Consejos que debes tener en cuenta antes de empezar una dieta

No debemos tomar la dieta como un castigo, sino como una nueva forma de alimentación que deberemos mantener en el tiempo para sentirnos mucho mejor, tanto física como psicológicamente

¿Quieres empezar una dieta y que verdaderamente sea efectiva? Entonces no te pierdas estos consejos.
Te servirán para complementar tu plan de alimentación sana y convertirán tu dieta en una solución mucho más práctica y efectiva de lo que quizá lo había sido hasta ahora para ti.

1. Convéncete de que debes hacerla

Quizá no tengas muy claro que debes hacer dieta, pero sí te gustaría perder algo de peso o simplemente sentirte a gusto contigo misma. Recuerda que solo se seguirá una dieta si de verdad estamos convencidos de ello. La voluntad es fundamental para que esta llegue a buen término.

Por ello, debes tener en cuenta, y bien claro, el motivo por el que decides emprender esta dieta. Para ello, puedes hacer una lista en la que cites los pros y contras de llevar a cabo esa dieta en particular.

Lee también: 8 beneficios que obtienes por incluir yogur natural en tu dieta

2. Mira el antes y el después de la dieta

las-dietas-deben-acompañarse-de-un-seguimiento

Muchas veces, si vamos perdiendo peso poco a poco, no somos capaces de darnos cuenta del gran cambio que realmente estamos experimentando. Una buena idea para no pasar esto por alto es hacerte una foto antes y después. Así, podrás apreciar tu pérdida de peso progresivamente, lo que tendrá un efecto positivo sobre tu motivación.

3. Define bien tu objetivo

Debes tener claro lo que quieres conseguir con tu dieta. Por ejemplo, si quieres fortalecer tus músculos deberás seguir una dieta rica en proteínas.

Eso sí, no debes olvidar que lo mejor para no desanimarte es ser verdaderamente realista con tus objetivos y, por supuesto, siempre hacerlo de un modo sano.

4. No comas siempre lo mismo

los-alimentos-diureticos-son-parte-de-algunas-dietas

Si comes siempre lo mismo te aburrirás. No obstante, comer sano no tiene por qué ser aburrido.
Hacer dieta es un buen momento para aprovechar e incorporar nuevas recetas que te permitan experimentar con todo tipo de frutas y verduras, aparte de con otros ingredientes nuevos para ti.

¡Dale rienda suelta a tu imaginación y busca recetas sanas y bajas en calorías!

5. Sé consciente de los caprichos que te das

Debes ser muy consciente de las licencias que te permites cuando estás haciendo dieta o, de lo contrario, puedes acabar arruinando su efecto tú mismo.

Si tomas un dulce que sea con moderación y, máximo, una vez por semana. Cuidado con la cantidad y la frecuencia de aquello que tomas.

6. Mastica despacio

Masticar-bien-y-despacio-aumenta-la-sensacion-de-saciedad

Masticar despacio te evitará llegar a las siguientes comidas con ansiedad y con más hambre, porque te saciarás más. Piensa que tu cerebro necesita unos 20 minutos para mandar la señal de saciedad. Por lo tanto, si comes más rápido, ingerirás más en menos tiempo, una cantidad que quizá ni siquiera necesites.

Para poner en práctica este consejo puedes:

  • Destinar 10 minutos más a ingerir cada comida.
  • Comer sin hacer ninguna otra cosa es muy importante. El objetivo es concentrarse en la comida y evitar que aparezcan las ganas de comer cualquier otra cosa.

7. Ve a comprar sin hambre

Lo mejor que puedes hacer es ir a comprar sin hambre. Evitarás caer en caprichos que además, por lo general, suelen ser poco saludables. Para evitar esto, procura hacer una lista y comer algo antes de salir de casa. Así, irás más relajada y tendrás menos tentaciones.

8. Ten claro que no existen las dietas milagro

la-dieta-milagro-no-existe-hace-falta-tiempo-y-constancia

Seguro que has oído hablar de las dietas milagrosas, que proponen bajar de peso rápidamente.
Por desgracia, lo cierto es que no funcionan a mediano ni largo plazo, porque solo provocan la pérdida de agua y músculo. De hecho, si realizas este tipo de dietas puedes llegar a ganar más peso o a perjudicar tu salud.

9. Presta mucha atención al desayuno

El desayuno es la comida más importante del día y tienes que considerarlo así. El desayuno debe aportar, al menos, el 20% de la ración calórica del día.
Por lo tanto, hay que tener en cuenta que nos aporta energías para el resto de la jornada y que, bajo ningún concepto, debe omitirse.

Entre los alimentos recomendados para el desayuno se encuentran:

  • Lácteos —leche, yogur, queso blanco, mantequilla—
  • Frutas
  • Jamón
  • Pan y cereales
  • Zumos
  • Café, té o chocolate

Visita este artículo: Los mejores desayunos antigrasas

10. No te olvides del agua

Beber agua antes de la comidas

Beber suficiente agua a lo largo del día es fundamental. Hay que tener en cuenta que ayuda al buen funcionamiento del sistema digestivo.

La cantidad de ingesta de agua recomendada es entre 1,5 litros y 2 litros, repartidos entre agua, infusiones o caldos de verduras. Por otra parte, hay que tener presente que el té es un gran antioxidante, por su gran contenido en flavonoides presentes en las plantas. Por lo tanto, puede ser un gran aliado para disminuir el estrés y mejorar la concentración.