4 mejores consejos para no engordar en verano

¿Te gustaría conversar tu peso durante el verano? Aquí elaboramos algunos tips que te ayudarán en este proceso.

Al fin llegó la estación del año que tanto esperabas, tus merecidas vacaciones están en la puerta de tu casa. Sin embargo, sientes temor de disfrutar el tiempo libre, los viajes, las salidas, las comidas, las fiestas y horas de descanso continuo, porque quizá te harán aumentar unos kilos. Por eso, te invitamos a que tomes nota de los cuatro mejores consejos para no engordar en verano.

No es descabellado afirmar que, tal vez, algunas personas ganen unos kilos de más en el verano debido a que malinterpretan el significado del descanso, es decir, lo convierten en un sedentarismo extremo.

Como ya se dijo anteriormente, subir de peso en verano se debe al cambio de rutina. Se tiende a dejar de consumir alimentos sanos y optar por otros más calóricos; además de la falta de ejercicio por preferir el descanso constante.

Los kilos adquiridos dependerán de cada persona y no todas aumentan lo mismo. Así lo explica Paula Rodríguez Alonso, representante de la Fundación Española para la Nutrición (FEN) en una nota publicada en 20 minutos.

De seguro no deseas que en unas cuantas semanas del verano se esfume todo el esfuerzo que has realizado durante el año por mantenerte en forma, mucho menos si invertiste una gran cantidad de tiempo en llevar tanto una rutina de alimentación sana como de ejercicio.

En este artículo te presentaremos los mejores trucos para que cuando finalice el verano no hayas engordado unos cuantos kilogramos. Presta mucha atención a lo que leerás a continuación.

4 claves para no no engordar en verano

1. Modérate, ante todo

El verano es una de las estaciones del año más difíciles para mantener los hábitos saludables que adquirimos durante los otros meses.

Esto se debe a que el calor ocasiona que aumentemos nuestro consumo de líquidos. Asimismo, las salidas y fiestas con nuestros amigos o familiares se hacen habituales en nuestras rutinas y nuestros hábitos alimentarios cambian por completo.

Por esta razón, conviene que disfrutes tus citas veraniegas, pero con moderación y sin excesos. Puedes comer todo lo que desees, pero hazlo en porciones pequeñas y si en alguna ocasión te extralimitas, no te atormentes, solo trata de no volverlo una costumbre.

Te puede interesar: El golpe de calor, uno de los peligros del verano

2. Alimentación balanceada para no engordar en verano

Dieta DASH, alimentos para recuperar tu figura.

No engordar en verano implica resistir la tentación de romper nuestro régimen alimentario. Por eso, debemos comer cada tres o cuatro horas y en cantidades adecuadas.

De igual modo, recuerda la importancia de mantener las verduras y las frutas entre tus respectivas comidas: desayuno, almuerzo y cena.

Ten presente que una alimentación variada, balanceada y sin excesos, garantiza la fuente de nutrientes que tu cuerpo necesita para mantenerse en línea y, sobre todo, saludable.

De igual modo, debes evadir el consumo descontrolado de comida chatarra, que solemos ingerir cuando viajamos a la playa o hacia otros lugares en carretera.

Además debemos evitar los azúcares refinados y las grasas saturadas que suelen estar presentes en los helados, las salsas y los alimentos precocinados. También puedes aplicar los siguientes tips:

  • No te saltes las comidas.
  • Respeta los horarios de cada alimento.
  • No comas desordenadamente entre horas.
  • Cena máximo dos horas antes de irte a dormir.
  • No cenes comidas muy pesadas.
  • Ingiere frutas frescas.

Ver también: 8 juegos para el verano

3. ¡Ejercítate!

El ciclismo es un ejercicio bueno para el corazón.

Mantenerse activo físicamente disminuirá de manera notable tus probabilidades de engordar en el verano.

Si te encuentras lejos de casa y no puedes acudir al gimnasio, tranquilamente puedes ir a trotar en las mañanas o realizar a algún deporte que te guste y te permita ejercitar tu cuerpo. Si compartes esta actividad con tus amigos o familiares, será muchísimo más fácil y divertida de realizar.

Ahora bien, si eres una de esas personas que le cuesta mucho mantener una rutina de entrenamiento físico, no te preocupes, para todo hay una solución, puedes recurrir a actividades que no te exijan un gran esfuerzo corporal, como por ejemplo: subir escaleras, nadar o caminar durante unos cuantos minutos diarios.

4. ¡Hidrátate!

Durante el verano es normal que retengamos más líquidos, fundamentalmente por el calor que caracteriza a esta estación.

Solemos estar la mayor parte del día fuera de nuestros hogares, lo que ocasiona que no nos hidratemos debidamente. En este sentido, conviene que bebamos entre dos y dos litros y medio diariamente.

Por otra parte, Rodríguez Alonso aconseja que, si deseas optar por otros tipos de líquidos (aparte de agua e infusiones frías como bebidas refrescantes o de zumos), es imprescindible que estén libres de azúcares refinadas y edulcorantes artificiales, que solo se fijan en nuestro abdomen y perjudican nuestra salud.

También explica que se deben evitar las bebidas alcohólicas; sin embargo, apuntó que en estas fechas su ingesta se incrementa; en ese sentido, aclara que deberán tomarse de forma moderada, responsable y siempre acompañas de algún alimento.

Si sigues estos prácticos consejos para no engordar en verano, al terminar esta temporada y volver a tu rutina habitual, solo recibirás elogios y buenos comentarios de tu entorno laboral, familiar y cercano, pues habrás logrado mantener tu figura.

Si tienes algún tipo de inquietud, recuerda consultar con un especialista, este se encargará de guiarte de la mejor manera.