5 consejos para cuidar los pies este verano

18 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
El verano es una época en la que se eleva el riesgo de infecciones en los pies. Por eso, es importante poner en práctica algunos cuidados. ¿Qué tener en cuenta? En este espacio lo detallamos.
 

El verano es una época del año en la que la mayoría de personas disponen de más tiempo libre. Esto, sumado al clima y al aumento de temperaturas, hace que muchos de los hábitos diarios cambien. Por eso, hay quienes pasan por alto que deben cuidar sus pies tanto como en cualquier otra época. 

Si bien algunos lo ignoran, en esta época los pies están expuestos a sufrir infecciones y agresiones en la piel. El cambio de calzado, las actividades descalzos o las piscinas, crean un ambiente idóneo para la proliferación de bacterias y hongos. Para evitarlo, a continuación queremos compartir algunos consejos.

¿Por qué es importante cuidar los pies en verano?

Los pies son una de las partes más importantes del cuerpo. Actúan como soporte, permiten mantener una postura y, además, sin ellos no sería posible caminar o correr. A pesar de esto, muchas personas tienden a descuidarlos.

En épocas como el verano están más expuestos a factores que afectan su salud, ya que el calor y la humedad crean un ambiente propicio para el crecimiento de microorganismos infecciosos. Asimismo, las actividades al aire libre incrementan el riesgo de lesiones o callos.

Y es que, es normal frecuentar zonas públicas como piscinas o playas, en las cuales hay un contacto directo con bacterias, hongos y otros elementos que vuelven vulnerables a esta zona del cuerpo. Por eso, las infecciones y dolencias no tardan en aparecer. ¿Cómo cuidar los pies?

¿Por qué es importante cuidar los pies en verano?
En verano, los pies están expuestos a entornos donde abundan los hongos y bacterias infecciosas; por ejemplo, las piscinas.
 

Consejos para cuidar los pies en verano

Como lo detalla un estudio publicado en la revista médica Annals of Family Medicine, durante el verano aumenta la incidencia de problemas en los pies. Por ejemplo, es frecuente que se muestren hinchados por una acumulación de líquido, lo cual puede llegar a ser muy incómodo.

Además, el hecho de llevar calzado descubierto, como sandalias o chanclas, hace que esta zona esté más expuesta a cualquier traumatismo. Por el contrario, al llevar zapatillas con buena sujeción y cubiertas, los golpes se amortiguan mejor. Veamos en detalla algunas recomendaciones para cuidar los pies en verano.

1. Elegir un calzado adecuado

Es importante tener presente qué calzado debe utilizarse en cada ocasión. Las chanclas no son adecuadas para realizar ejercicio o caminar durante largo rato. Sin embargo, sí que se aconseja llevarlas para protegerse al pisar zonas húmedas.

La razón es la que señalábamos antes, en zonas de humedad proliferan con mayor facilidad los hongos. Por ello, se desaconseja ir descalzo en duchas comunes, accesos a piscinas o vestuarios.

Descubre: Los principales patógenos del verano

2. No compartir elementos de uso personal

Tanto el calzado como las toallas y otros elementos de uso personal no deben ser compartidos. Estas medidas ayudan a reducir el riesgo de infecciones y hace parte de una buena higiene. El hecho de usar los mismos utensilios que otras personas puede producir onicomicosis, pie de atleta y otras enfermedades de los pies que son contagiosas.

 

3. Mantener una higiene adecuada

A la hora de cuidar los pies en verano, no solo basta con limpiarlos con jabón y agua. Si hay contacto con agua, ya sea por la ducha, el mar o por estar en piscinas, hay que secar bien. El secado debe incluir la zona entre los dedos y las uñas. 

4. Usar protector solar

La piel de esta zona también es sensible a las quemaduras solares. Por ello, conviene utilizar crema solar sobre los empeines, e incluso en las plantas. De acuerdo con un artículo publicado en Journal of Clinical and Aesthetic Dermatology, el protector solar minimiza las agresiones causadas por los rayos ultravioleta y es clave para evitar el fotoenvejecimiento.

5 consejos para cuidar los pies este verano
Los pies, al igual que otras partes del cuerpo, deben protegerse del sol con una buena crema solar.

5. Aplicar productos hidratantes

Las condiciones climáticas propias del verano tienden a causar sequedad y agrietamiento en los pies. Para que esto no ocurra, se debe aplicar crema hidratante varias veces al día. En su lugar, también es válido usar aceite de coco, vaselina y otra sustancia que proporcione humedad.

Quizá te interese: ¿Qué necesita nuestra piel cuando ha terminado el verano?

Otros consejos para cuidar tus pies

  • Es importante recalcar que, en cualquier caso, es preferible utilizar sandalias que sean estables y que sujeten bien el pie. Así se reduce el riesgo de caídas o tropiezos.
 
  • Por otra parte, no se recomienda utilizar esmaltes de uñas permanentes. Pueden causar reacciones alérgicas y, además, hacen que la transpiración de esta zona disminuya, por lo que es más fácil que proliferen los microorganismos.
  • Intentar quitar los callos o las asperezas con limas o lijas no es la mejor opción. Pueden causar heridas que también se favorecen las infecciones.

Consultar al podólogo

Ante cualquier duda o problema, sobre todo si ya hay alguna patología en los pies, lo mejor es acudir el especialista. Visitar con frecuencia a un podólogo permite elaborar un plan más preciso para el cuidado de esta zona del cuerpo en épocas como el verano.

 
  • Tiivel J. Foot care: a step in the right direction. Perspectives. 1999;23(2):22-25.
  • Steglińska, A., Jachowicz, A., Szulc, J., Adamiak, J., Otlewska, A., Pielech-Przybylska, K., & Gutarowska, B. (2019). Factors influencing microbiological biodiversity of human foot skin. International Journal of Environmental Research and Public Health, 16(18). https://doi.org/10.3390/ijerph16183503
  • McRitchie, M., Branthwaite, H., & Chockalingam, N. (2018). Footwear choices for painful feet - an observational study exploring footwear and foot problems in women. Journal of Foot and Ankle Research, 11(1). https://doi.org/10.1186/s13047-018-0265-2
  • Miikkola, M., Lantta, T., Suhonen, R., & Stolt, M. (2019). Challenges of foot self-care in older people: A qualitative focus-group study. Journal of Foot and Ankle Research, 12(1). https://doi.org/10.1186/s13047-019-0315-4
  • Nardin, R. A., Fogerson, P. M., Nie, R., & Rutkove, S. B. (2010). Foot temperature in healthy individuals: Effects of ambient temperature and age. Journal of the American Podiatric Medical Association, 100(4), 258–264. https://doi.org/10.7547/1000258
  • Liu, F., Allan, G. M., Korownyk, C., Kolber, M., Flook, N., Sternberg, H., & Garrison, S. (2016). Seasonality of ankle swelling: Population symptom reporting using google trends. Annals of Family Medicine, 14(4), 356–358. https://doi.org/10.1370/afm.1953