Consejos rápidos para humidificar el hogar en invierno

Paula Heidemeyer · 19 enero, 2019
Tanto el exceso de sequedad como el de humedad dentro de casa son perjudiciales para nuestra salud, por lo que debemos buscar un término medio entre ambos. Especialmente en épocas invernales y en zonas de interior.

Humidificar el ambiente de tu casa en invierno ayuda a respirar con más facilidad en ambientes secos. En la época invernal, en la que se manifiestan los resfriados y las gripes, mantener una adecuada humedad en casa ayudará a evitar la acumulación de mucosidad y enfermedades respiratorias. Por ello, una alternativa es la compra de humidifcadores de ambiente.

Son aparatos eléctricos que requieren filtros que hacen que, a la larga, la compra salga más costosa. Los filtros de los humidificadores pueden, además, permitir la proliferación de moho. Por esta razón, antes de buscar la compra de un aparato de este tipo, te contamos qué puedes realizar en tu hogar para humidificar las estancias y llevarte los mismos beneficios con productos naturales y con técnicas mucho más económicas.

Cómo humidificar tu hogar en invierno

Pecera de cristal con conchas, piedras y una planta para humidificar el ambiente.
Humidificar las estancias se hace más necesario en invierno y en zonas alejadas de la costa.

Una de las épocas en las que conviene aumentar la humedad de nuestro hogar es en los meses de invierno. Siempre dependerá del clima en el que nos encontremos, ya que hay zonas de costa que son muy húmedas, mientras que las del interior son muy secas.

Existes diferentes formas de aumentar la humedad. Normalmente funcionan en una estancia o una habitación. Si buscas la manera económica para evitar esa sequedad y no sabes cómo, te contamos los mejores remedios caseros para humidificar una habitación:

Pecera

La falta de humedad puede provocar diferentes problemas, tanto a las personas como a los muebles o paredes de la casa. Nosotros podemos presentar sequedad en la piel, nariz o labios, mientras que en las paredes pueden surgir con mayor facilidad imperfecciones.

En primer lugar, te proponemos llenar una pecera con agua y colocarla en la esquina de la habitación, donde no impida el paso y donde no moleste. Tiene que tener una apertura ancha para que el aire entre en contacto con el agua. Es una de las soluciones más sencillas y eficaces que realizar.

Plantas de interior

Las plantas de interior se convertirán en tu mejor aliado, ya que elevan el nivel de humedad del aire por su efecto de transpiración. Las plantas necesitan mucha agua para que tengan un buen crecimiento, y además nos beneficiarán con su humedad.

  • Cada vez que la regamos el agua se desplaza por las raíces hasta los poros del interior de las hojas.
  • Los poros liberan la humedad y la mantienen en la habitación haciendo que el lugar sea mucho menos seco. Elige una planta que te guste y riégala.

Descubre: Beneficios de tener plantas en casa para la salud

Colocar agua cerca de una fuente de calor

Si cuentas en casa con un radiador, es perfecto para colocar cerca un cuenco con agua. O si no, también puedes colocar un cazo apto para el fuego directamente encima del radiador cuando esté encendida la calefacción. No correrás el peligro de que pase ningún accidente, ya que es se trata de un metal que soporta altas temperaturas.

Si no cuentas con un radiador, puedes acercar a una fuente de calor ese recipiente de agua, siempre teniendo especial cuidado con los productos eléctricos. No tendrás el efecto de forma tan potente, pero conseguirás aumentar ese nivel de humedad.

Floreros

Una técnica parecida a la de las plantas de interior es colocar un florero lleno de agua y con las mejores flores que combinen con nuestra casa. Estos recipientes los puedes llenar no solo de agua, sino también de piedras, conchas, canicas u otro objeto para hacerlo más decorativo.

Estaremos decorando nuestra mesa o estantería con mucho estilo mientras ayudamos a humidificar el ambiente. Si te animas, puedes añadir cáscaras de cítricos para que emane buen olor.

No te pierdas: Formas de hacer terrarios para decorar el hogar

Tender dentro de casa

Ropa tendida en el marco de una ventana para humidificar el ambiente.
La humedad que suelta la ropa al secarse mantiene humidificado el ambiente interior.

Una forma para humedecer una habitación es tender la ropa mojada dentro de casa. La ropa lavada desprende muy buen olor y enseguida notarás la humedad en esa estancia. Además, ahorrarás energía porque no necesitarás poner en marcha la secadora.

Una fuente interior

Si te animas a cambiar radicalmente tu casa, o si tienes la opción de poder colocarla, puedes instalar una fuente de interior. Existen de todos los tamaños, y las pequeñas darán un toque espiritual allá donde lo coloques. El sonido del agua te relajará mientras genera un clima más húmedo.

Busca temperaturas frías

Las habitaciones calientes hacen que se seque el ambiente mucho más rápido. Si no eres friolero y no te importa taparte más en invierno, abrígate y no enciendas tanto la estufa, porque son los radiadores los culpables de esa sequedad.

Cocinar

Tan solo con el arte de cocinar podremos aumentar la humedad. Busca platos de cuchara como sopas o cremas calientes, te habrás fijado que en inverno desprenden humedad allá por donde pasan.

  • El hervir agua hará que la cocina esté menos seca y la humedad podrá llegar a más zonas de la casa.

Rociar con agua

Una forma de aumentar esa humedad es rociar un poco de agua en algunos muebles que se puedan mojar. De lo contrario, también puedes rociar los textiles como las cortinas, fundas de sofá o alfombras. Esa agua quedará en el ambiente y se notará al instante.

Vapor de la ducha

Otra forma de evitar la sequedad es abrir la puerta nada más nos duchemos para que salga el vapor del cuarto de baño y vaya a otras estancias.

Estas son algunas formas caseras de conseguir que nuestro hogar aumente los niveles de humedad y evitar así el clima tan seco dentro de casa que puede provocarnos malestar. ¿Conoces otra técnica?