Hábitos adecuados para tratar el colon irritable

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Ghina Safadi el 19 noviembre, 2018
Para evitar los síntomas del colon irritable es fundamental realizar varias ingestas al día. Procura comer despacio, en ambientes tranquilos, siempre a las mismas horas y controlar los niveles de estrés

El colon irritable es una realidad dolorosa y molesta que afecta a gran parte de la población, en especial a las mujeres. No se tienen muy claros aún qué factores provocan su aparición, pero día tras día se llenan las consultas de gastroenterología ante personas que sufren este trastorno a nivel digestivo donde se produce una disfunción en la movilidad del intestino provocando una acusada descoordinación alterando así todo el organismo: dolor, episodios de diarrea o estreñimiento.

Lamentablemente el colon irritable suele cursar como una enfermedad crónica, cuyos efectos son tan paralizantes como dolorosos. Diversos estudios suelen afirmar que puede estar estrechamente relacionada con las situaciones de estrés y de ansiedad, y que, el hecho de que afecte más a la población femenina hace que surjan las hipótesis sobre su relación con los cambios hormonales.

Tratamiento nutricional adecuado

El colon irritable presenta una sintomatología leve pero muy  molesta e incapacitante en muchas ocasiones. Nos dificulta poder ir a actos sociales, a trabajar, a tener una vida más o menos normal… El dolor y la distensión abdominal nos produce vómitos, pirosis, estreñimiento y diarrea, situaciones que provocan a menudo que los pacientes no sepan muy bien qué comer.

Muchos pacientes afirman que el dolor aparece justo después de comer, y que se alivia ligeramente en el momento en que pueden efectuar sus deposiciones en el baño. Una realidad muy compleja que hace que la ayuda de un nutricionista sea en ocasiones indispensable.

¿Cómo sé que padezco de colon irritable?

Los especialistas utilizan el criterio de Roma III en sus consultas de gastroenterología para diagnosticar el síndrome de colon irritable, y responde a los siguientes factores:

  • En el último año se han sufrido al menos durante 12 semanas,  una incomodidad o dolor abdominal.
  • Encontrar alivio al defecar.
  • Episodios de diarrea-estreñimiento.
  • Cambios en la apariencia normal de las heces.

 Consejos alimenticios para el colon irritable

Beber agua

El síndrome del colon irritable requiere que tomes unos hábitos determinados de nutrición y de comportamiento. Ten en cuenta que nuestra estilo de vida, nuestra actividad, el sufrir de ansiedad y estrés va a determinar que nos aparezcan más episodios de esta enfermedad. De ahí que tengamos que cambiar algunas de nuestras pautas comportamentales y nutricionales para tener mejor calidad de vida. Véamoslos:

  • Come en un ambiente relajado y tranquilo
  • Come pocas cantidades pero unas varias veces al día, es recomendable que las comidas sean ligeras para no forzar al intestino.
  • Bebe mucha agua.
  • Come siempre a las mismas horas.
  • Hazlo despacio y masticando bien los alimentos, ello favorecerá una buena salivación que ayudará a una adecuada digestión de los alimentos.
  • Descansa, duerme al menos 8 horas diarias.
  • Haz un poco de deporte, anda al menos una hora al día.
  • Recuerda no tomar los alimentos ni muy calientes ni muy fríos. Siempre templados.

A continuación te ofrecemos el ejemplo de unas sencillas dietas para ayudarte en cuando sufras de colon irritable. Es un ejemplo para un día de dieta, pero puedes variarla teniendo en cuenta los alimentos prohibidos que te hemos indicado, y siguiendo las pautas que también te hemos referenciado.

Desayuno

Desayuno saludable.

Lo importante en los desayunos es consumir poco azúcar o endulzante natural. La leche la puedes sustituir por leche de almendra o té. Así mismo, si sufres de estreñimiento, añade un poco de salvado para mejorar tu tránsito intestinal, además de una tostada con queso descremado para untar.

Te interesa: 10 trucos para conseguir un desayuno ligero

Comida

pollo

Lo importante ante todo es comer pocas cantidades de comida, masticar despacio para que la digestión se haga de modo adecuado. Recuerda también tomar los alimentos templados.

En este momento del día puedes comer por ejemplo una sopa de sémola, una sopa de fideos como entrante, para después, hacer una pechuga de pollo a la plancha. Puedes acompañarla con una ensalada de zanahoria y un huevo duro. Para ello es recomendable que esté hervida, cortadita a trocitos pequeños al igual que el huevo duro.

De postre puedes tomar un yogur desnatado probiótico, o kéfir, con esto ayudarás a mantener en buen estado tu flora intestinal.

Te interesa: Pechugas de pollo en salsa de semillas de girasol

Infusiones para media tarde

Té de semillas de hinojo: Con media cucharadita de semillas en agua hirviendo es suficiente, nos ayudará a estimular el sistema digestivo para aliviar los cólicos, eliminar flatulencias e hinchazón. Deja que se temple un poco antes de tomarlo, que no esté nunca muy caliente o tu intestino lo notará.

Infusión de tomillo: Nos va a ayudar a hacer la digestión, evitando espasmos gástricos e intestinales, evitando los gases.

Cena

Salmón a la plancha, sin aceite ni condimentos, junto a una ensalada de patatas hervidas y espinacas también hervidas. De postre puedes hacerte compota de manzana o pera.

Recordarte también que los zumos también son muy beneficiosos, puedes tomar perfectamente un zumo de arándanos, de pera o de zanahorias. Todo ello permitirá cuidar tu sistema digestivo y regular los espasmos del intestino. Cuando sientas mucho dolor las infusiones pueden actuar como sedantes, de ahí que sean ideales por ejemplo las infusiones de menta, de manzanilla o de salvia. Cuida de que al tomarlas no estén excesivamente calientes.

  • El-Salhy, M., & Gundersen, D. (2015). Diet in irritable bowel syndrome. Nutrition Journal. https://doi.org/10.1186/s12937-015-0022-3
  • Lumsden, K., Chaudhary, N. A., & Truelove, S. C. (1963). The irritable colon syndrome. Clinical Radiology. https://doi.org/10.1016/S0009-9260(63)80010-0