las piernas. Conseguir llevar a cabo estas 4 poses de yoga que casi nadie practica permitirá desarrollar el equilibrio, la concentración y la fuerza.

¿Alguna vez has intentado hacer estas posturas de yoga? ¿Lo conseguiste? Si ya te encuentras en un nivel avanzado, te animamos a que las pruebes si nunca lo has hecho. Eso sí, siempre con supervisión y cuidado, porque te puedes hacer daño.