Consejos para no llevar al extremo las dietas

David Sanchez · 20 diciembre, 2018
Perder peso rápidamente es bastante difícil. Principalmente, porque adoptar una dieta saludable conlleva un cambio de estilo de vida. Y esto no siempre se consigue con eficacia y rapidez.

A la hora de seguir una dieta, no seguir buenas pautas o descontrolar las cantidades o distintos tipos de alimentos que se deben consumir, puede resultar peligroso. A día de hoy, puede ser común el iniciar una dieta no saludable.

Perder peso rápidamente es bastante difícil. Principalmente, porque adoptar una dieta saludable conlleva un cambio de estilo de vida. Y esto no siempre se consigue con eficacia y rapidez.

Las llamadas “dietas milagro” suelen ofrecer resultados rápidos y sin mucho esfuerzo. Sin embargo, estas soluciones no suelen ser saludables, presentando efectos graves en la salud de la persona. Además, no tienden a aportar resultados buenos a quienes las siguen.

 

A continuación os mostramos algunas dietas que han sido criticadas por los especialistas como desfavorables para la salud. Por lo que debemos tomarlas como malas prácticas y, en general, seguir consejos directamente opuestos a los que estas dietas ofrecen.

Cabe mencionar la importancia de siempre consultar con un especialista los objetivos que se quieran conseguir. Dependiendo de la persona y de lo que busque es probable que cambien las metodologías.

Tal vez te interese: Dieta para la dermatitis: alimentos que curan tu piel

Dieta Atkins

Una de las dietas más conocidas popularmente es la dieta Atkins. Este tipo de práctica ofrece una forma de adelgazar rápidamente al reducir casi al mínimo la ingesta de hidratos de carbono. La dieta Atkins aconseja basar la alimentación diaria en ingredientes con un bajo contenido en este tipo de nutrientes.

Sin embargo, los alimentos ricos en hidratos de carbono componen la base de la pirámide alimentaria. Por lo que son productos que debemos consumir con mayor frecuencia.

Seguir la dieta Atkins, una dieta no saludable, lleva habitualmente a aumentar el consumo de grasas y proteínas. Ya que el objetivo es dejar de lado los alimentos ricos en hidratos de carbono. Por ello, generalmente, aumenta también el consumo de carnes rojas, huevos y lácteos.

Estos son, precisamente, los alimentos que, según la pirámide alimentaria, debemos procurar limitar en mayor medida.

De este modo, la dieta Atkins puede resultar perjudicial para la salud. Principalmente, debido al consumo de grandes cantidades de alimentos con colesterol.

Por otro lado, un consumo demasiado alto de proteínas puede dar lugar a problemas en los riñones. Del mismo modo, al eliminar los hidratos de carbono se puede estar sufriendo un déficit de vitaminas y sales minerales.

Ver también: 7 menús diarios para una dieta saludable

Dieta Dukan

Otra de las dietas que prometen resultados milagrosos es la Dukan, muy rica en proteínas. Esta se compone de cuatro fases:

  • Primera fase. En ella solo se permiten alimentos ricos en proteínas durante diez días.
  • Segunda fase. Los alimentos ricos en proteínas se alternan con la ingesta de verduras.
  • Tercera fase. Poco a poco, se van introduciendo alimentos con hidratos de carbono.
  • Cuarta fase. Se vuelve a comer con normalidad.

En muchas ocasiones se ha calificado a la dieta Dukan como una dieta no saludable y peligrosa para la salud.

Dieta Dukan.

Las personas especialmente sensibles son aquellas con problemas en los riñones o en el hígado. Esto se debe a que un consumo excesivo de proteínas puede producir problemas en estos órganos.

Lee también: Dietas saludables y económicas: alimentos recomendados

Dietas de ayuno

Entre los consejos para no llevar al extremo las dietas destaca el no seguir las dietas de ayuno, como la dieta detox.

Este tipo de dietas se basan en limitar la alimentación a la ingesta de agua, sopas o zumos durante días o semanas.

Este tipo de alimentación permite perder peso rápidamente, pero serán kilos que se volverán a ganar tras poco tiempo, debido a un efecto rebote. Seguir una dieta de ayuno obligará al cuerpo a recuperar las reservas de grasa cuando se vuelva a una alimentación normal, llegando incluso a pesar más que antes.

Este tipo de dietas no sirven para adelgazar, ya que no permite adoptar una alimentación sana y equilibrada. Por ello, es aconsejable no seguir estas dietas de ayuno.

Es muy importante tener en cuenta que se corre el riesgo de llegar incluso a padecer algún déficit de nutrientes.

Dietas relámpago.

La conclusión que se puede extraer es que este tipo de dietas pueden derivar en un gran riesgo de sufrir problemas de salud. Además, en muchos casos, efectos derivados de las dietas conllevan ingestas descontroladas de comida a posteriori.

Lo más recomendable, como se ha mencionado anteriormente, es acudir a un nutricionista. Valorar las circunstancias personales de cada uno, adoptar una dieta saludable y modificar hábitos de vida perjudiciales será la mejor opción.