¿Conoces el síndrome del smartphone?

Los smartphones pueden llegar a causar una dependencia similar a las de algunas drogas. En algunos países ya existen centros de rehabilitación para aquellos que no pueden vivir sin su teléfono móvil

La llegada de las nuevas tecnologías causó un gran impacto mundial, que hoy por hoy sigue revolucionando nuestras formas de vida.

Estas están cada vez más presentes en nuestra cotidianidad y se han convertido en un elemento imprescindible para la comunicación, el trabajo y muchos otros aspectos de nuestra existencia.

El smartphone es uno de los dispositivos electrónicos que más usuarios ha alcanzado hasta hoy, estimándose que más de 4 000 millones de personas tienen, al menos, uno.

Y aunque este nos abre la posibilidad de acceder a miles de aplicaciones para casi cualquier fin, hace algún tiempo se viene advirtiendo de que trae consigo unos efectos negativos para la salud, en especial sobre aquellos que acaban teniendo una adicción.

Esas consecuencias por el uso excesivo del móvil se conocen como síndrome del smartphone y reúne una serie de trastornos físicos y psicológicos que desmejoran la calidad de vida.

Muchos aún ni siquiera saben que lo padecen e ignoran que sus molestias de salud tienen algún tipo de relación con este.

Ahora bien, ¿cuáles son esos problemas derivados del síndrome del smartphone? A continuación los compartimos en detalle.

Dificultades visuales

Dificultades visuales

Una de las primeras partes del cuerpo afectadas son los ojos. Esto ocurre porque la luz que emiten estos dispositivos va deteriorando la vista.

El mayor agravante, a diferencia de otros dispositivos, es que los smartphones suelen tener más acercamiento con los ojos, lo que hace más fuerte el impacto de la luz.

Si una persona llegase a estar 72 horas sin parar frente a la pantalla de su celular lograría destruir un 93% de las células foto sensitivas de su retina.

Donde más inciden los expertos en el tema es en que los daños suelen ser irreversibles, lo que supone un grave problema para quienes los desarrollan.

En la actualidad hay disponibles en el mercado algunos filtros para las pantallas de los móviles, los cuales cumplen la función de bloquear las ondas de luz dañinas.

Lee también: Los 10 teléfonos móviles que más radiación emiten

Dolores musculares

Usar el teléfono inteligente por varias horas sin descanso conlleva a tener fuertes molestias musculares en áreas como la espalda y el cuello.

No saber darles un uso moderado y tenerlos en las manos hasta el momento de ir a dormir es un cupo casi seguro para desarrollar tensión y dolor en estas zonas del cuerpo.

Los fisioterapeutas que han estudiado estos comportamientos revelan que la postura que la mayoría de personas adoptan para usar estos aparatos no suele ser la más adecuada.

Ante esto recomiendan hacerlo sentados en una silla, usando ambas manos y con el dispositivo apoyado en la mesa.

Utilizar solo el pulgar o un solo dedo de la mano para manipularlo aumenta el riesgo de sufrir tendinitis.

Trastornos psicológicos

Trastornos psicológicos

Cuando un individuo siente que no es capaz de estar sin revisar su smartphone por varias horas, hay granes probabilidades de que sufra graves episodios de los trastornos psicológicos más comunes.

La dependencia que crean estos aparatos aumenta la sensación de depresión, ansiedad, estrés y otros estados emocionales que afectan la vida privada, social y laboral de la persona.

Uno de los factores más influyentes es la posibilidad que ofrecen de estar al tanto de lo que otros hacen, lo que en el caso de las parejas o amistades causa preocupación, ansiedad o celos, entre otros.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que estos están causando el aislamiento social de muchos, cambiando las relaciones físicas por virtuales.

Visita este artículo: 4 tipos de depresiones frecuentes

Adicción

Adicción

Continuando con el efecto anterior, es importante hacer una mención especial a la adicción que genera pues, de hecho, muchos han tenido que acudir a terapias psicológicas para superar sus problemas de dependencia del smartphone.

La ansiedad que causa se ha comparado con la que tienen los drogadictos y algunos han manifestado sentir un vacío emocional al no tenerlo en sus manos por algún tiempo.

La conexión a internet y las aplicaciones de mensajería instantánea o redes sociales están en los primeros lugares de las cosas que las personas sienten que necesitan más a menudo.

Tan grave es la situación que en algunos países ya cuentan con centros de rehabilitación basados en terapias de relajación, para aquellos que no pueden vivir sin su smartphone.

¿Estás moderando el uso de tu teléfono móvil? Ahora que conoces cuáles son los efectos negativos de utilizarlo en exceso, más te vale hacer todos los esfuerzos pertinentes para reducir las horas de uso diario.