Los mejores consejos para adquirir fundas nórdicas

Paula Heidemeyer 29 junio, 2018
Las fundas nórdicas son unos de los elementos que más visten y decoran una habitación. Sigue los pasos que te indicamos y busca la que mejor se adapte a tu estilo. 

No importa la temporada del año en la que te encuentres; nunca está de más conocer la información acerca de cómo adquirir las fundas nórdicas adecuadas para vestir las camas de tu hogar.

Las personas tienen gustos muy particulares y únicos; por eso, si quieres cambiar la decoración de tu habitación con un gesto rápido, una funda nórdica puede ser tu mejor salida. Las fundas nórdicas son ideales para que la cama tenga notoriedad y sea la protagonista de nuestro dormitorio.

En las revistas de decoración donde se muestran dormitorios, la mirada se dirige rápidamente a las preciosas camas y sus colores. Las fundas nórdicas son la mejor opción para hacer que tu cama luzca fantástica no solo en invierno, sino durante todo el año.

¿Para qué sirve una funda nórdica?

Las fundas nórdicas tienen dos funciones principales: la primera es arroparnos y aportarnos calor, y la segunda es darle un toque diferente al dormitorio y contribuir a su estética. De hecho, es una de las opciones que más utilizan las personas para conseguir una habitación acogedora y personalizada.

A continuación te contamos los aspectos que debes tener en mente cuando vayas a adquirir tu funda nórdica.

Cama modular para el hogar.

Consejos para adquirir fundas nórdicas

Tenemos que buscar el equilibrio entre un producto de calidad, la practicidad y el relleno deseado. Para conseguirlo, ten en cuenta las siguientes premisas:

Colores

Piensa bien qué quieres transmitir. Ten presente el estilo y la decoración que tienes en tu habitación. Intenta que no desentone con las paredes ni con los muebles para que visualmente sea más atractivo. A día de hoy se pueden encontrar multitud de colores y formas.

Relleno del nórdico

El número de hilos es el que determina el poder calorífico. Ten presente siempre el clima de tu zona y la humedad. No es lo mismo vivir en una zona de playa que vivir en un lugar seco y rodeado de montañas.

Aconsejamos buscar un gramaje superior a 200 gramos si el clima es muy frío, mientras que para los lugares más cálidos puedes elegir los de 100 gramos.

Tipos de relleno del nórdico:

Existen diferentes tipos de relleno; escoge el que mejor se adapte a ti y a tus necesidades.

  • Plumón de oca. Se extrae del pecho de las ocas y patos y se dice que es el que más abriga y más aísla del frío.
  • Plumas. Este relleno se caracteriza por ser de plumas de ocas y patos, pero con la diferencia de que, con respecto al plumón, las plumas están enteras, es decir, mantienen la especie de varilla que las une. En cambio, el plumón de oca es más fino.
  • Poliéster o algodón. Si eres alérgico a las plumas, elige un relleno sintético, ya sea de poliéster o de algodón. Calientan un poco menos pero son muy prácticos y más económicos.
  • Lana. Opta por la lana para mantener bien el calor. Es una opción que se sitúa entre la calidad del plumón y de los edredones sintéticos.

Lee también: ¿Cada cuánto deberíamos cambiar las sábanas?

 

Fundas reversibles

Nada mejor que una funda que sea bonita por los dos laterales; podrás cambiarla de posición cuando cambie el tiempo. Busca una opción que sea apta para los meses de verano y para los meses de invierno.

Cortinas y tapicería

Si estás redecorando tu dormitorio, ten en cuenta también las cortinas, el color de tus muebles e incluso el suelo.

Si creas una armonía en cuanto a la paleta de colores, tu dormitorio será mucho más atractivo y acogedor e invitará a quedarse en él.

Cama rosa con funda nórdica blanca.

Estilo propio

Déjate llevar por tus gustos y elige las fundas nórdicas que más te agraden a ti. Serás tú el que tenga que verlas todos los días; pide opinión si la necesitas, pero sigue tus impulsos para realizar la mejor compra.

Y recuerda, busca fundas nórdicas de calidad, con telas suaves y que sean gustosas al tacto. La calidad es importante para que no pierdan sus colores con los lavados y siempre dé la sensación de que son nuevas.

Además, como ya hemos dicho, las fundas nórdicas se pueden usar tanto para arroparse como para decorar la habitación. De hecho, hay personas que utilizan los nórdicos solo para cubrir la cama y dejarla bien vestida, pero a la hora de dormir no los utilizan.

Te puede interesar: 5 tips para que tu cama luzca siempre perfecta

Así, puedes seguir usando la funda nórdica con el relleno durante los meses de verano para que la habitación siga teniendo una mejor presencia, pero retirarla cuando te vayas a acostar.

Si todavía no tienes una funda que llene de color tu habitación, ¿a qué esperas?

Te puede gustar