Los frutos secos más saludables

Ekhiñe Graell · 12 octubre, 2013
Para poder aprovechar todos los beneficios de los frutos secos es importante que los consumamos crudos, ya que, si los tostamos, perderemos gran parte de sus propiedades

A pesar de lo que muchos puedan pensar, los frutos secos son parte una dieta balanceada., puesto que ofrecen una saciedad y una variedad de beneficios para la salud. He aquí un resumen de algunos de los mejores y más sabrosos frutos secos.

Sus características son las siguientes:

  • Poseen menos de un 50% de agua en su composición natural.
  • Es uno de los pocos alimentos que contiene fósforo.
  • Poseen pocos hidratos de carbono en su composición.
  • Se trata de unos alimentos muy energéticos, ricos en grasas (entre 50% y 70%), proteínas así como en oligoelementos.
  • Hay diferentes tipos de frutos secos que difieren por su mayor aportación de vitaminas (sobre todo del grupo B) o ácidos grasos Omega 3 (poliinsaturados).

Algunas consideraciones al comprar y consumir frutos secos:

  • No comprar o consumir frutos secos que presenten moho y verificar que tengan un color normal.
  • Los frutos secos hay que guardarlos en recipientes adecuados, lugares secos y ventilados.
  • Evita comer almendras o nueces que no estén totalmente maduras porque se corre el riesgo de que contengan sustancias tóxicas.
  • Algunos frutos secos pueden producir alergias.
  • No se recomienda el consumo de frutos secos si tienes problemas de hipertensión arterial y obesidad o alergias a alguno de estos frutos secos.
  • Su consumo debe ser crudo preferentemente.
  • Lo mejor es que sean parte de los desayunos, meriendas y platos principales de las comidas, como ensaladas.
  • Algunos de los frutos secos se tuestan, lo que trae consigo una pérdida de sus componentes.

Estas son algunos de los frutos secos más saludables:

Se recomienda consumir regularmente frutos secos para mejorar nuestra salud.
Se recomienda consumir regularmente frutos secos para mejorar nuestra salud.
  • Almendras. Los estudios demuestran que un puñado al día de aproximadamente 23 almendras puede ayudar a tener niveles más bajos de colesterol LDL y combatir la inflamación.
  • Nueces de Brasil. Estas nueces suponen un aporte de selenio, un mineral y antioxidante que puede ayudar a prevenir ciertos tipos de cáncer.
  • Anacardos. Poseen un alto contenido de ácido oleico, una grasa monoinsaturada también encontrada en el aceite de oliva y nueces de la India que puede ayudar a reducir la presión arterial.
  • Castañas. Las castañas contienen una alta cantidad de almidón y poco aceite (1 onza contiene solo 0,5 g de grasa total). También ofrece una buena dosis de potasio.
  • Avellanas. Son una excelente fuente de vitamina E, fibra dietética, magnesio y un compuesto saludable para el corazón llamado proantocianidina.
  • Nueces de Macadamia. Ellos son una de las pocas fuentes vegetales de ácido palmitoleico, lo que ayuda a reducir el colesterol y reducir el riesgo de enfermedades del corazón.
  • Cacahuates. Los estudios demuestran que el consumo de los cacahuates y de la mantequilla de cacahuate puede disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos, disminuyendo el riesgo de enfermedades del corazón.
  • Pacanas. Son ricos en vitamina E, flavonoides y esteroles vegetales, compuestos naturales que ayudan a reducir el colesterol.
  • Piñones. Cada pequeño núcleo de paquetes de piñones posee una sorprendente cantidad de vitamina E, manganeso, cobre y magnesio.
  • Pistachos. Son ricos en carotenoides, incluyendo beta-caroteno y luteína.
  • Nueces. Los estudios demuestran que las nueces pueden aumentar el colesterol bueno y disminuir el del tipo malo.

Imagen cortesía de Jonathan Pincas.