9 consejos para modificar el metabolismo lento

Una dieta equilibrada combinada con ejercicio físico regular es la mejor receta para conseguir acelerar nuestro metabolismo y perder peso de manera saludable y sin recuperarlo

El metabolismo es el conjunto de acciones del organismo para convertir los alimentos en energía para funcionar correctamente

Si estas se llevan a cabo con lentitud, se desechan menos nutrientes y estos se transforman en grasa que añaden peso a tu cuerpo y ponen en riesgo tu salud.

Teniendo en cuenta esto, la mejor forma de perder peso es modificar el metabolismo lento y acelerarlo. Para conseguirlo se requiere mucha disciplina, esfuerzo y motivación, aunque las estrategias sean sencillas.

Consejos para modificar el metabolismo lento

1. Recuerda lo básico: haz cinco comidas al día

Comida saludable

Nuestro aparato digestivo suele guardar parte de lo que comemos para que tengamos reservas en caso de no ingerir comida durante mucho tiempo.

Este rasgo evolutivo tiene poco sentido en sociedades donde el alimento está garantizado y, por ello, esas reservas se convierten en grasa.

Sin embargo, si acostumbramos a nuestro organismo a comer cinco veces al día, nuestro organismo sabrá que no tiene por qué guardar nada, así que lograremos modificar el metabolismo lento.

En este caso, lo mejor es saltarnos de vez en cuando la dieta para evitar así que nuestro sistema se acomode. Como sucede con cualquier faceta de la vida, someternos a cambios nos mantiene activos y atentos.

2. Sigue con los clásicos para modificar el metabolismo lento: haz ejercicio

Hacer deporte implica usar energía que de otro modo no utilizamos, lo que contribuye a la aceleración de nuestro sistema metabólico.

Como decíamos en el consejo anterior, lo ideal es variar también la intensidad en el entrenamiento para que la inversión de energía no sea siempre la misma. Cuando esto sucede, al final el metabolismo vuelve a ralentizarse.

3. No olvides beber agua

toma agua purificada

El agua llena tu estómago pero no contiene ningún elemento que dificulte la digestión. Por el contrario, activará el proceso de metabolización.

En este sentido, cuanta más agua bebamos, más rápido será el mismo. Haz esto siempre dentro de los límites saludables: de 2 a 3 litros diarios.

4. Usa aceite de coco

Además de ser un aceite muy sabroso, es mucho más estimulante que el aceite de oliva. De hecho, incluso puede llegar a quemar tres veces más calorías que otros ingredientes similares.

Esto sucede porque el aceite de coco permite que se entre en un estado denominado cetosis, que consiste en usar como combustible las grasas en vez de los azúcares.

Hay muchas recetas y formas de usarlo. Para los principiantes, es bueno comenzar con una cucharadita antes de comer o emplearlo como sustituto del aceite de oliva.

5. Aromatiza tus comidas con canela

Canela molida

Aunque parezca mentira, esta especia nos capacita para absorber los azúcares mucho más rápido. Hay investigaciones que aseguran que esa absorción puede llegar a realizarse hasta veinte veces más rápido de lo normal.

Contamos con muchos platos donde la podemos añadir, pero recomendamos usarla como edulcorante natural en el café o el té. Eliminarás la presencia de productos nocivos sin renunciar a una bebida con mucho sabor.

6. Desayuna con café

La cafeína no solo te despereza, sino que, además, acelera tu ritmo cardíaco. Activar el corazón es importante porque pone en funcionamiento al resto de tu organismo, incluido el metabolismo.

7. Incluye el pescado azul en tu dieta

Pescado-azul

El primer beneficio que encontrarás es que te sentirás lleno antes de lo habitual, por lo que comerás menos.

Por otra parte, tu organismo se quedará solo con lo que necesite de él y desechará lo demás, ya que es fácilmente digerible. Al ser ligero, el proceso será rápido y podrás modificar el metabolismo.

8. Come picante

Los picantes incrementan la temperatura de nuestro cuerpo. El calor nos ayuda a cambiar el metabolismo lento, porque lo pone en alerta. En seguida, entiende que tiene que procesar los nutrientes y, al combinarlos con elementos ligeros, todo se acelerará.

9. Racionaliza las comidas

Comidas picantes

No renuncies al sabor. Mezcla alimentos que te gusten con otros ingredientes que te ayuden a digerir más rápido y mejor.

Además, es conveniente que cuando te sientes a la mesa, no estés distraído: cuando ves la tele mientras comes, sueles hacerlo con más abundancia.

Estos hábitos tienes que incorporarlos a tu vida con regularidad.

Ahí está la clave, tienes que ser constante cuando intentas cambiar tu metabolismo, incluyendo la necesidad de introducir cambios, tanto en la dieta como en la intensidad del ejercicio físico.

¿Te animas a probar estos increíbles consejos? ¿Quieres darnos otro tip que pueda sorprendernos?

Categorías: Perder peso Etiquetas:
Te puede gustar