¿Conoces el té rojo, pu erh?

¿Sabías que si combinas el consumo de té rojo con actividad física puede ayudarte a perder peso más fácilmente? Además, es perfecto para evitar la retención de líquidos

El té rojo es una de las mejores infusiones para la salud. Sus efectos sobre la energía y los órganos de nuestro cuerpo lo han convertido con razón en el té de moda por excelencia.

Pocas personas saben que el té rojo se obtiene de la misma planta que el té verde. La diferencia es que el primero sufre un proceso de fermentación. Su calidad y precio están en dependencia del tiempo en que se alargue ese proceso.

Beneficios del té rojo

1. Adelgazante natural

Una de las propiedades de té rojo, sino la más conocida, es su capacidad adelgazante. Esto no quiere decir que haga milagros. Antes bien, su consumo frecuente como parte de una forma de vida sana, contribuye a la reducción de grasas. Y, por consiguiente, contribuye a la pérdida de peso. El té rojo, además, favorece la eliminación de líquidos. 

Para conseguir estos efectos adelgazantes, se recomienda consumir de 3 a 4 tazas de té rojo diarias. Hacerlo después de las comidas, además, facilita y acelera la digestión.

2. Como antidepresivo

A diferencia de otros alimentos o bebidas estimulantes, el té rojo es un producto de consumo saludable que mejorará nuestro estado de ánimo. Hay estudios que demuestran esta afirmación. Se trata de situaciones de depresión leve, en las que consumidores han experimentado una mejoría de su estado después de haber estado tomando té rojo de una manera habitual.

3. Reduce el colesterol

Existen estudios que constatan que durante un periodo de consumo regular del té rojo, los índices de colesterol y triglicéridos se reducen.

No obstante, es preciso insistir en que ningún alimento por sí solo es milagroso. Es el conjunto de la alimentación, la ejercitación física y el consumo de productos naturales como el té rojo, lo que nos hace más saludables.

Advertencias

Conviene decir que el té rojo Pu erh también tiene contraindicaciones que debemos tener en cuenta a la hora de consumirlo:

  • Teína: Para poder hacernos una idea de la cantidad de teína que contiene, comparemos que el contenido de una taza de té rojo con otra de café. Dependiendo de su pureza, una taza de café tiene alrededor de 90 mg de cafeína y una de té rojo contiene, de media, unos 35 mg de teína. Se entiende, por tanto, que debe hacerse un uso moderado del té rojo. Este consejo ha de ser atendido especialmente por embarazadas, personas hipertensas y aquellas que son sensibles a los estimulantes.
  • Tomarlo solo: Ni la leche ni el azúcar son buenos compañeros del té rojo. La mezcla con leche impedirá la absorción de los antioxidantes. Por otro lado, añadir azúcar blanco al té, además de modificar su auténtico sabor, hará que el hígado convierta esa glucosa en grasa. Mucho más rico y recomendable es endulzar este té ligeramente con miel o sirope de salvia.

Disfruta, pues, de una buena taza caliente de té rojo. Comprobarás por ti misma sus beneficiosos efectos al tiempo que te deleitas con su sabor único. ¡Que aproveche!

Imagen cortesía de Emueses