¿Conoces la diferencia entre gemelos y mellizos?

Conocer la diferencia entre gemelos y mellizos es fundamental para saber los cuidados que la madre debe tener durante el embarazo para que se desarrolle de manera adecuada.

Muchas mujeres desean tener un embarazo doble, principalmente, porque verán crecer a sus hijos juntos mientras compartir maravillosos momentos como hermanos. Pero ¿alguna vez te has preguntado cuál es la diferencia entre gemelos y mellizos?

La diferencia entre ambos se encuentra en cómo ha sido fecundado el o los óvulos. Por ejemplo, los gemelos parten de la división de un óvulo, fecundado por un solo espermatozoide. En cambio, los mellizos parten de dos óvulos diferentes y dos espermatozoides. Esta es una de las principales diferencias entre gemelos y mellizos.

La relevancia de saber la diferencia entre gemelos y mellizos

Mujer siendo sometida a una ecografía para detectar posibles anomalías orgánicas

Es importante saber la diferencia entre gemelos y mellizos porque los embarazos en ambos casos deben ser tratados de forma diferente. Aunque en la mayoría de estos embarazo transcurren con cierta normalidad, existe la posibilidad de que en algunos se produzcan ciertas complicaciones. Por ejemplo, la transfusión feto fetal o el retraso de crecimiento intrauterino.

Por esta razón, un control adecuado en el embarazo gemelar es fundamental para saber lo antes posible el tipo de embarazo. Normalmente, en la ecografía del primer trimestre se puede identificar si son gemelos o mellizos. Asimismo, se puede detectar a tiempo posibles anomalías fetales u otro tipo de complicación.

Para identificar qué tipo de embarazo tienes, existen algunos factores que debes tener en cuenta. Son fáciles de entender y te ayudarán a diferenciar si tienes mellizos o gemelos.

Descubre: ¿Cuáles son los diferentes tipos de embarazo?

Una fecundación distinta

Los gemelos dicigóticos, es decir, los mellizos, son los que se producen por la fecundación de dos óvulos y dos espermatozoides. En el momento de la fecundación, el ovario libera dos óvulos. Como el hombre tiene millones de espermatozoides, lo normal es que los dos sean fecundados.

En el embarazo de mellizos, cada feto tiene su bolsa amniótica y su placenta. Por eso, puede que sean del mismo sexo o no, y su parecido será como el de dos hermanos que hayan nacido en diferentes partos.

Por otro lado, los gemelos monocigóticos, es decir, los gemelos se producen cuando se fecunda un solo óvulo con un espermatozoide. Este forma un cigoto, que posteriormente se divide en dos, desarrollando dos fetos. Si la división ocurre entre el primer y cuarto día de fecundación, cada feto tendrá su placenta y su propia bolsa amniótica. En cambio, si sucede entre el cuarto y el octavo día, cada feto tendrá su propia bolsa pero compartirán la placenta.

En los gemelos, lo que ocurre es una “clonación natural”.Aunque cada uno se desarrolla de forma independiente, son formados por el mismo óvulos y espermatozoide. Por lo tanto, comparten la misma carga genética y son físicamente casi idénticos.

Los mellizos pueden ser de sexos opuestos

Es común que, de cada 100 embarazos de mellizos, 50 sean de diferentes sexos. Por lo tanto, 25 son varones y 25 son mujeres. Los mellizos de diferentes sexos tienen un desarrollo distinto, no solo porque son personas distintas, sino porque su sexo también influye.

  • Una vez que nacen, los niños desarrollan más sus habilidades físicas. Es decir, aprenden primero a gatear y posteriormente, a correr y a saltar.
  • En cambio, las niñas son más comunicativas y antes de empezar a gatear o caminar, dicen sus primeras palabras.

Los gemelos son muy parecidos y casi idénticos

Los gemelos monocigóticos comparten el mismo material hereditario, ya que ambos nacieron desde el mismo óvulo fecundado que se dividió en dos con posterioridad a la concepción. Cualquier diferencia que exista entre ellos una vez nazcan, será causada por factores externos. Por ejemplo, la alimentación y el ejercicio.

Aunque físicamente se vean iguales, hay muchas característica que no son idénticas. Por ejemplo, las huellas dactilares. Cuando los gemelos se están formando, cada uno toca el saco amniótico en lugares distintos, lo que genera diferentes líneas en los dedos y, por lo tanto, no tienen las mismas huellas dactilares.

Los gemelos interactúan dentro del útero, es decir, se buscan instintivamente. Estando dentro del vientre maternos suelen buscarse y tocar más al otro que a sí mismos. Desde que están dentro de su madre, van creando un vínculo inquebrantable.

Por lo general, se desarrollan como si se estuvieran mirando de frente. Es decir, uno es el reflejo del otro. Por lo que si uno es diestro, el otro será zurdo. Si uno tiene una mancha en el brazo derecho, el otro la tendrá idéntica en el mismo lugar, pero en el brazo izquierdo. Esta es una diferencia entre gemelos y mellizos.

Lee este artículo: Enfermedades genéticas más comunes

Los mellizos comparten solo el 50 % de su ADN

(Foto: La Extra – Grupo Diario/ Flickr.com)

Desde el punto de vista de la genética, todos los seres vivos tienen dos copias de cada gen. Uno que se hereda de la madre y uno que se hereda del padre. Es decir, la mitad de los genes provienen del óvulo y la otra del espermatozoide.

Por ello, los mellizos, al proceder de óvulos y espermatozoides diferentes, solo comparten el ADN en un 50%. También pueden tener diferentes tipos de sangre. Así, los mellizos son hermanos que nacen en un mismo parto, sin ninguna otra similitud.

Conclusión

La concepción de dos bebés en el vientre al principio genera confusión. El hecho de tener gemelos no es algo que se herede entre familias. Lo que sí es hereditario es la capacidad de tener mellizos. Si en la familia hubo casos de mellizos, es probable que esto ocurra cada dos o tres generaciones.

Un estudio realizado por el doctor Gary Steinman, señaló que consumir más productos derivados de la leche aumentaría las probabilidades de concebir gemelos. Esto se determinó tras comparar las cifras de gemelos que nacían de madres que eran veganas y aquellos concebidos por madres con alimentación normal.