Conoce cómo preparar coliflor con bechamel

La coliflor con bechamel es una forma deliciosa de obtener múltiples nutrientes para nuestro organismo a partir de ingredientes sanos pero sin renunciar al sabor

Muchas personas realmente no incluirían esta hortaliza como ingrediente principal y menos, se les ocurriría combinarla con la salsa más famosa de la lasaña. Curiosamente, hoy pretendemos cambiar eso. Conoce la receta de coliflor con bechamel y déjate sorprender un poco.

Sí, es entendible. Seguramente es bastante raro tratar de reconciliar dos cosas tan diametralmente opuestas como lo son los elementos “coliflor” y “bechamel”, pero no te adelantes. Como siempre te decimos en Mejor con Salud, en la gastronomía lo que impera es la innovación pero ¡eso sí, de la mano con el sabor!

Por eso hoy insistimos en que conozcas esta curiosa pero deliciosa preparación, que en principio une en un solo platillo tipos de alimentos que por lo general no se mezclarían. No obstante, hay algo que debes considerar; incluso más que tus propios comidas favoritas, al momento de cocinar: tu propia salud.

Seguramente, alguien te lo habrá dicho con anterioridad “debes cuidarte más. El estrés no es bueno”. Y no solo se resume a la tensión por las actividades, también involucra una merma notable en la cantidad de nutrientes y vitaminas de calidad en tu alimentación.

Receta deliciosa de coliflor con bechamel

Cuestión que, con esta receta de coliflor con bechamel dejarás completamente atrás. ¿Te suena el ácido fólico? Es un componente indispensable que las mujeres embarazadas deben consumir y obtener. En este sentido, la coliflor es mucho más que solo un ingrediente extraño, es una hortaliza repleta, cargada de este elemento.

Y bien, sea que estés en cinta, si eres mujer o que te sientas un poco bajo de fuerzas, lo realmente importante es que sepas que no por desconocer un tipo de comida sea negativo.

De esto se trata este plan de hacer recetas y preparaciones. Sencillamente de atreverse a más y encontrar las mejores opciones para cumplir con los estándares de sabor, calidad y salud, imprescindibles en cualquier tipo de nutrición óptima.

Así que, anímate, sacia tu curiosidad un poco y comienza a expandir tu criterio gastronómico un poco. En este oportunidad, aprenderás cómo hacer un platillo superdelicioso como lo es la coliflor con bechamel.

Piénsalo: una salsa blanca con toque dulce en contraste con un ingrediente crujiente y con propiedades para tu bienestar.

¿Cómo preparar coliflor con bechamel?

1. Receta clásica

Cómo preparar coliflor con bechamel

Sí, tal cual como lees. Aunque habías creído que ya era bastante excéntrica, esta maravillosa y saludable preparación tiene variaciones. Comenzaremos por la manera más clásica de hacerla.

Ingredientes

  • 1 coliflor
  • 1 taza de leche líquida (250 ml)
  • 2 tazas de queso parmesano (300 g)
  • 3 cucharadas de mantequilla (60 g)
  • ½ taza de harina de trigo (75 g)
  • 1 cucharada de sal (15 g)

Preparación

  1. Lo primero que debes hacer es lavar bien la coliflor. Para que realmente puedas lograr esto y elimines la mayor cantidad de bacterias que pueda contener esta hortaliza, es recomendable que la coloques en un recipiente con mitad de agua y mitad de vinagre.
  2. Deja reposar allí por espacio de 25 o 30 minutos. Cada pocos minutos, asegúrate de darle vueltas para que se desinfecte por completo.
  3. Una vez cumplido este paso, retira, escurre y reserva.
  4. Luego, tendrás que poner a hervir una olla con agua y sal al gusto.
  5. Incorpora la coliflor y deja que cueza hasta que notes que ha ablandado. Retira, deja reposar unos minutos y trocéala para después pasarla a una ensaladera.
  6. Ahora será momento para que hagas la salsa bechamel. En otra olla pequeña, agrega la leche, sal y harina de trigo y remueve sin detenerte. Suave, con calma; sin agitar.
  7. Espera a que espese un poco la mezcla y añade las cucharadas de mantequilla.
  8. Cuando notes que ha espesado, remueve un poco más y de a poco disminuirás el fuego hasta apagarlo por completo. Recuerda: no puedes dejar que hierva la salsa.
  9. Pasa todo a una bandeja resistente al calor y comienza a rallar la coliflor una vez esté tibia.
  10. Ve distribuyéndola de a poco por toda la superficie hasta cubrir bien.
  11. Unta capas de bechamel y de nuevo cubre con capas de coliflor rallada. Harás así hasta rellenar toda el área.
  12. Precalienta el horno a 180 ºC y justo antes de introducir la bandeja, añade el queso parmesano por encima.
  13. Cuece durante 25 o 30 minutos y tendrás la receta terminada. Una deliciosa y gratinada coliflor con bechamel.