¿Conoces los beneficios de congelar gel de aloe vera? ¡Descúbrelos!

Carolina Betancourth · 24 enero, 2016 · Última actualización: 29 diciembre, 2018 29 diciembre, 2018
Al congelar el aloe vera, conseguimos que sus propiedades se mantengan intactas y podemos aprovecharlas durante más tiempo.

Congelar el gel de aloe vera, una vez ha sido extraído de la planta, es muy conveniente cuando utilizamos este producto de forma regular. Ahora bien, existen otros beneficios asociados a esta acción.

Es bien sabido que este producto es un remedio con múltiples aplicaciones. Aunque destaca, sobre todo, por la cantidad de nutrientes que tiene, en especial, antioxidantes que ayudan a prevenir los efectos de los radicales libres y el paso del tiempo en el organismo.

¿Por qué es conveniente congelar el gel de aloe vera?

Todo producto natural tiene un mayor alcance cuando se utiliza en fresco; es decir, cuando está recién extraído. Y en este sentido, el gel de aloe vera no es ninguna excepción. Por ello, resulta muy conveniente congelar el gel de aloe vera.

En este sentido, la técnica de congelación desempeña un papel esencial, pues impide el rompimiento de las membranas de sus células. Esto quiere decir que permite conservar, casi en perfecto estado, las propiedades de la planta.

Ahora bien, también es conveniente congelarlo para facilitar su manipulación. Y es que, muchas veces, su textura gelatinosa hace que el producto se desperdicie al tomarlo directamente con las manos.

Cómo congelar gel de aloe vera

Descubre: ¿Por qué es bueno cultivar aloe vera en casa?

¿Cómo congelar gel de aloe vera?

Congelar el gel de aloe vera es una técnica muy sencilla de llevar a cabo. Tan solo debemos tener a mano la cantidad de aloe deseada y una cubitera, aunque también podemos recurrir a otros recipientes para su almacenamiento. Aquí debemos elegir lo que nos resulte más cómodo.

Extracción del gel

  • Procura elegir una planta de aloe vera de hojas grandes y gruesas, ya que estas son las que concentran mejor los principios activos.
  • Tras seleccionar la penca, haz el corte lo más cerca posible de la base de la planta.
  • Inmediatamente, coloca la penca en posición vertical.
  • Luego, inclínala durante 10 minutos para que su savia se escurra.
  • A continuación, corta las puntas de ambas extremidades de la penca.
  • Separa la parte frontal y posterior a la hoja con un corte longitudinal.
  • Con la ayuda de una cuchara extrae el gel de aloe vera y colócalo en un recipiente.

Conservación

  • Con ayuda de una cuchara, coloca el gel de aloe en cada uno de los compartimentos de la cubitera.
  • Lleva al congelador como mínimo 2 horas para que se solidifique.

Si bien lo más recomendable es utilizar el gel de aloe vera solo, sin ningún tipo de agregado, hay quienes deciden reforzar sus propiedades mezclándolo con una o dos cápsulas de vitamina E, antes de llevar a congelar.

Uso del gel de aloe vera congelado

1. Quemaduras

Quemaduras

Las quemaduras solares leves pueden tratarse con la aplicación directa de estos cubos de aloe vera. Su acción refrescante disminirá el dolor y sus propiedades acelerarán la recuperación de la piel.

Modo de uso

  • Lava la zona afectada con agua fresca y luego frota el gel realizando un masaje suave.
  • Repite esta acción tantas veces como lo desees, siempre bajo la sombre o bien, por la noche.
  • Una vez aplicado el gel, es necesario evitar la exposición al sol para no manchar la piel ni sabotear su recuperación.

2. Varices

En vista de que el aloe vera tiene propiedades antiinflamatorias, también puede aplicarse para aliviar las molestias producida por las varices.

Modo de uso

  • Después de la ducha, masajea la zona con los cubos de aloe con movimientos circulares.
  • Deja actuar toda la noche y al día siguiente, enjuaga.
  • Repite el tratamiento, como mínimo, tres veces a la semana para obtener sus beneficios. 

3. Ampollas y hongos

Ampollas y hongos

Las propiedades hidratantes y antisépticas del aloe vera hacen que sea un gran remedio para aliviar condiciones en los pies, como es el caso de las ampollas y los hongos.

Modo de uso

  • Una vez te hayas duchado, seca bien tus pies.
  • Frota el gel de aloe sobre la zona afectada y deja actuar toda la noche.

4. Acné

El gel de aloe vera puede ayudar a curar las heridas y atenuar las cicatrices de acné más recientes. Por ello, se recomienda utilizarlo a diario. Y, al estar congelado, también puede ayudar a desinflamar los granos. 

Modo de uso

  • En horas de la noche, hazte un masaje suave los cubos y déjalos actuar 30 minutos antes de enjuagar.
  • Usa a diario para obtener los beneficios deseados.

5. Piel radiante

Piel radiante

En general, los cubos de aloe vera se pueden utilizar como base para la elaboración de mascarillas para un rostro radiante y joven.

Modo de uso

  • Puedes triturarlo hasta obtener una pasta y agregarle otros ingredientes como el aceite de coco, el pepino y el aceite de oliva.
  • Lo idóneo es que lo apliques en rostro, cuello y escote para mejores resultados.
  • Puedes usarlo hasta tres veces a la semana.

Conclusión

Mediante la técnica de congelación podrás utilizar el gel de aloe vera con mayor facilidad. Además, podrás disfrutar del frescor del producto, mientras nutre y repara tu piel.

  • Reynolds, T., & Dweck, A. C. (1999). Aloe vera leaf gel: A review update. Journal of Ethnopharmacology. https://doi.org/10.1016/S0378-8741(99)00085-9
  • Ahlawat, K. S., & Khatkar, B. S. (2011). Processing, food applications and safety of aloe vera products: A review. Journal of Food Science and Technology. https://doi.org/10.1007/s13197-011-0229-z
  • Eshun, K., & He, Q. (2004). Aloe Vera: A Valuable Ingredient for the Food, Pharmaceutical and Cosmetic Industries - A Review. Critical Reviews in Food Science and Nutrition. https://doi.org/10.1080/10408690490424694
  • Langmead, L., Makins, R. J., & Rampton, D. S. (2004). Anti-inflammatory effects of aloe vera gel in human colorectal mucosa in vitro. Alimentary Pharmacology and Therapeutics. https://doi.org/10.1111/j.1365-2036.2004.01874.x