8 consejos para beber más líquidos

Un hábito tan sencillo como tener una botella de agua siempre cerca es la mejor forma de conseguir beber más líquidos y mantenernos correctamente hidratados

Seguramente hayas leído u oído en algún sitio que es fundamental consumir dos litros de agua por día (como mínimo).

No obstante, si no tenemos este hábito, muchas veces se hace difícil cumplir con la dosis recomendada.

Por ello en el siguiente artículo te damos algunos consejos para beber más líquidos, sin importar la época del año o las actividades que realices.

¿Por qué necesitamos beber más líquidos?

Todo depende de varios factores como, por ejemplo, la actividad física, la edad, el estado de salud, etc.

Sin embargo, los 6 u 8 vasos de agua diarios son necesarios para todos y cada uno de nosotros. Los beneficios de este líquido para nuestra salud son muchos:

  • Aumenta la energía
  • Evita el dolor de cabeza
  • Reduce el riesgo de sufrir ataques cardíacos
  • Mejora el rendimiento físico
  • Elimina toxinas
  • Evita el estreñimiento
  • Te permite bajar de peso

Ver también: Como saciar la sed si no me gusta beber agua

Tips para beber más líquidos

Tips para beber más líquidos

Como ya hemos dicho, la cantidad aconsejada es de dos litros por día. No obstante, no solo “cuenta” el agua, sino también las infusiones naturales, los zumos de fruta e incluso las sopas de vegetales.

Es muy importante que analices el color de la orina para saber si estás yendo por el buen camino.

Al levantarte es normal que sea bien amarilla pero con el paso de las horas debería ir cambiando hasta quedar transparente.

En ese momento es cuando has cumplido con la ingesta adecuada de líquidos. Si no tienes el hábito de beber mucho agua durante el día te recomendamos que prestes atención a estos consejos:

1. No esperes a tener sed

La sed es un signo de deshidratación. Por lo tanto, cuando tienes ganas de beber agua es porque tu cuerpo ya está necesitando líquidos desde hace quizás una hora.

Mantén tu organismo hidratado para no llegar a la sensación de labios y garganta resecos.

2. Ten agua cerca siempre

Ten agua cerca siempre

Durante las primeras semanas será un poco complicado recordar que tienes que beber agua. Eso sucederá hasta que incorpores el nuevo hábito (tardarás 21 días, aproximadamente).

  • Para recordar la ingesta de líquidos una buena idea es llevar contigo a todos lados una botella de medio litro.
  • También es importante dejarla “a la vista” (por ejemplo, sobre el escritorio en la oficina). Así la verás y recordarás que debes consumir agua.

3. Reemplaza los refrescos por agua

Cuando almuerces o cenes, o bien cuando tengas sed y estés andando por la calle, en vez de comprar un refresco repleto de azúcar, te recomendamos que elijas el agua.

De esta forma estarás hidratando el organismo y sumando líquidos “buenos”. Será más sencillo además cumplir con la cantidad diaria adecuada.

4. Bebe antes de comer

Bebe antes de comer

Un vaso de agua antes de cada cada comida principal ya cumple con la mitad de la ingesta aconsejada.

Y si, además, añades un vaso antes de las colaciones de media mañana y media tarde ya tienes 1,5 litros. Muy cerca de lo recomendable.

Los restantes dos vasos los puedes ingerir, por ejemplo, después del almuerzo y antes de acostarte por las noches.

5. Aumenta la ingesta en verano

Los 2 litros tan famosos son un “promedio” para una persona adulta pero, por supuesto, en algunos momentos del año deberíamos aumentar esa cantidad. Por ejemplo, cuando hace mucho calor.

Durante los meses de verano se recomienda incrementar a 3 litros diarios. Por eso una buena manera de incorporar el hábito es en invierno. Ya para cuando comiencen los días calurosos no te será tan complicado aumentar un poco la ingesta.

6. Agrega infusiones

Agrega infusiones

Otro de los consejos para beber más líquidos es no limitarse únicamente al agua “sola”. Puede ser bastante aburrido, sobre todo si no estamos acostumbrados.

Una buena manera de hidratarnos de forma natural y efectiva es a través de las infusiones de hierbas.

  • Puedes elegir té verde (un excelente antioxidante), de manzanilla, de menta o de lo que quieras.
  • Lo importante es no añadirle azúcar y si quieres endulzarle puedes usar stevia o una cucharadita de miel.

En verano las infusiones herbales frías pueden ser excelentes para quitarnos la sed y para que recuperemos energías. Acompáñalas con unas rodajas de limón, cubos de hielo y unas hojas de menta.

En cambio, en invierno bébelas calientes para sentirte reconfortado y elevar la temperatura corporal mientras te hidratas.

Lee también: Esto es lo que ocurre cuando empiezas beber un vaso de agua MEDIA HORA antes de comer

7. Opta por zumos naturales

Otra buena manera de beber más líquidos es aprovechar la cantidad de agua que presentan las frutas y algunas verduras.

Lo importante es que los batidos o zumos sean 100 % naturales. Es decir que los prepares tú mismo en casa. Puedes combinar los ingredientes como prefieras.

No dejes de añadir a tus recetas algunas frutas como manzana, naranja, sandía y melocotón. Puedes agregar cubitos de hielo o agua fresca para que sean menos “pesados”. No añadas azúcar.

8. Consume sopas y caldos

Consume sopas y caldos

Al igual que sucede con los zumos, es fundamental que las sopas sean naturales y caseras. Separa el caldo de las verduras y consúmelo a lo largo del día.

Es ideal para los días fríos, porque no solo te hidrata, sino también te reconforta y evita que comas alimentos calóricos.

Si hace calor puedes optar por un rico gazpacho (mejor si lo preparas sin pan) o batidos de verduras que incluyan tomates, pepinos, zanahorias, remolachas, etc.

Por último, recuerda no pasar más de una hora sin beber líquidos para evitar la deshidratación, el dolor de cabeza y la sensación de sequedad en la garganta.

[featured-post url=”https://mejorconsalud.com/la-retencion-de-liquidos/”]

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas: