Clotrimazol

Erika Petit 26 diciembre, 2017
El clotrimazol es un compuesto clave en diversos antimicóticos y antibióticos, por lo que se utiliza para tratar diversas infecciones.

El clotrimazol es un compuesto químico, creado para tratar específicamente infecciones. Contiene propiedades de los antibióticos comunes, pero también es considerado un antimicótico de amplia gama muy eficiente.

Los medicamentos que contienen clotrimazol son ideales para tratar hongos e infecciones leves, tales como: hongos en la piel, pie de atleta, candidiasis, dermatofitosis, infecciones en el oído, entre otros. Cabe destacar que puede emplearse tanto en humanos como en animales.

¿Qué es el clotrimazol?

1. Farmacocinética

La farmacocinética es la rama de la farmacología que se encarga del estudio pormenorizado de las incidencias de cualquier fármaco en el organismo, desde su ingesta hasta su completa eliminación. Podemos destacar las siguientes características del fármaco:

  • Vida media: aproximadamente 2 horas, es decir, desde su absorción hasta su eliminación por parte de los órganos depurativos, en este caso el hígado, pasan dos horas.
  • Biodisponibilidad: baja absorción oral, sin embargo, se distribuye en forma de cremas (uso tópico) y óvulos, por lo que este dato no es relevante.
  • Metabolismo: hepático, es decir, es el hígado el encargado de metabolizar este fármaco, dando lugar a metabolitos secundarios que, en este caso, son inocuos.
  • Unión proteica en sangre: 90%. Esto quiere decir que sólo el 10% del fármaco administrado será efectivo. En caso de ser desplazado de su unión a las proteínas de la sangre debido a la interacción con otro medicamento, puede superarse la dosis no dañina y causar efectos adversos. La gravedad de dichos efectos dependerá del porcentaje de fármaco efectivo y de las características de cada persona.

De interés: Cómo preparar 3 cremas antiinflamatorias para calmar los dolores musculares

2. Composición química

El clotrimazol está constituido por tres sustancias; es decir, tres elementos que al combinarse combaten las infecciones y sirven para el tratamiento para varios tipos de infecciones por hongos. Estos son los compuestos químicos del clotrimazol:

  • Imidazol con cloruro de clorotritilo.
  • Trietilamina.
  • Acetona.

3. Usos médicos

La manera natural en la que el clotrimazol actúa en el organismo es a través de un mecanismo que inhibe el crecimiento y división del hongo. También altera y transforma la permeabilidad de la pared celular fúngica y limita la actividad de enzimas dentro de la célula.

Esto conduce a la muerte de las células infectadas. Usualmente este compuesto se esparce con el uso de ungüentos, lo cual hace que no se expanda dentro de la totalidad del individuo, sino que solo actúa de forma local.

4. Interacción con otros medicamentos

Con respecto a este interrogante, el clotrimazol, al unirse en tan alta proporción a proteínas sanguíneas, fácilmente interacciona con otros medicamentos de unión a proteínas sanguíneas dando lugar a efectos adversos. Es que es un potente inhibidor específico del citocromo P450 y podría alterar el metabolismo de otros medicamentos.

5. Efectos adversos conocidos

Recordemos que todo medicamento por composición química o por la interacción con otros agentes puede dar lugar a algunas consecuencias adversas. Aun no superando la dosis máxima pueden generarse efectos adversos. Esto depende de las características intrínsecas de cada individuo.

Otro factor a tener en cuenta son las alergias. Ser alérgico a cualquiera de los componentes del fármaco o a cualquiera de los metabolitos que se generan tras su metabolización en el hígado, puede dar lugar a consecuencias muy graves. Algunos de los efectos adversos conocidos del clotrimazol incluyen:

Urticaria acuagénica.

6. Posología

En el caso del clotrimazol, la posología varia según la presentación del producto que es distribuido y comercializado en crema y óvulos. Para estos últimos, se cuenta con una guía sencilla para comprender la dosificación de este medicamento.

Óvulos:

  • Clotrimazol 500 mg: comprimidos vaginales o cápsulas blandas vaginales, 1 única dosis y listo.
  • Clotrimazol 100 mg: 6 comprimidos vaginales. Se emplea en un tratamiento de 6 días consecutivos.

Crema:

  • Clotrimazol 100 mg/g: crema de 5 g, 1 única dosis que viene acompañado de un aplicador precargado.
  • Clotrimazol 20 mg/g: crema de 20 g. 3 días consecutivos de tratamiento, contiene tres aplicadores desechables.

Ver también: Alimentos y medicamentos que no se deben consumir juntos nunca

¿Puede usarse en el embarazo?

Sí, al ser una sustancia que no se absorbe, su reacción es inocua en uso tópico; es decir, tanto durante la lactancia como en el embarazo es seguro aplicarlo. No obstante, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se recomienda que durante la sospecha o confirmación del embarazo, se acuda primero al médico antes de utilizar cualquier tipo de medicamento, incluyendo el clotrimazol.

Referencias

Portal web: Access Medicina. 2014. Clotrimazol: Antibióticos. McGraw-Hill Estucation.

Fong, I. 1994. The value of prophylactic (monthly) crotimazole versus empiric self-treatment in recurrent vaginal candidiasis. Genitorium Med. (70 pp)

Te puede gustar