9 consejos para cuidar las plantas interiores

Son muchos los condicionantes necesarios para cuidar nuestras plantas interiores. El riesgo de unas malas prácticas es evidente: la planta comenzará a perder color, y acabará cayendo y muriendo. ¿Qué hacer para evitarlo?

Las plantas interiores requieren cuidados especiales. El tipo de planta, la luz, el riego, la temperatura, todos son factores a tener en cuenta. Si estos factores no son los adecuados, las plantas interiores languidecen, se caen y mueren.

En muchas ocasiones, las plantas no acaban muriendo porque no se las atienda, sino porque se desconocen sus necesidades. Un ambiente agradable y cómodo para un ser humano puede no serlo para una planta.

Consejos básicos para atender a las plantas interiores

Para que nuestras plantas luzcan con un aspecto saludable, estos son buenos consejos a tener en cuenta:

  • La elección de la planta es fundamental. Hay especies de plantas interiores que necesitan ambientes y cuidados muy específicos, mientras que otras sobreviven con una atención mínima.

A la hora de comprar las plantas, es importante informarse sobre qué condiciones ambientales necesitan. Luego se valorará si el ambiente en el que se instalará es el apropiado.

  • Todas las plantas requieren luz. Las plantas interiores de hojas oscuras y los helechos son las que menos luz necesitan. Si no tienen luz suficiente, inmediatamente manifiestan esa carencia. Las hojas se vuelven amarillas y se alargan los tallos de forma anormal, la planta se estresa y pierde vitalidad.

Por todas estas razones, es necesario observar cómo reacciona la planta en el espacio en el que se ubicó. Si no recibe suficiente luz, habrá que trasladarla.

  • La temperatura adecuada es una condición importante para las plantas interiores. Los cambios bruscos a los que a veces se someten por acondicionamientos térmicos las perjudican. Tampoco resisten la proximidad a esas fuentes de calor o de frío.
  • El riego es asunto de cuidado. Una de las razones más frecuentes por las que las plantas interiores se marchitan es por exceso de agua. La tierra es la mejor guía. Debe estar húmeda, pero no empapada ni con barro.

El acondicionamiento térmico del ambiente impacta en la necesidad de agua de las plantas. El aire se seca más de lo normal y, por tanto, la planta requerirá mayor humedad. En estos casos, es aconsejable humedecer periódicamente las hojas con un rociador muy fino. Esparcir una lluvia delicada sobre la planta le proporcionará bienestar.

La hidratación de la planta

Plantas en macetas
Se debe vigilar la hidratación de las plantas de interior, evitando que se sequen o se ahogen por exceso de agua.
  • También se puede hidratar la planta desde abajo. Para ello bastará con sumergir durante algunos minutos la maceta en agua. De este modo absorberá la cantidad necesaria.
  • Mantener las hojas limpias ayuda a la salud del vegetal. Las hojas de las plantas interiores se ensucian y el polvo las vuelve opacas. Para limpiarlas, se sugiere frotarlas con un paño humedecido con unas gotas de glicerina. La glicerina impide que el polvo se adhiera a las hojas. Además, quedarán brillantes.
  • Las macetas ideales para las plantas interiores son las de barro. Son permeables y favorecen el crecimiento. Sin embargo, también pueden utilizarse las de plástico.
  • Cuando el plato que se coloca debajo de la maceta tiene agua, es necesario retirarla. Es agua sobrante y, por tanto, la planta ya no la necesita. Un buen consejo es llenar estos platos con piedras o gravillas, para evitar que el fondo de la maceta esté en contacto con el agua residual.
  • Los trasplantes e injertos deben acompañar el crecimiento de las plantas. No es conveniente que las raíces se aprieten demasiado y se enrollen en la maceta, pues se quedan sin aire.
  • El trasplante es el momento ideal para renovar y afinar la tierra. Hay plantas que requieren tierras con características especiales, por lo que es bueno familiarizarse con estas condiciones.
  • El abono es un alimento indispensable para las plantas, especialmente cuando han pasado mucho tiempo en la misma tierra. El sustrato se empobrece, las reservas se agotan y la planta sigue necesitando nutrientes. En épocas de crecimiento y de floración, las plantas requieren más alimentos, y es preciso abonar.
  • Atención a los hongos y plagas. Las plantas de interior también se enferman por la presencia de plagas. Es necesario estar atento a manchas en las hojas o a presencia de signos extraños. En estos casos, se deberá consultar a técnicos para controlar el problema.

Las plantas contribuyen a la decoración de los ambientes, pero también cumplen una función muy valiosa para la oxigenación e hidratación del lugar. Con estas precauciones, se logrará mantenerlas en óptimas condiciones.

  • Hernando Perez Rojas, Martin de Paul Cortes. 2007. SIMULACION Y CONTROL DE LA TEMPERATURA DENTRO DE UN INVERNADERO. Extraído de: http://repository.lasalle.edu.co/bitstream/handle/10185/16656/T44.07%20P415s.pdf?sequence=1&isAllowed=
  • Aula virtual. agro. FUNDAMENTOS Y TÉCNICAS DE INJERTACIÓN. Extraído de: http://aulavirtual.agro.unlp.edu.ar/file.php/23/CURSADA/TP-S3-Guia_injertos.pdf