8 consejos neurobiológicos que te ayudarán a ser feliz

Existen muchas acciones que, a pesar de su sencillez, tienen un gran efecto en nuestro organismo. ¡Descúbrelas!

A continuación te brindamos 8 consejos neurobiológicos para ayudarte a ser más feliz desde una perspectiva integral. ¿Cómo es posible esto? Muy fácil, a través de tu cerebro. Sí, al tener en cuenta qué acciones pueden favorecerlo, propiciaremos cambios positivos en el organismo.

Cuando logramos que las funciones de nuestro organismo estén en equilibrio y gocemos de una buena salud, disfrutaremos de una sensación de bienestar que nos ayudará a ser felices.

Descubre con nosotros cómo puedes utilizar tu propio cerebro para favorecer aquellos procesos biológicos que generan, entre sus múltiples reacciones, la segregación de las hormonas del bienestar.

8 consejos neurobiológicos para ser más feliz

1. Agradece siempre

mujer-agradecida

El agradecimiento no solo es una mera expresión verbal. Se trata de un gesto que viene acompañado de una emoción que resulta beneficiosa, tanto para quien la siente como para quien recibe el agradecimiento.

Cuando damos las gracias a una persona nos ponemos en el lado positivo de la vida. Gracias a esto se estimula la producción de serotonina en la corteza cingulada anterior. Este es un método que se emplea ya en algunos casos para combatir la depresión.

Ver también: Serotonina: importancia y funciones

2. Sé proactivo o resolutivo

Cuando un individuo tiene un problema y desea encontrar una posible solución, el cerebro procura trabajar en pro de ello. Para lograr dar con una solución, el cerebro necesita energía. Por lo tanto, el gasto energético puede ocasionar ansiedad e irritación a la persona.

No obstante, cuando el cerebro toma la decisión de realizar una acción, se ponen en marcha los neurotransmisores que sirven para calmar el sistema límbico. De esta forma se ayuda a ver el mundo de una forma más positivo.

En este sentido, es necesario ejecutar acciones que ayuden al cerebro a liberar el estrés que le produce la búsqueda de soluciones para un conflicto.

Los consejos neurobiológicos nos indican que debemos tener una actitud proactiva, ya que de esta manera podremos hallar soluciones sin afectar al organismo.

3. ¡Exprésate! Libérate de la negatividad

hablar 2

Otro de los consejos neurobiológicos más eficaces que existen es la verbalización o expresión de nuestro mundo interior. Cuando liberamos nuestros pensamientos nos sentimos mejor con nosotros mismos y no alojamos emociones negativas que puedan perjudicar a nuestro organismo.

Recuerda que guardar la negatividad puede provocar que el organismo somatice los problemas, como ocurre en los casos de ansiedad y estrés.

Al expresar tus pensamientos, y liberar tensión a través de ello, tu cerebro comenzará a producir serotonina e, incluso, será capaz de ver la parte positiva de algunas situaciones desagradables. Por otra parte se activarán múltiples áreas del cerebro.

Te recomendamos leer: 5 recomendaciones para controlar la ansiedad

4. Interacción social

Para el ser humano la interacción social es muy importante. En concreto, lo que más necesitamos es el apoyo social, sobre todo, las caricias y los abrazos. Y es que estos gestos son los que nos ayudan a recuperarnos más rápido de diferentes dolencias y tras las enfermedades.

Si no pudiéramos disfrutar en nuestra vida del contacto humano, nuestro cerebro percibirá esta pérdida como si tuviera un dolor físico porque responden en las mismas zonas. En consecuencia, se iniciarán procesos que afectan el estado de ánimo y podría acabar derivando en una depresión.

5. No dejes de aprender

leer-sobre-adolescencia

No dejes de dar a tu cerebro de un modo constante nueva información. Esto hará que el cerebro perciba un cambio constante del ambiente al que tendrá que intentar adaptarse.

Cada vez que se somete a este proceso de adaptación el cerebro continúa con su desarrollo y se premia con la dopamina, la hormona de la alegría. Todo esto lo hace al recibir y procesar nueva información. Así que si quieres ser o sentirte algo más feliz ya sabes cuál puede ser la solución.

6. Hacer ejercicio

Cuando hacemos ejercicio se liberan las endorfinas. Es en ese momento cuando se da la hipófisis como premio y el cerebro percibe un efecto similar al que se tiene cuando se consume morfina. De este modo, reduce los dolores que se puedan tener y promueve el bienestar. Simplemente con un largo paseo ya puedes sentir este efecto.

7. Dormir bien

Los momentos antes de irse a dormir condicionan tu sueño

Cuando dormimos en la oscuridad producimos la hormona melatonina. Esta hormona se encarga de desacelerar todos los procesos en el organismo, y le ayuda a recomponerse. En otras palabras, esto provoca un aumento de serotonina en el hipotálamo.

Por ello, si el cerebro percibe de que hay un cambio con la iluminación del dormitorio, comenzará a segregar la hormona del estrés y acabará despertando el cuerpo. En este sentido, lo mejor es intentar dormir entre 6 y 8 horas al día en una habitación oscura a ser posible.