Consejos para la dieta contra los cálculos en la vesícula

La alimentación es un factor clave en el tratamiento de los pacientes con cálculos en la vesícula. Esta acelera la recuperación y ayuda a mantener bajo control los síntomas

Los pacientes con cálculos en la vesícula deben cambiar varios aspectos de la dieta para estimular la liberación y renovación de la bilis. El fin no es solo facilitar la expulsión de los cristales existentes, sino también evitar que se presenten otras complicaciones en el sistema.

El consumo de alimentos variados y bajos en grasa resulta determinante en el proceso de recuperación; aunque no es conveniente adoptar un régimen estricto, sí es primordial evitar algunas comidas que pueden empeorar la situación.

Los menús recomendados para tratar esta enfermedad pueden variar en cada persona, según la gravedad de los cálculos, la edad y el estilo de vida; sin embargo, hay algunas generalidades que todos pueden poner en práctica para facilitar el tratamiento.

¿Te diagnosticaron cálculos en la vesícula? Te compartimos en detalle lo que debes saber de la enfermedad y algunos consejos imprescindibles para la dieta.

¿Qué son los cálculos en la vesícula y cuáles son sus síntomas?

Cálculos biliares.

Los cálculos en la vesícula, también llamados cálculos biliares, son unos depósitos duros que se forman en el interior de la vesícula biliar, cuyo tamaño puede ser tan pequeño como un grano de arena o tan grande como una pelota de golf.

La mayor parte de las veces se forman por la acumulación de residuos de colesterol, pero también pueden ser producto del exceso de bilirrubina en la bilis. Algunas personas presentan un único cálculo, mientras que otros desarrollan muchos al mismo tiempo.

Quizá te interesa: Cómo preparar un licuado especial de remolacha para controlar el colesterol.

Síntomas de cálculos en la vesícula

Muchos casos de cálculos biliares trascurren de forma asintomática. Si el cálculo provoca una obstrucción en alguna vía, los pacientes pueden experimentar:

  • Un dolor repentino que se intensifica en la parte superior derecha del abdomen.
  • Un dolor que se siente justo debajo del esternón.
  • Dolor de espalda entre los omóplatos
  • Náuseas y vómitos
  • Piel amarillenta (ictericia)
  • Fiebre y escalofríos

Consejos para tratar los cálculos en la vesícula con la dieta

La dieta contra los cálculos biliares tiene como principal objetivo ayudar a expulsar los depósitos duros que pueden producir obstrucciones o dificultades en el sistema. Asimismo, pretende complementar el tratamiento para mitigar los síntomas y prevenir complicaciones.

Si los síntomas son severos, o si se están tomando medicamentos, el plan de alimentación debe estar supervisado por un profesional. Aunque hay algunos aspectos básicos que se mantienen, existen casos en los que se toman medidas especiales.

Reducir el consumo de grasa

Grasas saturadas.

Todo plan de dieta contra los cálculos en la vesícula debe restringir el consumo de grasas saturadas y grasas trans. Comer bajo en grasas evita que se sigan formando durezas en el interior de la vesícula y, por lo tanto, facilita el proceso de recuperación.

No es conveniente eliminar la totalidad de fuentes de grasa, ya que algunas grasas “saludables” mejoran la composición de la bilis e impulsan su liberación. Por esto, lo ideal es remplazar los lípidos dañinos por grasas insaturadas como las que aporta el aguacate o el aceite de oliva.

Entre los alimentos prohibidos encontramos:

  • Lácteos enteros
  • Quesos amarillos
  • Carnes grasas
  • Embutidos y carnes curadas
  • Vísceras como el hígado, corazón, riñón o tripas
  • Salsas y aderezos
  • Productos de bollería
  • Chocolate y derivados
  • Frituras y comida rápida

Incrementar el consumo de agua

La deshidratación puede causar graves complicaciones en las personas con cálculos en la vesícula; por este motivo, se debe incrementar el consumo de agua a lo largo del día. Este líquido reduce la concentración de bilis y favorece la descomposición de los cristales de colesterol.

  • Lo ideal es ingerir entre 8 y 10 vasos al día hasta notar una mejoría.

Consumir más frutas y vegetales

Frutas y vegetales.

El consumo abundante de frutas y vegetales le proporciona al organismo agua, antioxidantes y vitaminas y minerales que ejercen un papel protector contra los cálculos biliares.

Estos alimentos son saciantes y deben incluirse en todo plan de alimentación saludable. Su ingesta, entre otras cosas, disminuye la concentración de colesterol y lípidos dañinos.

Añadir más fibra en la dieta

Los alimentos con altos contenido de fibra dietética son imprescindibles en la dieta contra los cálculos biliares. La asimilación de este nutriente ayuda a capturar los jugos biliares para favorecer su excreción antes de que sean reabsorbidos y almacenados dentro de la vesícula.

Algunos alimentos con fibra son:

  • Avena
  • Arroz integral
  • Semillas, legumbres y granos enteros
  • Vegetales verdes
  • Papaya
  • Higos

Tomar infusiones de plantas medicinales

Infusión de alcachofa.

El consumo de algunas infusiones de plantas es un gran complemento para calmar los síntomas causados por los cálculos en la vesícula. De hecho, algunas contienen componentes que ayudan a descomponer las durezas con más facilidad.

Las recomendadas son:

  • Cola de caballo
  • Cardo mariano
  • Manzanilla
  • Cúrcuma
  • Alcachofa

Si los síntomas empeoran a pesar de seguir estos consejos de la dieta, consulta de inmediato al médico. A veces los cálculos son demasiado grandes y solo pueden ser removidos con una intervención quirúrgica.