Consecuencias para la salud del abuso de tacón

Si no podemos renunciar al uso del tacón una buena opción es utilizar plataformas y asegurarnos de que el tacón no supera en más de 3 cm a la parte delantera

Muchas veces, ya sea para un evento social o en el mismo trabajo, vemos como las mujeres se ven un tanto obligadas a utilizar zapatos de tacón. Estos les brindan mayor elegancia, pero que a la larga les perjudican.

Se ha demostrado que hoy en día las mujeres sufren 4 veces más lesiones en los pies que los hombres a causa del abuso de tacón. Por ello debemos conocer cuales son los trastornos que nos pueden causar, para así tomar las medidas oportunas en el cuidado de nuestra salud.

El tacón adecuado

El tacón adecuado
Usar tacones muy altos no permite que el peso se distribuya de forma correcta.

Hay grandes diferencias entre caminar con un calzado de tacón adecuado y otro inadecuado:

  • Cuando utilizamos un tacón aceptado por los especialistas, el pie recibe la carga del peso corporal de manera bastante uniforme.
  • Por el contrario, cuando nos excedemos en la elevación, nuestro peso va en mayor proporción a la parte delantera del pie ocasionando diversos trastornos.

¿Cuáles son las consecuencias de un tacón inadecuado?

Hay diversos trastornos que podemos sufrir por el uso y abuso de zapatos de tacón. No solo se enfocan en los pies, sino que van en cadena, afectando además articulaciones como rodillas, caderas e incluso a la columna.

Podemos destacar las siguientes  dolencias:

  • Dedos en martillo: afección en la que un dedo del pie se dobla hacia abajo como si fuera una garra.
  • Juanetes: dolorosas protuberancias que aparecen en la base de la articulación del dedo gordo del pie.
  • Metatarsalgia: es el dolor e inflamación de la parte delantera del pie.
  • Lesiones en los tendones: también se inflaman y generan mucho dolor.
  • Caídas o incluso roturas: ya que el equilibrio está alterado.
  • Lesiones en rodillas: se presenta más riesgo de padecer artrosis (desgaste de la articulación) y artritis (inflamación  articular) de manera prematura, debido  a la excesiva presión  que debe soportar esta articulación.
  • Dolor de espalda: se produce una mala alineación de las caderas y también de la columna, causando dolores a nivel de la espalda.
  • Dolor muscular: al estar el talón elevado los músculos de la pierna se contraen (endurecen) y producen mucho malestar.

¿Qué hacer para evitarlo?

La recomendación es utilizar tacón de menos de 3 centímetros y que el ancho abarque todo el talón. Pero la moda, la frivolidad y el mismo trabajo exigen belleza y elegancia pagando por ello un precio muy alto.

Los calzados cada vez son más altos y finos, mientras que los daños también aumentan en severidad. La situación no parece sencilla. ¿Qué podemos hacer?

  • Si no podemos evitar su uso, tengamos en cuenta que una buena opción son las plataformas. No deben tener más de 3 centímetros de diferencia entre la parte delantera y la de atrás.
  • No caminar largas distancias con tacones y, al llegar a casa, cambiarlos por calzados cómodos y adecuados.
Zapato de tacón o zapato bajo
Lo ideal sería tener siempre a mano un par de zapatillas cómodas de repuesto y cada vez que tenemos un respiro o descanso, si las circunstancias lo permiten hacer el cambio.
  • Si nos encontramos en una fiesta o estamos en el trabajo, podemos tomarnos unos minutos para sentarnos y descansar los pies. Y, si es posible, posarlos descalzos estirando bien los músculos y tendones.
  • No comprar zapatos que sean  muy estrechos y asegurarnos que nos permiten mantener los dedos bien estirados y cómodos.

Más vale prevenir

En conclusión podemos decir que una situación cotidiana para las mujeres puede provocar a la larga lesiones o molestias. Estas van de un simple hinchazón a problemas más serios, que hasta pueden necesitar de procedimientos quirúrgicos para intentar solucionarlos.

Sufrientes compañeras, ¿nos cuesta tanto sacrificar algún centímetro para así evitar tener incómodos problemas? ¿No sería más favorable invertir en comodidad y salud que en altura?

Si nuestras familias y pareja nos ven siempre bajo el pedestal y son los que más nos quieren…¿Por qué tanto complejo de estatura? Mi consejo ya lo dice el refrán: ¡Más vale prevenir que curar!