Consejos para equilibrar el estado de ánimo

Yamila Papa Pintor · 5 febrero, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 11 enero, 2019
Aunque resulte difícil, es fundamental que aprendamos a reírnos de nuestros problemas. Afrontar la vida con una sonrisa nos permite adoptar una actitud mucho más positiva ante cualquier circunstancia.

A muchas nos ha pasado que, pasan unos minutos y nos sentimos muy felices, quizá la persona más feliz del universo, y al cabo de unas pocas horas, nos sentimos de manera totalmente opuesta, es decir, nos invade un sentimiento de nostalgia y tristeza que, en ocasiones nos empuja a preguntarnos: ¿Tendré depresión?.

Al otro día, volvemos a sentirnos tristes y a las dos horas, nuevamente estamos felices. Tratamos de continuar nuestra jornada como si nada hubiese pasado, pero los cambios de humor y de sentimientos pues, continúan variando, hasta hacerse una montaña rusa interminable de sentimientos positivos y negativos.

Si bien es cierto que la vida es un sinfín de emociones, a veces el estado de ánimo tan cambiante no es bueno para, en absoluto. No lo es para nosotras, ni para nuestro entorno familiar y social, mucho menos para nuestro organismo, pues nos podría llevar a cuadros clínicos mucho más serios que una simple tristeza. Nos podría estar dirigiendo directo a un cuadro depresivo clínico.

En este estudio, publicado por la Universidad Complutense de Madrid, en el año 2018, se muestran, de manera detallada, las posibles causas y consecuencias de padecer depresión clínica, resaltando entre sus líneas, que para «combatir y/o evitarla por nuestra parte, debemos aprender a equilibrar las actividades diarias de nuestra vida».

Por lo que se recomienda abiertamente hacer terapias de relajación, yoga y ejercicios aeróbicos, entre otras actividades.

¡Conoce algunos consejos para equilibrar el estado de ánimo en este artículo! ¿Empezamos?.

Terapias para equilibrar la mente, el cuerpo y, sobre todo, nuestro estado de ánimo

Es tiempo de que hagamos algo por nuestro estado de ánimo. Basta con unos sutiles cambios de hábitos, o con empezar una terapia acorde a nuestras necesidades para lograr que nuestra vida puede ser mucho más equilibrada.

No es preciso hacer un tratamiento médico, sino empezar a buscar entre las diversas terapias y técnicas a tu disposición. ¡Seguro que encontrarás la que más te guste y te haga sentir bien, sin cambios de humor inexplicables!

Hacer yoga

Practicar estas técnicas ancestrales podría generar algunos beneficios para la salud mental, emocional y espiritual. Incorporar esta disciplina en tu vida podría permitirte controlar los niveles excesivos de estrés, reducir bastante la ansiedad, estabilizar la presión arterial, y mejorar tu estado de ánimo. Entre otros beneficios.

Con 2 horas a la semana, para comenzar, al primer mes de seguro podrás notar algunos cambios hacia lo positivo. Te sentirás más serena, relajada y controlarás tus sentimientos de una manera correcta. Dejarás que las “cosas fluyan” y no te preocuparás tanto por las cosas que no tienen sentido.

Hasta ahora, el yoga se ha posicionado de manera tan positivo, que pueden encontrarse diversos estudios e investigaciones que lo recomiendan para personas que padece de diabetes mellitus, incluso algunos expertos del área han publicado estudios donde explican sus aportes positivos en diferentes edades, llegando a ser de buena contribución hasta en la danza, como lo muestra este estudio, por ejemplo.

No olvides leer: Cómo practicar yoga en casa

posturas de yoga

Reír a diario

Aprende a reírte de las cosas malas que pasan, lo mismo que ocurre cuando nos caemos en la calle y no podemos aguantar la carcajada. Si te ríes de ti y de lo que te sucede será más sencillo que puedas mejorar tu estado de ánimo.

Además, recuerda la frase: “Camina por la vida con una sonrisa. Verás qué lindo es desentonar con todo el mundo”.

Presta atención a las personas que te rodean en el metro, el trabajo, la fila del mercado… Todos tienen caras largas. ¡Sé diferente! Esto te ayudará a darte más ánimos, a distanciarte emocionalmente de los problemas y, como si fuera poco, a liberarte de ellos.

Al reír y tener buen humor tu cerebro producirá más oxitocina, una de las “hormonas de la felicidad” que mejora la capacidad pulmonar, descontractura las tensiones y aumenta el ritmo cardíaco.

Últimamente se habla de la famosa risoterapia, sobre esto se ha dicho que la risa, se ha relacionado con numerosos beneficios para la salud.

