Consejos para hacer del divorcio una oportunidad para crecer

Aunque lo veamos como un fracaso, el divorcio puede ser una oportunidad para crecer como personas sin depender de otro y de aprender a abrazar la soledad como una aliada

Puede ser el divorcio una oportunidad para crecer, siempre y cuando veamos esta experiencia desde el punto de vista adecuado.

No obstante, nuestra tendencia es lamentarnos, sentirnos víctimas de las circunstancias y, si podemos, culpar al otro de la ruptura.

Muchas personas son incapaces de gestionar bien un divorcio. Las recriminaciones, las culpas y la porquería que se guardó de un tiempo pasado se echa ahora por la boca con un único fin, tal vez inconsciente, que es hacer daño.

Lee: Tipos de rupturas que nos rompen el corazón

Sin embargo, lejos de todo esto, podemos hacer del divorcio una oportunidad para crecer si tenemos bien presentes los siguientes consejos.

El divorcio nos pone en una situación inmejorable

Amiga apoyando

Para hacer del divorcio una oportunidad para crecer es necesario que dejemos de verlo como una desgracia y empecemos a observarlo como un nuevo camino por recorrer.

Cuando se rompe una pareja tenemos la gran ocasión de poder perdonar a la otra persona y también perdonarnos a nosotros mismos por los errores del pasado.

Es una oportunidad para cerrar las puertas de un pasado que puede mortificarnos y aprender que lo vivido tiene que quedarse ahí. En un tiempo que ya no pertenece al presente, pero del que podemos sacar un enriquecedor aprendizaje.

Además, en una situación de divorcio pondremos a prueba nuestro resentimiento. ¿Somos rencorosos? ¿Cuánto rencor podemos albergar dentro de nosotros?

Es una situación que nos permite conocernos mejor y soltar determinados lastres que pueden llenar nuestra vida de amargura.

Descubre: Las 5 cosas que aprendí de una ruptura inesperada

No te olvides de que inicias una nueva etapa. Puedes hacer cosas nuevas, iniciar nuevos proyectos, conocer a más personas… La situación no podría ser mejor.

Ahora ya sabes lo que quieres o no de una relación. También eres consciente de que las relaciones se acaban, de que ese “para toda la vida” es una creencia que hace mucho daño y que favorece el apego.

Para hacer del divorcio una oportunidad para crecer hay que enfrentarse a la soledad

Pareja tóxica

Consideramos la soledad como la mayor de nuestras enemigas. No obstante, para hacer del divorcio una oportunidad para crecer tenemos que vernos las caras con ella.

Ese sentimiento de “me voy a quedar solo”, “no voy a encontrar a nadie más que me quiera”, viene fomentado por esa tendencia a buscar la felicidad en las relaciones de pareja.

Creemos que tener una pareja es una meta que nos llevará al summum de la felicidad y nos olvidamos de que muchas personas eligen estar solas o que viven relaciones que se terminan, que no son “para toda la vida” y son igualmente felices.

La soledad llega a aterrarnos tanto que llegamos a sufrir dependencia emocional por personas dañinas que nos minan la autoestima y que nos manipulan.

Lee: Los grandes errores de las personas dependientes

El divorcio es una excelente oportunidad para enfrentar este gran miedo y disfrutar de la soledad en todos sus sentidos.

¿Por qué no te animas a viajar solo? ¿Qué tal si te apuntas a ese curso en el que no conoces a nadie? ¿Por qué no pruebas a salir para disfrutar con tus amigos y no para “ver si encuentro a alguien”?

La responsabilidad de los hijos

Divorcio padres

Si queremos hacer del divorcio una oportunidad para crecer no podemos olvidarnos de los hijos. Muchas personas no se divorcian debido a que quieren que sus hijos crezcan en una familia unida. Esto es un error.

Divorciarse de la pareja puede ser un gran acto de amor, para impedir que los hijos vivan peleas, falta de amor entre sus padres, faltas de respeto, etc…

Es importante que los tengamos en cuenta y, sobre todo, que no los utilicemos para ponerlos en contra de nuestra pareja.

Antes de irte no te pierdas: Lo mejor para los hijos: ¿seguir juntos o separarse?

El divorcio puede ser una gran oportunidad de crecimiento en todos los sentidos: personal, laboral, familiar…

Desquitemos esas ideas que nos dicen que deberíamos verlo como una desgracia. Si una relación no funcionó, ¡no pasa nada! Sería peor no darse cuenta y mantener una situación insostenible.

Las experiencias que consideramos más negativas son de las que mayores aprendizajes positivos podemos sacar. Así pues, aprovechémoslo.

Categorías: Relaciones Etiquetas:
Te puede gustar