Consejos para una dieta equilibrada

Daniela Castro 9 abril, 2018
Además de incluir alimentos de todos los grupos en nuestra dieta es muy importante hacer 5 comidas diarias y consumir unos dos litros de agua para mantenernos hidratados

En los últimos años ha crecido el interés por adoptar hábitos de vida saludables, mejorar la alimentación y hacer a un lado esas costumbres que afectan la salud y el peso corporal.

Las personas siguen buscando métodos para adelgazar, pero ya no con dietas estrictas y peligrosas, sino apostando por un plan dietario sano y balanceado.

Cada vez son más los que logran entender que el organismo necesita “de todo un poco”. Si bien es fundamental controlar la ingesta diaria de calorías, hay que garantizar una óptima absorción de todos los nutrientes.

¿Cómo planificarlo? ¿Qué debe contener? Teniendo en cuenta que muchos no han logrado resolver estos interrogantes, a continuación queremos compartir algunos consejos básicos.

¿En qué consiste una dieta equilibrada?

Se debe ajustar al biorritmo humano, aportando alimentos energéticos en el periodo de actividad, y alimentos estructurales para el periodo nocturno de reparación.

Entre otras cosas, debe tener en cuenta la etapa de vida de la persona, así como el trabajo de su metabolismo, sus posibles enfermedades y el estilo de vida o hábitos.

Lee también: Consejos para no fracasar con la dieta

Consejos para una dieta equilibrada

Variedad de frutas y verduras

A través de una dieta equilibrada se busca lograr una nutrición adecuada para cuidar el organismo y mejorar la calidad de vida sin tener que renunciar a ningún alimento.

Por supuesto, en esta se procura limitar al máximo algunas comidas o combinaciones de alimentos que contienen demasiadas calorías y un bajo aporte nutricional.

Elegir variedad

El organismo necesita más de 40 nutrientes diferentes y no hay un alimento que por sí solo pueda proporcionarlos. Diseñar una alimentación variada, controlada en calorías y grasas es clave para lograr el balance ideal en la dieta.

Es importante incrementar el consumo de alimentos orgánicos, disminuyendo al máximo los productos procesados y refinados.

Así las cosas, una dieta variada puede incluir:

  • Frutas y vegetales
  • Cereales integrales
  • Pescados y mariscos
  • Carnes magras
  • Frutos secos y semillas
  • Lácteos y huevos
  • Aceites saludables

Desayunar bien

desayuno

Todas las comidas principales son importantes e irremplazables. Sin embargo, cabe resaltar en especial el desayuno, ya que es clave tanto para el peso corporal como para darle un impulso de energía a todo el cuerpo.

  • Durante el periodo de descanso el organismo permanece en ayuno; por esto, al despertar, se hace necesario “recargarlo” con alimentos llenos de nutrientes.
  • Un buen desayuno debe contener hasta el 25 % de la ingesta total de calorías Debe incluir alimentos frescos y fuentes de proteína.

Te recomendamos leer: 6 desayunos más recomendados para la dieta

Dividir las porciones diarias

Para sacarle más provecho a los alimentos es primordial aprender a controlar las porciones. En lugar de consumir tres platos principales abundantes, es mejor dividir las comidas para cinco o seis porciones pequeñas al día.

  • El consumo de estas raciones ayuda a mantener los niveles de glucosa en la sangre estables durante toda la jornada, lo que evita esos “atracones” posteriores.
  • Al comer varias veces el cuerpo mantiene con energía y, por lo tanto, disminuyen esos episodios de cansancio matinal.

Incrementar el consumo de agua

Mujer con vaso de agua en la mano representando consumir agua

Muchos ignoran el papel que desempeña el agua en la salud. El cuerpo está compuesto en gran parte por este líquido, por lo que, para mantenerlo hidratado, es fundamental consumir alrededor de dos litros diarios.

  • Ingerir suficiente agua pone en marcha las funciones de los órganos excretores y reduce la acumulación de líquidos y toxinas.
  • Al optimizar la circulación de la sangre, apoya el proceso de oxigenación y evita los problemas de concentración o fatiga.

¿Quieres una bebida más apetitosa? Las adiciones de plantas o frutas son ideales para variar su sabor.

Limitar el consumo de azúcar y sal

La gastronomía tiene sus propias costumbres; por ello, es normal que la mayoría de las recetas incluyan entre sus ingredientes cierta cantidad de azúcar y sal.

Es cierto que en pequeñas dosis no pueden causar un impacto notorio en el cuerpo. El problema es que se comen de manera excesiva y regular, muchas veces ignorando sus efectos.

  • Ambos ingredientes pueden causar desequilibrios en el organismo, tanto a nivel metabólico como cardíaco y nervioso.
  • Sus excesos se relacionan con trastornos como el sobrepeso, la diabetes o la retención de líquidos, entre otros.

Los beneficios de la alimentación van de la mano con los efectos del ejercicio. Comer demasiadas calorías y ser sedentarios da lugar a un aumento notorio de peso.

Sabiendo esto, como consejo final es bueno dedicar algunos minutos del día a un plan de entrenamiento. Mover el cuerpo ayuda a quemar las calorías sobrantes y promueve el bienestar físico y mental.

Te puede gustar