Conociendo más a fondo el SIDA

Debemos saber que el SIDA no se contagia al tocar a una persona enferma, ni al usar utensilios que ella haya utilizado previamente. Tampoco transmiten la enfermedad los mosquitos.

El síndrome de inmunodeficiencia adquirida o SIDA, es una de las enfermedades de transmisión sexual más peligrosas y que ha causado más víctimas durante los últimos años. Esta enfermedad está contabilizada entre las diez enfermedades más graves y a las que no se les ha descubierto cura.

En cuanto a las investigaciones para encontrar una vacuna efectiva, se dice que pronto será una realidad, pero la verdad es que hasta ahora sólo se ha logrado encontrar algunos tratamientos para mejorar un poco los síntomas y alargar la vida de los pacientes. Sobre esta enfermedad se dicen y se creen muchas cosas que en la mayoría de los casos son equivocadas.

¿Qué es el SIDA?

El virus de inmunodeficiencia o VIH es un virus que al no recibir tratamiento a tiempo da lugar al SIDA, el cual ataca al sistema inmunológico, especialmente los glóbulos blancos. De esta manera y al ser atacado el sistema que defiende al cuerpo, este queda expuesto y totalmente desprotegido contra muchas infecciones y enfermedades.

Muchos pacientes que son portadores del VIH no desarrollan el SIDA como tal, el virus queda latente hasta que cambia su ciclo vital y comienza a reproducirse, infectando cada vez más glóbulos blancos y, en consecuencia, debilitando el sistema inmune.

Todo ello propiciará la aparición de infecciones oportunistas, entre ellas neumonía o puede desencadenar un tipo de cáncer de piel llamado Sarcoma de Kaposi.

¿Cómo se transmite?

El VIH se encuentra y se transmite con los fluidos vaginales y el semen, también se encuentra en la leche materna y en la sangre.

Se transmite fácilmente de una persona infectada a una sana a través de una relación sexual en cualquiera de sus formas, sin que se haya tenido la precaución de utilizar protección.

En los casos de las mujeres infectadas, les transmiten esta enfermedad a sus hijos durante el parto o a través de la lactancia. Otra forma muy común de contagio es mediante la utilización de agujas y jeringas infectadas.

De estas formas NO se contagia

  1. Una persona no se contagia de ninguna manera al tocar o abrazar a un enfermo de SIDA.
  2. Esta enfermedad no se puede transmitir al toser o estornudar.
  3. No se contrae el virus si se utiliza un inodoro que haya usado un infectado con VIH.
  4. Tampoco al tocar una perilla de una puerta tocada por un enfermo de SIDA.
  5. Ni si se usan vasos, platos u otros utensilios usados por un infectado con VIH.
  6. Tampoco se transmite mediante las picaduras de los mosquitos.

¿Cuáles son sus síntomas?

Muchas de las personas infectadas presentan estos síntomas durante las primeras seis semanas de haber estado expuestas al contagio:

  • Repetitivos y fuertes dolores de cabeza.
  • Fiebre alta y constante.
  • Sensación de debilidad.
  • Dolor de garganta e inflamación de las glándulas.
  • Dolor en los músculos y articulaciones.

Se debe estar muy atento puesto que los síntomas son bastante parecidos a una gripe común, y es muy importante que al acudir al médico se le cuente si se ha estado expuesto a un posible contagio al haber tenido algún tipo de contacto sexual sin utilizar protección.

Descubre: 4 recomendaciones en la dieta para las personas con VIH

¿Cómo saber si se ha contagiado?

La forma más segura de obtener un diagnóstico certero es mediante un análisis de sangre, mediante la llamada prueba rápida para detectar el VIH, esta se tendrá que realizar cada tres meses, ya que en varias ocasiones ha resultado negativo el primer examen, pues al realizarlo muy pronto después de la exposición al contagio suele pasar; por esta razón es mejor repetirlo a los tres meses.

Recuerda que jamás debes exponerte a tener ningún tipo de relación sexual sin utilizar una buena protección. ¡De esto depende tu salud y tu vida! De ti también está difundir el mensaje.