4 consejos para mantener una piel limpia y suave

Raquel Lemos Rodríguez · 3 enero, 2019
Exfolia, limpia, tonifica e hidrata la piel. Estas acciones son muy sencillas de llevar a cabo y harán que la salud de tu piel mejore considerablemente.

Mantener una piel limpia y suave no requiere de grandes sacrificios, aunque sí de perseverancia. Por ejemplo, si nos dicen que es bueno desmaquillarse todas las noches, de nada sirve hacerlo unas dos o tres veces a la semana.

Para mantener una piel limpia y suave debemos hacerlo todos los días, sin excusas.A muchas personas les da pereza seguir una rutina para mantener la piel sana.

Sin embargo, el hecho de no ser perseverantes evita que puedan disfrutar de una piel con estas características.

4 consejos para conseguir una piel limpia y suave

1. Exfolia la piel

Mujer aplicándose exfoliante en la piel.
La exfoliación es base para mantener una piel limpia y suave.

Tal vez sí limpies la piel con un producto adecuado, pero no la exfolias.mYa sea porque no tienes la costumbre de hacerlo o porque no logras encontrar uno que se adapte a tus necesidades.

La exfoliación es indispensable, cada quince días como mínimo, ya que remueve las células muertas y deja la piel más unificada y suave.

Para exfoliar la piel no es necesario comprar un producto específico, aunque tenemos hasta 3 opciones para escoger. Veamos cuáles son:

  • Producto exfoliante: En cualquier supermercado o droguería podemos encontrar productos exfoliantes que limpian al mismo tiempo que sus pequeños gránulos exfolian la piel. Hay exfoliantes para todo tipo de pieles.
  • Exfoliante casero: Podemos crear nuestro propio exfoliante casero, por ejemplo, mezclando miel y azúcar podemos crear un producto completamente natural que nos permitirá obtener todos los beneficios de un exfoliante.
  • Cepillo exfoliante: Existen algunos cepillos aptos para el rostro que exfolian la piel. En estos casos, no necesitamos comprar un producto específico, ya que con nuestro jabón habitual para el rostro será suficiente.

Quizá te interese: Descubre cuál es el mejor exfoliante facial según tu tipo de piel

2. No te olvides de limpiar la piel

Si te da mucha pereza limpiar tu piel por la noche y por la mañana, te recomendamos que al menos lo hagas una vez.

Utiliza un producto suave, puede ser una espuma, un gel limpiador o una crema. Incluso, si tienes la piel sensible, puedes utilizar agua micelar.

Lo que jamás deberías hacer sería irte a la cama sin limpiar tu piel. La limpieza es algo que deberías realizar a diario, sobre todo si te has echado crema solar, si te has tocado mucho la cara o si has utilizado maquillaje.

Una buena limpieza te permitirá mantener una piel limpia y suave.

3. Usa un tónico

Mujer aplicándose un producto en la cara con un algodón.
Los tónicos mejoran la apariencia de una piel limpia y suave.

En ocasiones, puede que creas que el uso de un tónico es algo de lo que se puede prescindir. Sin embargo, esto no es así. Un tónico refresca nuestra piel, la calma tras la limpieza, la unifica y la prepara para los próximos tratamientos de belleza que le vayamos a brindar.

Además, los tónicos cierran nuestros poros, algo esencial para evitar que se llenen de suciedad. Así evitaremos que terminen derivando en puntos negros muy difíciles de eliminar.

Puedes usar un tónico comercial, aunque también puedes hacer el tuyo propio en casa.

Quizá te interese: 7 exfoliantes caseros y naturales para eliminar los puntos negros

4. Siempre hidrata tu piel

Tras los procesos anteriores para mantener una piel limpia y suave es necesario hidratar la piel.

No importa que la tengas grasa: la piel necesita hidratarse para así mantenerse joven, sin líneas de expresión y luminosa. Para hidratar la piel podemos seguir los siguientes pasos:

  • Aceite: Hay personas que se ponen un aceite de tratamiento antes de la crema. Estos aceites suelen tener fines específicos (atenuar manchas, eliminar arrugas, aportar luminosidad…) y no engrasan la piel.
  • Crema: Tanto si hemos seguido el paso anterior como si no, este no nos lo podemos saltar. La crema mantendrá nuestra piel humectada y atenderá a nuestras necesidades. Si tenemos una piel grasa no debemos nunca poner una para pieles secas porque los brillos se convertirán en los protagonistas de nuestro rostro.
  • Protector solar: Tanto si estamos en verano como en invierno o en otra estación del año, siempre debemos ponernos protector solar. Hoy día existen muchos que son ligeros, que no resultan pesados para la piel y no dejan brillos.

¿Sigues ya estos 4 consejos para mantener una piel limpia y suave?

¿Cuál de ellos te cuesta más?

Te animamos a que perseveres, al menos durante 20 días, para así poder adquirir un nuevo hábito que hará que tu piel se vea mucho más radiante y joven.