Incluso se introdujo el término psiconeuroinmunología, como un nuevo campo de investigación, al demostrar las interacciones que se dan entre el comportamiento, el sistema nervioso, el endocrino y el inmunológico, es decir, nuestra forma de comportarnos y forma de sentirnos pueden afectar muchísimo los niveles químicos de nuestro cuerpo en general, como por ejemplo: neurotransmisores y hormonas.

Meditar

Los beneficios son similares a los del yoga, solo que, en este caso, tendrás que permanecer sentado en la misma posición durante algunos minutos. El objetivo es que vayan añadiendo más cantidad de tiempo en tus meditaciones y llegues a los 20 minutos diarios a los pocos meses.

Esto tiene ventajas para nuestro cerebro, por ejemplo, ya que mejora las áreas de la memoria, la empatía, la autoconciencia y el estrés.

Ya lo sabes, música instrumental, incienso o vela, luz tenue, cerrar los ojos y dejar la mente en blanco. ¿Te parece difícil? Quizás al principio sí, pero después te será algo cotidiano.

Leer y escribir

¿Sabías que existe la “literaterapia”? No se trata de un invento, sino de una técnica muy buena que mejora y equilibra nuestros estados de ánimo. Está basada en dos actividades que pueden ser bastante eficaces para encauzar las emociones.

En primer lugar, tenemos que leer libros de autoayuda y superación personal. Sin terminar ese libro, tomamos otro pero esta vez de ciencia ficción o novela. De esta manera mejoramos varios planos al mismo tiempo.

La segunda parte de la técnica consiste en llevar papel y lápiz a todos lados y aprovechar los momentos de ocio, como puede ser el viaje al trabajo, la hora de almuerzo, la fila en el banco o hasta que llega nuestra amiga para compartir un café, para anotar todo aquello que nos pasa, sea bueno o malo.

Dudas, amores, mensajes, recordatorios, decepciones, ideas a tener en cuenta, sueños… Todo lo que se te ocurra. Nadie tiene por qué leerlo o enterarse de su existencia. Sería como una especie de diario íntimo de emociones. No desestimes su poder.

leer-estado-de-ánimo

Tener un pasatiempo que nos apasione

Puede ser tomar fotografías, hacer un curso de botánica, cuidar las plantas del jardín, caminar descalzo por la playa, visitar museos, aprender un idioma, hacer esculturas o manualidades, andar en bicicleta, cocinar, hacer un deporte… Todo está permitido también en este consejo para equilibrar el humor.

Claro, porque el estado de ánimo te cambiará como por arte de magia.

Estamos acostumbrados a hacer lo que nos exigen nuestros empleos y no nos permitimos disfrutar del tiempo libre (o ni siquiera hacemos lo posible para tener tiempo de ocio diario). Así es más fácil sentirnos frustrados, tristes, deprimidos, con temperamento cambiante, etc.

¿Quieres conocer más? Lee: Caminar, un ejercicio fácil para ponerse en forma y estar saludables

Comer de manera saludable

Por último, no podía faltar esta excelente técnica para mejorar el estado de ánimo. Existen algunos alimentos que tienen la capacidad de equilibrar el humor y otros derribarlo hasta el décimo subsuelo.

La “dieta feliz” incluye los siguientes alimentos: las algas (wakame, shitake, nori), los plátanos, los quesos frescos, el germen de trigo, el chocolate amargo, los cereales integrales, las nueces, las legumbres, los pescados azules (salmón, atún, caballa, sardina) y las espinacas.

También debemos añadir a nuestra alimentación diaria el toronjil, el perejil, la borraja, el romero, la salvia y el hipérico. Evita consumir alimentos con grasas y frituras, como la comida rápida, las hamburguesas, las patatas fritas, la pizza, los refrescos, el café y los dulces con mucho azúcar.

alimentación-estado-de-ánimo

Ver también: 

  • Castro, J. F., Pérez, R. G., Barrantes, N., & Capdevila, A. (1997). Estado de ánimo y sesgos en el recuerdo: Papel del afecto. Psicothema.
  • Fernández, E. M. A., Fernández, C. A., & Pesqueira, S. (2000). APORTACIONES DEL POMS A LA MEDIDA DE ESTADO DE ANIMO DE LOS DEPORTISTAS : ESTADO DE LA CUESTION. Revista de Psicologia Del Deporte.
  • Lugo, Luz. García, H. (2009). Descripción de la calidad de vida en una cohorte de pacientes con Lesión Medular en el Hospital Universitario San Vicente de Paúl. Revista Colombiana de Medicina Física y Rehabilitación.
  • Bono, E. G., Núñez, J. M., & Salvador, A. (1997). Efectos de un programa de entrenamiento sobre el estado de animo y la ansiedad en mujeres sedentarias. Psicothema. https://doi.org/10.1016/j.micromeso.2006.09.008