¿Conoces la técnica del vendaje neuromuscular? - Mejor con Salud

¿Conoces la técnica del vendaje neuromuscular?

La combinación de la venda con los movimientos naturales del cuerpo nos proporciona un masaje continuo que nos ayuda a aliviar dolores. A su vez, aprovechamos las bondades de la cromoterapia

Muchos hemos visto a deportistas o personas en la calle con unas vendas de colores en diversas zonas de su cuerpo. ¿Qué son esas tiras? ¿Para qué sirven? ¿Cómo funcionan? ¿Las puedes usar cualquier persona?

La técnica del vendaje neuromuscular, procedente de la cultura asiática, presenta increíbles resultados en el tratamiento de problemas musculares o articulares, dolores, inflamaciones, cicatrices, celulitis, etc. Te lo explicamos todo en este artículo.

¿Qué es el vendaje neuromuscular?

El vendaje neuromuscular, también conocido como kine taping o kinesio taping, es una técnica que se inició en los años setenta en Asia, aunque hoy en día se usa internacionalmente, sobre todo en el mundo del deporte, aunque cada vez más los fisioterapeutas la están utilizando como complemento a sus tratamientos.

Se basa en la aplicación de unas vendas de algodón hipoalergénicas con una flexibilidad como la de la piel (de un 140%), que además son resistentes al agua y permanecen en la piel aproximadamente una semana, según el tipo de piel, movimientos realizados, etc.

Además, los diferentes colores permiten también trabajar con la cromoterapia, que consiste en aplicar un color u otro para conseguir diferentes beneficios terapéuticos (por ejemplo, los colores azulados relajan y los colores rosas tonifican).

Mientras las llevamos, la combinación de la venda con los movimientos naturales crean un efecto de micromasaje en la zona afectada que promueve la autocuración.

vendaje Lorianne DiSabato

¿En qué nos beneficia?

  • Mejora la circulación
  • Mejora la postura
  • Facilita el drenaje linfático
  • Reduce la inflamación y el dolor
  • Acelera el proceso de reparación celular
  • Da estabilidad y soporte a las articulaciones y músculos
  • Mejora la contracción muscular
  • Reduce la fatiga muscular
  • Mejora la flexibilidad
  • Ajusta desvíos ocasionados por hipertensiones musculares

En definitiva, aporta todos estos beneficios y a la vez no impide ni bloquea el movimiento, como sí hacían los antiguos vendajes. Incluso en muchos casos aumenta la flexibilidad muscular.

Por lo tanto, estos vendajes nos permiten efectos positivos durante y después de su aplicación, por lo que sustituyen o complementan muchas terapias manuales como el masaje, y además son mucho más económicos, especialmente si aprendemos a colocarlos nosotros mismos.

También pueden reducir notoriamente el consumo de medicamentos antiinflamatorios, que además tienen efectos secundarios en nuestro organismo.

Finalmente, puesto que los dolores musculares en la espalda son reflejo de la inflamación de los órganos que hay debajo, la aplicación del vendaje neuromuscular también puede repercutir positivamente en el funcionamiento de nuestros órganos internos (hígado, páncreas, estómago, pulmones, intestino, etc.)

¿Para qué se recomienda?

  • Dolores localizados
  • Lesiones deportivas
  • Síndrome del túnel carpiano
  • Dolores de espalda y contracturas
  • Problemas de articulaciones (rodillas, caderas, tobillos, etc.)
  • Problemas circulatorios
  • Problemas de drenaje (celulitis, flacidez, edemas, etc.)
  • Cicatrices
  • Desviaciones
  • Reducción de las agujetas

¿Cómo funciona?

La venda se aplica en la zona a tratar con más o menos estiramiento según el caso, y siempre en posición de tensión, para que cuando estemos en nuestra postura natural la venda cree un efecto tipo acordeón.

El vendaje neuromuscular promueve una ligera elevación de la piel a nivel microscópico gracias a la flexibilidad y forma ondulada del vendaje. De esta manera disminuye la presión de la lesión y evita los estímulos dolorosos.

vendaje mikep

¿Cómo puedo probarlo?

Recomendamos asistir a un terapeuta que aplique esta técnica, al menos las primeras veces. Algunos vendajes son fáciles de aplicar y, si nos lo explican, posiblemente podremos colocárnoslos nosotros mismos o con la ayuda de otra persona, sobre todo cuando suframos siempre en una zona concreta o tengamos algún problema crónico.

Si hemos sufrido una lesión, recomendamos su aplicación desde el primer momento.

Requisitos antes de la aplicación

  • La piel debe estar limpia, seca, depilada y sin ningún tipo de crema o aceite.
  • Las puntas de la venda deberán estar siempre redondeadas, para una mejor sujeción.
  • Una vez apliquemos la venda la frotaremos suavemente para que quede bien pegada a la piel gracias al calor.
  • Nos podemos duchar sin problemas, pero intentaremos evitar tocar o enjabonar la zona de los esparadrapos.
  • Si notaramos irritación en la piel quitaremos las vendas inmediatamente, aunque hay que tener en cuenta que a veces aparece un poco de cosquilleo o picor por el efecto de aumento de la microcirculación.

 Imágenes por cortesía de Lorianne DiSabato y mikep