Consejos para fortalecer la autoestima

Aprender a aceptar nuestras limitaciones, aceptarnos y dejar de compararnos con los demás, puesto que somos únicos, es fundamental para poder trabajar en nuestra autoestima y fortalecerla

Quererse a uno mismo no es sinónimo de ser narcisista ni egoísta. Es fundamental sentir aprecio o cariño primero por nosotros para luego poder amar a los demás.

En este artículo te contaremos cómo fortalecer la autoestima para que puedas apreciar tus habilidades y aceptarte tal cual eres.

¿Tengo problemas de autoestima?

La baja autoestima trae como consecuencia una percepción negativa sobre uno mismo. Esto nos puede limitar mucho en nuestra vida cotidiana.

En muchos casos las personas ni siquiera identifican que tienen este problema, pero sí experimentan algunos síntomas como, por ejemplo, ansiedad, depresión, adicciones o cambios en la conducta.

Básicamente la autoestima es un conjunto de percepciones, pensamientos y evaluaciones que nos hacemos sobre nosotros mismos. Es decir, la valoración propia según nuestras experiencias.

Entre los sentimientos, pensamientos o frases más habituales de alguien con autoestima baja encontramos:

  • No me siento seguro de mi mismo.
  • No expreso mis opiniones por miedo al rechazo.
  • No creo que sea merecedor de algo bueno.
  • No me esfuerzo porque sé que no lo lograré.
  • No me relaciono con otras personas porque le temo al abandono.
  • Veo a los demás como superiores.
  • Necesito la aprobación constante de quienes me rodean.
  • Me desmotivo fácilmente.
  • No puedo tomar decisiones.
  • Me siento poco atractivo, siempre culpable, inferior y poco interesante.

Te recomendamos leer: Tú no eres el problema, el problema es tu autoestima

Consejos para tener una autoestima elevada

Por supuesto que no existe ninguna solución mágica que nos pueda servir para mejorar la autoestima en cuestión de segundos, pero sí hay técnicas que pueden ayudar sobremanera.

Ponlas en práctica cuanto antes y verás los resultados:

1. Entiende que nadie es perfecto

Entiende que nadie es perfecto

El objetivo en esta vida es ser lo más feliz posible a pesar de los defectos y las virtudes. No hay ninguna persona en el mundo que no tenga debilidades. No le restes importancia a tus habilidades y valóralas como corresponde.

Deja de machacarte con la idea de que eres menos que el resto y enfócate en las cosas buenas que tienes para ofrecer. ¡Porque son muchas!

2. Piensa en positivo

Debes eliminar de tu lista las frases que comienzan con un “no”. A partir de ahora, cuando te sientas triste, frustrado o con baja autoestima, tienes que cambiar esos pensamientos por otros más alegres y optimistas.

Por ejemplo “lo intentaré”, “me irá bien”, “daré lo mejor de mí”, “puedo lograrlo”… Verás cómo esas simples palabras te cambian el día.

Puedes incluso anotarlas en un papel y pegarlas en lugares como el espejo del baño, la pantalla del ordenador o la puerta de la nevera; así estarán a la vista y podrás repetirlas las veces que sea necesario.

3. Conviértete en tu mejor amigo

Conviértete en tu mejor amigo

¿Con quién pasas más tiempo cada día? ¡Contigo mismo! Por ello es fundamental que os llevéis bien.

Al igual que sucede con la pareja, los padres o los colegas de la oficina, debemos esforzarnos por tener una convivencia amena con nuestro “yo”.

Trátate bien y de a poco irás aumentando tu autoestima.

4. No te compares

Esto es algo realmente tedioso e imposible de sobrellevar. Claro que los demás siempre tendrán algo que nosotros no, pero también ocurre lo inverso… tenemos cosas que ellos no poseen.

Es inevitable compararnos con nuestros hermanos, amigos, vecinos o hasta con las celebridades que aparecen en televisión.

Sin embargo, debes recordar que eres único y que no hay nadie como tú en este planeta.

Las comparaciones solo sirven para hacernos sentir mal, disminuidos e inferiores. No las necesitamos. Mejor enfócate en tus virtudes y trata de mejorar tus defectos sin mirar a quienes te rodean.

Ver también: Tengo un gran miedo al rechazo

5. Perdónate

perdonarse

Para reforzar la autoestima es fundamental  que estemos en paz con nosotros mismos y que nos aceptemos así como somos.

  • Puedes escribir una carta donde describas lo que no te gusta de ti y qué cosas te hacen sentir culpable o triste. No olvides nada.
  • Luego léela en voz alta, deja que las lágrimas caigan por tus mejillas y, cuando se hayan lavado las heridas, rompe la carta antes de arrojarla a la basura.

Esta técnica te permitirá disfrutar de un nuevo comienzo, de una nueva vida, un nacimiento a una etapa llena de felicidad.

Perdona tus debilidades, trabaja para cambiarlas y, sobre todo, ten por seguro que tus esfuerzos tendrán resultados.

Aunque cueste y a veces quieras “izar la bandera blanca”, al final del camino te darás cuenta de que todos esos defectos te hacían humano.

6. Acepta las críticas constructivas

No estancarse, no sentir culpa ni verse inferior al resto es una tarea ardua.

Además de tener que lidiar con los pensamientos negativos propios también debemos soportar que los demás nos hagan observaciones sobre nuestros defectos (que ya los conocemos).

Sin embargo, muchas veces hay personas que lo único que quieren es ayudarte.

¿Cómo darse cuenta? Cuando los comentarios no tienen una intensión maliciosa. Si bien te dirán algo que no te gustará oír, también es verdad que ese comentario puede ser el puntapié inicial para un cambio en tu manera de ver las cosas.

Si sabes que esa persona te quiere mucho y lo dice por tu bien, acepta la sugerencia y no la olvides… Tal vez puedas usarla a tu favor.

Por último, para poder reforzar la autoestima te recomendamos que te regales tiempo para ti y solo para ti. Haz lo que te gusta sin importar las consecuencias.

Y cada noche, antes de dormir, agradece por los logros de esa jornada, así como también por los errores y la posibilidad de mejorar.